Necesitamos personas que sepan preguntar, si, si, preguntar!, ya que las respuestas las podemos en- contrar en cualquier lugar, por muy recóndido que sea, pero preguntar es harina de otro costal.

Los Usuarios de esta nueva ápoca., de esta nueva Sociedad del Conocimiento, necesitan unas buenas preguntas que les lleven por caminos que resuelvan sus problemas, sus apetencias,, sus necesidades.

Poner máquinas dentro de las aulas no solucionará nada, en todo caso me decía una alumna, “que bonito es el ordenador personal!! , que hacemos ahora, mirarlo?, jajaja, se reía ella y me reía yo, porque mi contestación también fue en esta línea: “Anna, si quieres nos podemos hacer una foto junto a él y lo enseñas a tus amigos, ya que otra cosa no se, jajajja”.

Deben haber “pensadores innovadores”, cómo los llamo yo, o también “los mejores”, que se encarguen no sólo de implementar un camino de trabajo, sino hacer que este trabajo tenga sentido, que sea útil, que nos conduzca por una nueva senda de colaboración, de preguntas, de diversidad, de desaprender para aprender dejando de lado un viejo lastre que ya no sirve de nada, unos vicios adquiridos que sólo han servido para llegar a un camino que ahora por ahora no tiene salida y por ello debemos mejorar la situación.

Si la Sociedad en si se transforma en UNA PLATAFORMA UBICUA, en un Escenario de innovación y desarrollo, en el motor de nuestra nueva época, una manera de hacer las cosas que mueva los cimientos del futuro.

Juandon