juandon

a04f1

Ya de lleno trabajando de manera transdisciplinar abandonado de una vez las investigaciones “monocordes” y la verdad es que estoy muy satisfechos de ello, no solo porque mi radio de accion de lecturas y conocimientos se ha multiplicado si no porque voy conociendo gente maravillosa que no sabía que existían y que ahora no solo les conozco, si no que me conocen a mi y también he logrado entusiasmarles con mi trabajo.

Buenas espectativas, a ver si de una vez encuentro algo y alguien que de verdad se atreva a trabajar conmigo como me gusta (y personene por el egoismo, pero es lo que realmente siento) y creo que voy por el buen camino

Seguro que se va a notar en mis futuros escritos y especialmente en mis CONFERENCIAS PRESENCIALES Y ONLINE……Juandon

Nos vamos dando cuenta que la educación es un proceso social más que individual, que el trabajo de aula enmarcado en una institución educativa, exige de la labor docente, aún fuera de ella. Simbólicamente, el aula representa una dinámica mental inmersa en el sujeto, en el que los elementos de la didáctica se interrelaciona transdisciplinariamente. El conocimiento disciplinar no se encuentra aislado, ni mucho menos estructurado por disciplinas fragmentadas vistas por especialistas. Los actores educativos docente y estudiantes, son seres humanos dinámicos, participes de su contexto sociocultural. Ya nos estamos dando cuenta, no del todo, que vivimos en un mundo socialmente complejo, en contextos complejos (entender el concepto desde la perspectiva moriana) y que básicamente desde el accionar educativo, lo manejamos bajo una didáctica clásica y reduccionista; grave error para aprender y enseñar complejamente.

Un creciente número de situaciones complejas, de las más variadas características, emergen en el ámbito cada vez más extenso e interconectado que ocupa a los seres humanos en el mundo. Estas situaciones no pueden manejarse a través del estudio de las caraterísticas ocasionales e incoordinadas, con limitaciones específicas que ocupan la atención de múltiples disciplinas especializadas, muy útiles, sin duda, pero cada vez más aisladas unas de otras (Nicolescu, 2002) .

Aún los mentados modelos interdisciplinarios o multidisciplinarios se tornan insuficientes en este sentido. Es imprescindible recurrir a un enfoque organizador general, que podemos denominar transdisciplinario. Este enfoque y el lenguaje correspondiente. Emergieron en los últimos 60 años bajo los nombres de “cibernética” y “ciencia de sistemas” (o “sistémica”) . No se trata de nuevas disciplinas (como se suele creer y decir) , sino de una nueva metodología de abordaje, de entendimiento y de manejo del tipo de situaciones multifacéticas que se presentan ahora con más y más frecuencia, aunque en realidad no eran del todo inexistentes en el pasado. En el ámbito educativo, supone un enfoque necesario si queremos generar una didáctica, un modelo pedagógico que permita desarrollar un currículo flexible, complejo y transdisciplinar, de un contexto que se expresa de esa manera y que científica y pedagógicamente lo manejamos de manera reduccionista (González, 2006 y 2008) .

Ahora bien, cómo entender una investigación transdisciplinaria (mucho más reciente, escasa y difícil que la metodología tradicional de investigación científica) va más allá de ella, porque está constituida por una completa integración teorética y práctica. En ella, los participantes transcienden las propias disciplinas (o las ven sólo como complementarias) logrando crear un nuevo mapa cognitivo común sobre el problema en cuestión, es decir, llegan a compartir un marco epistémico amplio y una cierta meta-metodología que les sirve para integrar conceptualmente las diferentes orientaciones de sus análisis: postulados o principios básicos, perspectivas o enfoques, procesos metodológicos, instrumentos conceptuales, etc. y mas si nos salimos del centro de lo que es la educación entendedida propiamente, yo diría que mal entendida, por supuesto y abarcamos aspectos a los que conseguimos “encardinarnos” des de los bordes, hasta ahora nunca tratados en INVESTIGACIONES al uso.

