Buscar

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

fecha

17 abril, 2010

glog-1616: escolaridad, juandon, schank | Glogster

glog-1616: escolaridad, juandon, schank | Glogster.

EL NUEVO ROL DE LOS DOCENTES CON LAS TIC

La utilización de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en los procesos educativos permite que los estudiantes adquieran determinadas capacidades imposibles de obtener por otras vías. Sin embargo, los docentes deben estar preparados para ofrecer a sus alumnos estas nuevas oportunidades de aprendizaje a través de la integración de las TIC en las aulas tradicionales y mediante la aplicación de métodos pedagógicos innovadores.

Estándares TIC

– Imagen: Wikimedia –
Administraciones y expertos en educación reconocen que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ocupan un papel importante en el desarrollo y mejora de cualquier sistema educativo. Por ello, es fundamental que los estudiantes sepan utilizarlas con eficacia para aprender y desarrollarse con éxito en la sociedad actual. Los docentes juegan en este escenario un papel primordial. Desde su trabajo como formadores, proporcionan a sus alumnos los conocimientos básicos sobre la utilización de las TIC; pero sobre todo, les enseñan cuándo, cómo y dónde usarlas.

Para dotar de estas competencias tecnológicas a los estudiantes no basta con introducir ordenadores y otras herramientas tecnológicas en el ámbito escolar. Es imprescindible que los docentes estén preparados. Deben contar con la suficiente competencia en TIC, que les permita integrarlas en condiciones óptimas en los procesos de enseñanza y aprendizaje que se desarrollen en las aulas.

Un proyecto de la UNESCO recoge orientaciones destinadas a los docentes y directrices para organizar programas de formación del profesorado
¿Pero cuál es la formación esencial que debe tener todo profesor para desarrollar su labor profesional con eficacia? La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha diseñado un primer marco de referencia común a través del proyecto “Estándares de competencias en TIC para docentes”, elaborado tras dos años de profunda investigación. En él, se recogen orientaciones destinadas a los docentes y directrices para organizar programas de formación del profesorado, a quienes busca preparar para desempeñar el puesto esencial que tienen en la formación tecnológica de los estudiantes.

Competencias básicas
Los estándares en TIC de la UNESCO se formulan en torno a tres enfoques. Uno fundamental se centra en las nociones básicas que deben adquirir los docentes para incrementar la comprensión tecnológica de los estudiantes. Se apuesta por la integración de las competencias en TIC en los planes de estudio y currículos formativos. Los dos enfoques adicionales (profundización y generación de conocimiento) pretenden un aumento de las capacidades de los estudiantes y ciudadanos para aplicar los conocimientos adquiridos o generar nuevas habilidades.

Es preciso que conozcan el momento, el lugar y la manera más adecuada de utilizar la tecnología digital
Estas tres guías se entrecruzan con los seis componentes principales del sistema educativo: política, currículo, pedagogía, TIC, organización y administración y desarrollo profesional del profesor. El resultado son una serie de competencias docentes que marcan el perfil TIC de los educadores:

Deben estar capacitados para integrar el uso de las TIC en los currículos e iniciar a los estudiantes en su uso.
Es preciso que conozcan el momento, el lugar y la manera más adecuada de utilizar la tecnología digital en actividades y presentaciones que se desarrollan en el aula.
Deben tener conocimientos básicos de hardware y software, aplicaciones de productividad y gestión, navegación por Internet, al menos un programa de comunicación y uno de presentaciones multimedia. Una vez superada la etapa de conocimientos básicos, es conveniente que se familiaricen con aplicaciones y herramientas específicas y que sepan utilizarlas con flexibilidad en las diferentes situaciones que se den en el aula.

Han de saber utilizar las TIC durante las actividades que se realizan con el conjunto de la clase, en pequeños grupos o de manera individual, y han de garantizar el acceso equitativo a éstas.

Deben tener habilidades en TIC y conocimientos de los recursos de la Web para poder hacer uso de ellos en la adquisición de conocimientos complementarios de las materias y de los métodos pedagógicos que contribuyan a desarrollarlas.
Es conveniente que tengan capacidad para utilizar las TIC, crear y supervisar proyectos realizados por los estudiantes.
Las tecnologías deben permitir que los docentes puedan colaborar con otros compañeros o expertos externos para respaldar su propia formación.