La visión científica archipielizada en educación, es un error grave que no permite que los estudiantes en la escuela desarrollen sus habilidades investigativas. Por otra parte, critica que, el sentido crítico hasta el momento, haya manejado a lo largo de los siglos de manera reduccionista, creyendo en absolutismos de la ciencia y leyes que a la fecha ya no son exactas ni precisas. La visión intersubjetiva del sentido crítico no maneja el componente complejo y transdisciplinar, la interrelación de las ciencias y de la educación (Esteve, 2003)

Los investigadores “estrella, ya son pasado, es o de todas todas ahora necesitamos investigadores trasdisciplinares que se atrevan a meterse en muchos “berenjenales” y con diferentes estrategias que hasta ahora eran impensables para muchos, como por ejemplo una rotura del blindaje estandarizado clásico y la entrada en el mundo virtual de INERNET.

trans_ronds-c376a

Cuando nos preguntan por la realidad investigativa de la transdisciplinariedad aparece la transferencia de métodos entre disciplinas. Como la pluridisciplinariedad, la interdisciplinariedad desborda las disciplinas pero sus objetivos aún permanecen en el seno de la trama de las investigaciones disciplinares. Como el prefijo “trans” indica, la transdisciplinariedad (un término introducido en 1970 por Jean Piaget) implica aquello que está al mismo tiempo entre las disciplinas, a través de las diferentes disciplinas, y más allá de cada disciplina individual. Su objetivo es la comprensión del mundo actual, para lo cual uno de los imperativos es la unidad del conocimiento global, adoptando tres postulados metodológicos: la existencia de niveles de Realidad, la lógica de los intermedios incluidos, y la complejidad. En presencia de variados niveles de Realidad el espacio entre las disciplinas y más allá de las disciplinas está lleno de información.

Las investigaciones disciplinares implican, como mucho, a un mismo nivel de Realidad, aunque, en la mayoría de los casos, sólo involucra a fragmentos de un nivel de realidad. Por el contrario, la transdisciplinariedad implica la dinámica engendrada por la acción de varios niveles de la Realidad a un mismo tiempoa su vez que entra de llenos en la parte de la realidad virtual que necesitamos hoy y mañana y experimenta con aquellos cambios que se producen por la salida cada dia de nuevas tecnologías.

Numerosos autores (Gibbons et al. 1994) advierten que actualmente los conocimientos no sólo tienen que ver con la ciencia, sino que están adquiriendo nuevas formas y también tienen lugar en otros ámbitos. Actualmente están en discusión, en referencia a la producción de conocimientos según Weingart (1997, 2 f.), las siguientes cinco afirmaciones:

Las universidades han perdido su lugar de preferencia para la producción de conocimientos. También producen conocimientos los centros de investigación, laboratorios industriales, Think-Tanks, oficinas de asesoramiento, etc. La forma de organización de estas agrupaciones y redes de investigación es de carácter pasajero.
La meta de generar nuevos conocimientos no es solamente la búsqueda de leyes naturales, sino también la aplicación y el aprovechamiento del conocimiento para los actores.
No solamente las disciplinas ofrecen el marco para la formulación de preguntas en la investigación y objetos de investigación. Los problemas a solucionar nacen también en los ámbitos de aplicación y son tratados en cooperación con los actores involucrados.
Los clásicos criterios de calidad científica y las instancias de control son complementados o bien desprendidos desde criterios adicionales, tanto sociales y políticos como económicos, y dificultan la valoración de la investigación.
La producción de conocimientos tiene que ser legitimada socialmente. Por eso la ciencia se encuentra frente a un cambio obligatorio hacia la rendición de cuentas.

El creciente grado de complejidad de la adaptación de los problemas y marcada diferenciación de las ciencias– conllevan a que en un contexto científico, se organicen inter- y transdisciplinariamente los proyectos de investigación. Ya en los años 1970, la OECD resumía los beneficios de organizaciones científicas interdisciplinarias – también en el contexto de la enseñanza (Centre for Educational Research and Innovation & Organisation for Economic Cooperation and Development 1972, 12): “la interdisciplinariedad parecía ser la entrada elegida a la solución de una gran cantidad de problemas suscitados por la universidad y la sociedad actual:

La interdisciplinariedad ayudaría a la deriva de la ciencia y de la investigación hacia la unidad;
Permitiría tender un puente sobre la brecha que existe actualmente entre las actividades profesionales y la prepación que la universidad ofrece para ellas;
Desactivaría la rebelión del estudiante contra el ”trabajo a destajo” e incentivaría su buena voluntad para retornar al mundo actual y su propia unidad personal”. Con la investigacion transdisciplinaria entramos de lleno en el l problema a solucionar para que sea afectado por una común relevancia para todas las disciplinas participantes y ámbitos de práctica y su necesidad de solución sea reconocida. Cuando la especialización del conocimiento es separada por múltiples perspectivas, se da un paso decisivo para la cooperación interdisciplinaria: todas las disciplinas involucradas en el proceso de la investigación tienen un problema en común y persiguen su solución.

Precisamente en relación con el concepto de la sustentabilidad se está probando organizar la investigación de tal manera, que satisfaga al carácter integral del concepto y que además se produzca conocimiento que pueda aplicarse en contextos sociales. Estas soluciones de problemas se caracterizan por ser muy complejas y entrecruzarse con las clásicas disciplinas científicas, por lo cual no pueden ser solucionadas por una sola disciplina. Como ejemplo es sin embargo necesario conocer las bases científicas de un problema del medio ambiente, para poder describir exactamente este problema; aunque estos conocimientos no son suficientes para solucionar el problema, ya que las causas y motivos de la creación del problema no se encuentran en el ámbito de las ciencias naturales, sino que son de carácter antropogénico, es decir, que nacen por acciones humanas. Con esto, el ámbito total de la investigación sociológica adquiere además otra relevancia, la cual puede dar explicaciones acerca de las actuaciones y su significado.

Además es necesario solucionar la elaboración de los problemas cercanos al contexto de la aplicación dando así participación a los involucrados, para posibilitar una transformación posterior. Junto con la pretensión de la interdisciplinariedad, aparece también el criterio de la transdisciplinariedad, ya que la investigación en el contexto de la sustentabilidad no puede estar ligada solamente a los criterios internos de la ciencia.

Mediante el trabajo en conjunto de representantes de distintas disciplinas y representantes de la práctica económica y social, se nivelan con los mismos derechos los conocimientos científicos y relevantes en el accionar. Para lograr la meta elemental del pragmatismo de la investigación transdisciplinaria –la solución de complejos problemas sociológicos–, tienen que integrarse ambos conocimientos. La investigación de la sustentabilidad es solamente posible vinculada a un proceso social de discusión y resolución, y se mueve dentro de una “relación específica de tensión entre ciencia, público y práctica. Es esta relación de tensión la que se define como transdisciplinariedad” (Brand 2000)

Las expectativas que se ponen en la investigación inter y transdisciplinaria son elevadas, y se espera, ante todo en los ámbitos de las ciencias, superar la unidimensionalidad de la investigación disciplinaria y poder dominar su complejidad. Las expectativas pueden resumirse de la siguiente manera (Thompson-Klein 1990)

responder cuestiones complejas;
.orientarse hacia cuestiones más amplias;
.explorar relaciones disciplinarias y profesionales;
.resolver problemas que van más allá del ámbito de una disciplina cualquiera;
.alcanzar la unidad del conocimiento, sea en escala limitada o grande.”
La aplicación de los términos inter y transdisciplinariedad en los últimos años puede ser catalogada como inflacionaria, sin saber nunca con claridad a qué contenido se refiere. Aquí se presenta la comprensión propuesta mediante la ilustración.

Especialmente el mundo de internet será la base principal de desarrollo de nuestras investigaciones y de nuestras nuevas maneras de investigar como hasta ahora nunca se habían producido. Ya no nos valen las anticuadas maneras cñasicas de investigación, en EDUCACIÓN, muchismos menos y las antiguas características encorsetadas de PUBLICACION EN REVISTAS CIENTIFICAS, eso pertennece al pasado y si, fue bueno, pero en el pasado, ahora la sociedad pide otra cosas y es precisamente esa, TRANSDISCIPLINARIEDAD, lo demás ya no vale ni importa a los ciudadanos, ni a los knowmads, ni a los ALGOZEN, ni a los que iran surgiendo…

Como por ejemplo lo que se está realizando en ZURICH y que lo resaltamos a manera de ejemplo:

Partiendo de este modelo, la ejecución de un estudio del caso se organiza en tres fases:

En la fase de preparación se define el caso y se recopilan los conocimientos básicos sobre el caso. Aquí la meta es describir el estado actual y la historia del caso en forma gruesa, preparar un listado de los aspectos críticos del caso y una red de actores, para llegar a una comprensión general del caso. Este conocimiento reunido es validado por los actores afectados, y a base de los resultados se eligen las preguntas, las cuales deben ser investigadas desde más cerca dentro del estudio del caso.

La fase de realización compone el punto fundamental en el estudio del caso. Su tiempo es variable, pero se mueve según las experiencias dentro de medio a un año. En ella se construyen, según el modelo de lente, grupos de síntesis, los cuales se aproximan en un primer paso a la cuestión y al caso. Para ello se construyen contactos con los actores afectados y se elaboran problemas comunes relevantes. Un set de métodos (valija de métodos) está a disposición, del cual tiene que elegirse el método justo para el caso. En el próximo paso, se examinan más precisamente los detalles o las facetas del caso. Seguidamente se construye el caso de nuevo, de tal manera que los conocimientos ganados en una síntesis, llevan a una nueva percepción del caso. Los resultados son reportados en un informe.

En el epílogose finalizan los informes de los grupos de síntesis y se validan tanto por investigadores como por los socios practicantes, y se prepara un informe final que se da a conocer públicamente.
La principal característica del estudio de casos transdisciplinario es el núcleo integral del enfoque. Aquí se diferencian cuatro tipos de integración de conocimientos (p. ej. Scholz & Tietje 2002, 40):

Disciplinas: un buen método debe poder enlazar o juntar distintos campos de conocimientos y científicos. La vinculación de ciencias sociales y naturales tiene que reflejarse en el método, así como la vinculación entre conocimiento cualitativo y cuantitativo.

Sistemas: especialmente los problemas complejos son siempre multifacéticos y pueden ser comprendidos como un conjunto de varios subsistemas. Así, el investigador en ciencias naturales observa e investiga por ejemplo los subsistemas de agua, suelo, aire y antropósfera. En una perspectiva empresarial, por ejemplo, el problema puede ser observado desde el punto de vista de la gerencia, de la perspectiva fiscal y también de la producción. Todos estos enfoques tienen que estar unificados en una perspectiva común.

Intereses: cada (“grupo ¨interesado”) tiene exigencias y expectativas distintas en el caso. Así, una empresa que desea construir una industria, representa intereses totalmente distintos que por ejemplo los de un vecino que vive en esa zona. Un buen método tiene que poder aquí posibilitar un cambio de perspectivas y encontrar coincidencias y diferencias. Este paso es sumamente necesario para la aceptación de los resultados y es la base para un trabajo fructífero.

Formas del conocimiento: las formas de acercarse al conocimiento de un caso pueden ser muy diferentes. Las mismas pueden ser diferenciadas gruesamente en dos categorías: en procedimientos intuitivos y analíticos. Los procedimientos intuitivos se caracterizan por métodos más liberales y descripciones tendenciosamente narrativas. El procedimiento analítico sin embargo, intenta presentar el caso a través de categorías y números. Ambas formas de llegar a conocer un caso deben ser consideradas. Distintas formas de experiencias y conocimientos se unen (por ejemplo el conocimiento diario y experimentado de un artesano con la formación académica de un científico).

Los estudios de casos son empleados en distintos campos de la práctica y de la ciencia para generar un contexto “real” en la solución del problema. La forma y el objetivo de estos estudios de casos varían sin embargo considerablemente. Por eso, los estudios de casos se prestan primeramente para reconocer un específico patrón efectivo, ya conocido por el docente, que es reconocido durante la elaboración de los estudiantes y que se usa en patrones de soluciones específicos, como se usa frecuentemente en el estudio de ciencias económicas (por ejemplo Harvard Business Case Studies). Los estudiantes pueden dominar durante su formación innumerables estudios del caso debido al marco limitado.

Un volumen mucho mayor abarca el estudio de casos transdisciplinario que se describe aquí. Así trabajan por ejemplo los estudiantes de la ETH Zürich, donde el estudio de un caso es obligatorio dentro del currículo, durante uno a dos años dentro del estudio de casos. Por un lado, esto se debe al tamaño del proyecto, pero sobre todo también a la particularidad de la transdisciplinariedad. Aquí se observa también una delimitación con otros estudios de casos; por la definición de la problemática desde la perspectiva de la vida diaria (“Lebenswelt”), el planteamiento que hay que estudiar no está situado en una disciplina, sino es transversal y por eso por lo menos tiene que ser estudiado interdisciplinariamente. Además, la meta declarada del estudio de casos es la participación de los actores que se desempeñan en el estudio del caso elegido. En comparación con los estudios de casos comunes, hay disponibilidad para el estudio de casos transdisciplinario de un amplio espectro de métodos y de una cierta apertura frente a los resultados. La meta no está predefinida claramente, sino que se desarrolla conjuntamente con los actores durante el proceso.

En total se cuentan once métodos para el estudio de casos transdisciplinario, los cuales se refieren a los tres niveles de la integración de conocimientos (Scholz & Tietje 2002, 68). Los ejemplos elegidos muestran el espectro de los métodos, los cuales son sostenidos dentro del marco de un estudio del caso.