MAPAS CONCEPTUALES EN LAS AULAS

Mapas conceptuales: una herramienta útil para el aula
La representación gráfica de los contenidos de estudio facilita el aprendizaje significativo de los alumnos

La mayoría de las metodologías didácticas que se aplican en las aulas de todos los niveles educativos buscan que los alumnos aprendan a aprender, que comprendan la materia en vez de memorizarla. El mapa conceptual es una de las técnicas más útiles para lograr este objetivo. Esta herramienta de aprendizaje permite que los estudiantes capten y retengan el significado de los contenidos curriculares a través de la relación entre conceptos.
Por MARTA VÁZQUEZ-REINA17 de enero de 2010
– Imagen: Jaine P –
Briofritas, cormofitas, gimnospermas, angiospermas, pteridofitos, espermatofitos. Es posible que mediante alguna técnica mnemotécnica un estudiante sea capaz de memorizar todos estos términos biológicos. Pero, ¿habrá aprendido algo? Es probable que no y que, pasado un tiempo, los conceptos se olviden. Sin embargo, si el mismo estudiante enfoca el aprendizaje de modo que establezca las relaciones entre ellos a partir de las definiciones y significados de cada uno, las posibilidades de que la materia no se pierda en el olvido son mayores.

Ésta es la base de la denominada teoría del aprendizaje significativo, introducida en el campo de la didáctica por el psicólogo y pedagogo estadounidense David Paul Ausubel. A partir de la fundamentación de esta didáctica, que se centra en cómo se aprende, más que en cómo se enseña, numerosos estudiosos del campo de la pedagogía han investigado las técnicas y herramientas más eficaces para lograr su aplicación práctica en las aulas. Una de las más útiles y que ha conseguido mayor repercusión en el ámbito docente de todo el mundo ha sido el mapa conceptual. Un concepto creado a principios de la década de los setenta por el doctor en Educación Joseph Novak, de la Universidad de Cornell (Estados Unidos).

Elementos del mapa
Este método de aprendizaje consiste en representar de forma gráfica y esquemática las relaciones significativas entre diferentes conceptos. De este modo, al visualizar los contenidos y trabajar sobre ellos, se facilita la comprensión y el recuerdo de lo estudiado.

Tal como lo define Novak, “es un método para ayudar a los estudiantes y docentes a captar el significado de los materiales que se van a aprender”. El educador establece tres elementos fundamentales: los conceptos, que son los acontecimientos u objetos que forman parte de la materia que se va a estudiar; las palabras enlace, que son los términos con los que se vinculan los conceptos y que representan el tipo de relación entre ellos; y las proposiciones, que son la unión de dos o más conceptos en forma de una oración o unidad semántica, es decir, con significado.

Aplicación en el aula
El proceso de elaboración de los mapas conceptuales constituye en sí mismo una actividad de aprendizaje para el alumno
Como afirma Enrique Javier Díez, del Área Didáctica y Organización Educativa de la Universidad de León, los mapas conceptuales tienen distintas aplicaciones. El proceso de elaboración de estos constituye en sí mismo una actividad de aprendizaje para el alumno, pero además “permiten intercambiar a profesores y escolares sus puntos de vista sobre la validez o no de un vínculo entre conceptos, o darse cuenta de las conexiones que faltan”. Los mapas son una herramienta adecuada de interrelación entre educador y alumno, a quien ayudan a entender su protagonismo en el proceso de aprendizaje.

Los mapas conceptuales sirven también para que el docente organice los contenidos curriculares y mantenga una estructura coherente en su proceso de enseñanza. Él mismo puede elaborar mapas conceptuales de la materia que imparte y ampliarlos a medida que avanza el curso. Con los más pequeños, puede utilizar estos mapas para exponerlos en el aula, de modo que accedan a los conocimientos adquiridos cada día y puedan relacionarlos entre sí.

Elaborar un mapa conceptual

La pedagoga Rocío Quesada, en su manual ‘Ejercicios para elaborar mapas conceptuales’, resume de manera sencilla este proceso en cinco pasos:
1. Identificar y seleccionar los conceptos e ideas principales.
2. Escoger el concepto más importante o general y definirlo.
3. Ordenar a partir del concepto principal los demás, según su grado de generalidad dentro del mapa.
4. Relacionar los conceptos entre sí, elegir las palabras que demuestren mejor el tipo de relación entre ellos.
5. Buscar todas las relaciones posibles entre los conceptos, aunque sean lejanos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: