Qué es una red social virtual? Aunque podamos pensar de primeras que son ordenadores conectados, que la palabra virtual no nos lleve a engaño: son personas que establecen relaciones usando esos ordenadores u otros dispositivos. Esas relaciones pueden estar motivadas por una afición en común, un vínculo ya existente en la vida “off-line”, el mundo laboral, las mismas necesidades o problemáticas, … Todo gira en torno a nuestro perfil (privado o público), en el que configuramos nuestra identidad digital (avatar, datos personales, …), el material que generamos y con quién lo compartimos.

la tecnología nos permite romper dos limitaciones clave: el tiempo y la distancia. Hace unos años era imposible mantener relación con personas que residían físicamente en otro lugar. Es por esto que Internet va ganando terreno, dado que los tiempos se reducen y las respuestas son más inmediatas. De hecho, el futuro está viniendo ya de la mano de los dispositivos móviles, desde los que acceder a la información de manera rápida y desde cualquier lugar. A la telefonía le costó 75 años conseguir 50 millones de usuarios. A Internet sólo le ha llevado cinco

Facebook
La wikipedia nos dice que se trata de un sitio web formado por muchas redes sociales o, dicho de otra manera, un pegamento donde los usuarios se crean perfiles en los que van agregando material de otros servicios (imágenes de flickr, vídeos de youtube y así hasta un largo etcétera) y que comparten con sus contactos. Desde Facebook se puede jugar, mostrar nuestras películas favoritas, descubrir nueva música, invitar a cervezas (eso sí, virtuales),… Todo ello gracias a que está abierto a desarrolladores, de manera que cualquiera puede hacer mini-aplicaciones que funcionen y se integren en la plataforma. Aquí tenemos la principal razón de su éxito y la que le da mayor valor puesto que ya cuenta con más de 20.000 programas de terceros.

Repasemos ahora un poco su historia y cómo se ha ido fraguando el proyecto. Allá por 2004, un estudiante de la Universidad de Harvard, Mark Zuckerberg, junto a dos amigos decidió empezar a construir una comunidad virtual. Originalmente esta red social fue creada exclusivamente para la comunicación entre estudiantes estadounidenses. De ahí proviene su nombre, ya que es el mismo que recibe el boletín que las universidades entregan a los alumnos que comienzan una nueva carrera para que se conozcan entre ellos (libro de caras). Es por esta razón que hasta 2006 no estaba permitido el registro ni la creación de cuentas a personas que no contasen con una dirección de correo electrónico de una universidad norteamericana. Sin embargo, tras comprobar el éxito que estaba cosechando, se eliminó la restricción para poder ampliar horizontes publicitarios. Esta decisión levantó una cierta polémica entre los usuarios que ya estaban haciendo uso de la plataforma, dado que se perdía la esencia estudiantil. Pero como diría Quevedo: Poderoso caballero es don dinero.

Su mayor crecimiento, en 2008, ha venido de la mano de personas con edades comprendidas entre los 35 y 49 años (24,1 millones). Sólo tardó cinco semanas en pasar del hito de los 150 millones de usuarios a los 175 y sigue creciendo a un ritmo de 600.000 por día (según estadísticas de comScore). Si fuese un país, sería ya el sexto más poblado.

El área principal de trabajo en Facebook es nuestro perfil, desde el que podremos ir configurando y añadiendo toda la información. Además de perfiles, existen grupos y páginas. Los perfiles son para las personas (éstas agregan contactos). Las páginas para las empresas, productos, … (éstas agregan fans). Los grupos son para un conjunto de personas que tienen un interés común (los miembros no tienen por qué ser contactos entre ellos).

Los perfiles:
Son para las personas (éstas agregan contactos).
Tienen un límite de 5.000 contactos.
Las páginas:
Son para las empresas, productos, … (éstas agregan fans).
No tienen límite de contactos.
Están indexadas por los buscadores.
Los grupos:
Son para un conjunto de personas que tienen un interés común (los miembros no tienen por qué ser contactos entre ellos).
Tienen un límite de 5.000 contactos.
Permiten enviar mensajes a todos los miembros del grupo.
Se puede crear tres tipos de grupos: Abierto (cualquier persona puede entrar), Cerrado (administrador decide quien puede entrar), Secreto (solo conocen el grupo los miembros e invitados)

En facebook seremos capaces de buscar y agregar amigos, así como de instalar aplicaciones. Esta instalación se hace en el propio portal (no se añade nada a nuestro ordenador). Se pueden lanzar eventos (es una plataforma ideal para avisar a la gente de dónde y cuándo se va a producir un acontecimiento). Mediante RSS se puede seguir la actividad de nuestros amigos e incluso cuenta con un chat propio. Por tanto, entretenimiento, comunicación e información se unen bajo un mismo paraguas. Además, si bien el proyecto arrancó inicialmente en el lenguaje de Shakespeare, ahora ya cuenta con versiones en francés, alemán y castellano, por lo que el idioma tampoco es una barrera.

En 2009 ha hecho una serie de cambios importantes:
Lavado de cara de su interfaz, con un parecido más que sospechoso a Twitter
Cambio en la forma de gestionar las actualizaciones de nuestros contactos. Ahora se puede decidir quién sale en la sección Noticias (página inicial que muestra la actividad de nuestros amigos), lo que potenciará el agregar a contactos con más alegría y que se establezcan lazos aún más débiles

Manual sobre Facebook: redes sociales para usuario y para empresa

3. Creando nuestra “Identidad Digital”

Exploradores Electrónicos: Las comunidades son, por definición, generadoras, verdaderas fábricas de identidades. Sin una comunidad real de base no surge una identidad y mucho menos se expande, es replicada en otras redes. Hace falta un tiempo de maduración para generar una identidad.

Si somos una empresa o entidad pública debemos tener en cuenta varias cosas:
Hoy en día, es casi imprescindible tener una presencia en la Red, donde miles de ciudadanos transitan ya.
Esto no implica que descuidemos nuestros otros campos de actuación puesto que, por desgracia, aún hay muchas personas que conforman lo que se denomina la “brecha digital”.
Se acabó el paradigma que ha reinado hasta ahora en la Red de crear portales o webs e intentar arrastrar a los usuarios a éstos. En la actualidad, es la empresa la que se tiene que mover donde están los usuarios. No malgastes recursos montando una plataforma de vídeos, aprovéchate de que YouTube está lleno de gente y úsalo.
Pero esto tiene un inconveniente: te instalas en “la nube” (cloud computing) y juegas con las reglas de otras plataformas. Así que habrá que pensar en tener los contenidos en muchos sitios a la vez (por si alguno decide eliminar nuestro material o termina cerrando) y montar un sistema paralelo de backups.
Define las redes que mejor se adecuan a tu actividad, pero antes de lanzarte a actuar en ellas, traza un plan de acción, con su correspondiente protocolo. Escucha antes de empezar a hablar y recuerda: los experimentos, con gaseosa. Porque un patinazo en la Red será más llamativo y persistente en el tiempo que cualquier otra metedura de pata. Por ejemplo, no se puede entrar en Tuenti si no se sabe hablar el lenguaje de los que allí están ;-). Además habrá que tener en cuenta la segmentación por edad de muchas redes. Por ejemplo:
Tuenti: aquí el propio nombre de la red nos indica la edad que más o menos tendrán sus usuarios: unos 20. Yo me atrevería a decir que pasados los 25, el uso empieza a bajar y se mueven a sitios “más serios”. La migración lógica nos dice que suele ser a Facebook. Analizando los accesos a Internet de la Universidad de Deusto, podemos constatar que esta red es la más exitosa entre nuestros alumnos, muy por encima de Facebook. Es por tanto la Universidad la época de cambio, en la que conviven ambos perfiles y tras finalizar esta etapa, Tuenti deja paso a Facebook, asomando ya LinkedIn (por aquello de empezar a buscar trabajo).
Facebook: como ya indicábamos anteriormente, los usuarios de esta red empiezan con los twenty muy avanzados. Su tiempo de vida es más largo que el de Tuenti, alargándose hasta más allá de los 40.
LinkedIn: sin duda, es la red más seria de todas. Tiene una premisa que limita la edad de sus usuarios: éstos, normalmente, tienen un trabajo o están a la búsqueda de uno. El networking laboral suele nacer tras unos años de desempeño.
Twitter: aunque pudiera parecer un servicio colonizado por la gente más joven, recientes estudios indican lo contrario. Según una encuesta realizada por la Universidad de Pace, a pesar de que el 99% de los estadounidenses de 18 a 24 años tiene un perfil (o más) en una red social, apenas un 22% utiliza Twitter. Sorprende además que el 54% lo usa para seguir a celebridades (supongo que será el tirón de Ashton Kutcher, Demi Moore y demás familia). Desde comScore también nos dicen que las personas que más usan Twitter son las de 45 a 54 años.
Cuando una empresa salta a las redes, no lo puede hacer como un ente impersonal que sólo expulsa marketing y más marketing por su nuevo altavoz. Tienes que lograr que tu empresa “se humanice”. Si va a tratar con personas, que esas personas sepan que están hablando con un interlocutor de carne y hueso.
Si no nos gustan las redes sociales que hay, siempre nos podremos crear una a nuestra medida, pero sólo y exclusivamente, si vamos a montar algo que no existe (recuerda lo que hemos dicho antes de reinventar la rueda y de que debemos ir donde los usuarios están). Para ello contamos con soluciones muy avanzadas: grou.ps, ning, buddypress, elgg, …
No sólo debemos quedarnos con la potencialidad de cara a la vitrina, sino también usar las redes sociales virtuales en nuestros procesos internos y para mejorar el desempeño y cohesión de nuestros empleados.
La identidad digital es pública y distribuida. Hay que analizar la baba de caracol que existe de nosotros en Internet, porque como dijo Richard Clarke “si se une toda la información no clasificada, muchas veces emergerá algo que debería estar clasificado”.
Hay que estar dispuesto a compartir y dar. Todo lo que des te vendrá después de vuelta. Hay mucha gente que entra en la red y “como no pasa nada” se van. No pasa nada porque no hicieron nada, claro.

Sitios interesantes en los que estar:
YouTube: crear un canal corporativo para subir todo nuestro material audiovisual.
Flickr: crear una cuenta pro, para subir aquí todo el material gráfico del que contemos. También será positivo crear grupos en los que participen otros usuarios con fotografías sobre nosotros.
Plataforma de blogs: tener un blog central que agrupe la actividad central de nuestra institución y luego otros blogs más especializados en ramas que cultive tu empresa. El software ideal para esto es WordPress (se pueden instalar instancias aisladas para cada blog o bien una plataforma de creación de blogs centralizada con WordPress MU). Sería conveniente asímismo contar con un portal que ejerza de pegamento de todos ellos: un agregador central con Feevy o con Infante.
Twitter: tener una cuenta institucional aquí para contar la actividad de tu empresa, las novedades, avisos urgentes, … A esto se le puede sumar información más mecánica (sin necesidad de que nadie la alimente) gracias a sitios como TwitterFeed , donde podremos enganchar el RSS de todo lo que hagamos y así saldrá automáticamente publicado en nuestro canal de Twitter. De todas formas, no podemos dejar de la mano de las máquinas todo. Alguien tendrá que contestar a las preguntas que nos lancen por este canal. La mejor forma de estar al tanto será usar Twitter Search, donde podemos hacer búsquedas de términos (por ejemplo, el nombre de nuestra marca). Éstas búsquedas generan un feed, así que nos bastará con suscribirnos a ese RSS para enterarnos cada vez que alguien nos mencione.
Crear una cuenta institucional en Facebook. A través de esa cuenta crear grupos en temas que nos parezcan oportunos, sobre todo si vamos a llevar a cabo eventos: será una herramienta idónea para notificarlos.
Etiquetar con del.icio.us nuestras páginas más importantes usando las etiquetas más representativas de nuestro campo. Nunca sabemos cómo pueden llegar los usuarios hasta nosotros…
Instar a nuestros trabajadores a que estén en redes sociales profesionales como LinkedIn, para luego crear allí grupos de interés de nuestra actividad. Será un lugar ideal para encontrar a nuestros futuros trabajadores o para establecer alianzas de colaboración.
Hacer uso de plataformas concentradoras de nuestras actividades, como es el caso de FriendFeed.
Participar en plataformas de difusión (pero conociendo bien sus reglas, para no caer en la autopromoción):
menéame, bitácoras.com, … Siguiendo la conversación no sólo en la fuente que se genera, sino también aquí.

ué es Twitter?
Es el servicio gratuito de microblogging más popular y extendido en la Red, donde se publican tweets (mensajes) de no más de 140 caracteres. La red social se compone de followers (los que nos siguen) y following (a los que nosotros seguimos), que no tienen por qué coincidir. Podemos publicar cosas en abierto o tener nuestro canal privado, que sólamente lo leerán los usuarios a los que demos permiso. Nomenclatura: @nombredeusuario para dirigirnos a alguien en concreto; RT: @usuario texto para hacer de repetidor de un tweet que alguien ha escrito; #hashtag para etiquetar nuestro mensaje y que se encuentre más fácilmente (así se forman los denominados trending topics o temás más “calientes” en cada momento); d @usuario para mandarle un mensaje directo que sólo leerá él.

Sólo se puede publicar texto, pero existen servicios para agregar:
Imágenes: Twitpic
Vídeos: TwitVid
Archivos de toda clase como fotos, vídeos, documentos (word, power point, excel), archivos zip, plugins…: FileSocial
Canciones: se puede sincronizar con otros servicios como blip.fm de forma que cada vez que publiquemos una canción ahí, aparezca también en twitter
Posts de nuestros blogs (o de cualquier cosa que tenga RSS): gracias a Twitterfeed podremos configurar cualquier canal RSS para que, cada vez que se publique algo nuevo, aparezca en nuestra cuenta de Twitter. Podremos además configurar un prefijo o sufijo que acompañe al enlace a ese contenido
Trozos de código: con Snipt podremos compartir código en diferentes lenguajes de programación (ajustando automáticamente el color según el lenguaje).

Los usos que se le dan a Twitter son muy variados y cada vez más alejados del inicial “¿Qué estás haciendo?”. Ejemplos:
Durante los congresos, se ha convertido en un foro de discusión en tiempo real. Mientras que los ponentes están disertando a la masa, esa masa genera su conversación en paralelo, teniendo un papel más activo y logrando que personas que no están en ese evento, también participen.
Otro ejemplo lo encontramos en las pasadas elecciones estadounidenses, donde los candidatos han ido narrando todos sus movimientos a través de Twitter. La Red es ya un canal de comunicación más que ha logrado una alta movilización por parte de los ciberactivistas. En este caso se demostró que los demócratas llevaron a cabo una mejor campaña en Internet. Sólo era necesario comparar los seguidores del canal de Barack Obama (por encima de los 112.000) y sus más de 250 actualizaciones, frente a los cerca de 5.000 followers de John McCain con sólo 25 twitteos. Casos como el de las pasadas elecciones iraníes también lo corroboran.
Compartir información y conocimiento como en una lista de correo, un foro o como si fuera nuestro del.icio.us donde publicamos enlaces de interés.
También ofrece muchas posibilidades como canal de emisión corporativa para las empresas. Dell, compañía que desarrolla y vende ordenadores, ha creado múltiples cuentas en Twitter. Una de ellas la usa para lanzar ofertas especiales a sus seguidores.
Medios de comunicación como El País, CNN o Times lo usan para distribuir sus titulares y mantener informados a sus usuarios de noticias de última hora.
Socialización y networking.
Coordinar equipos de trabajo y proyectos (aunque para esto es más recomendable yammer.com, un twitter para empresas sin límite de caracteres y que agrupa por el dominio de nuestra dirección de correo).
Cubrir un evento o noticia. Twitter se suele sobreactivar ante sucesos importantes. Por ejemplo, el día de la muerte de Michael Jackson, se colapsó: 9 de los 10 Trending Topics eran referentes al Rey del Pop.
Incluso se pueden materializar ideas más peregrinas, como la que nos ofrece el proyecto Botanicalls: un nuevo canal de comunicación entre plantas y humanos. Se trata de un sistema que se conecta al vegetal y hace que éste mande su estado en tiempo real a la plataforma. Puede ser interesante ver a nuestro geranio lanzando mensajes de auxilio al ciberespacio si se queda sin agua.
Y existen casos más extremos derivados de la urgencia, como el ocurrido en marzo de 2008. Mientras un tornado azotaba Oklahoma, sus habitantes fueron narrando la localización exacta del mismo en cada momento. O el de los bomberos de Los Ángeles, que aprovechan la utilidad para informar en tiempo real de las alertas ocurridas en la ciudad.
También hay quien ha sido capaz de conseguir controlar remotamente su ordenador mediante Twitter.
Y por supuesto, también sirve para estar de cháchara.

Para seguir lo que se dice sobre un tema en concreto, tenemos el buscador. Si introducimos un término, nos genera un RSS asociado que podremos seguir mediante nuestro lector de feeds favorito. Además, cuenta con una sección avanzada, que permite afinar aún más los resultados usando operadores booleanos (OR, AND,…) o palabras clave, como por ejemplo: from:usuario, para ver sólo las actualizaciones de ese usuario; filter:links, ver solamente enlaces que se comparten. Si hacemos la búsqueda desde el cuadro que se encuentra en la barra lateral derecha de nuestro perfil, debajo de donde se encuentran los mensajes directos o DMs, podremos grabar está búsqueda para el futuro con un simple click en “Save this search”. Debajo del cuadro de búsqueda aparecerá como palabra clave.

Si estamos siguiendo un congreso en el que se ha decidido una etiqueta común para todos los tweets, podemos usar Twubs , una especie de salón donde aparecen todos los mensajes de esa etiqueta y desde el que podemos escribir automatizando la inclusión de la misma.

Desde noviembre de 2009 Twitter ya está disponible en castellano. Además ha incorporado una nueva funcionalidad: se pueden crear listas de usuarios para seguir de una forma más sencilla y filtrada las actualizaciones de esas personas. Esas listas pueden ser públicas o privadas.

Existen muchas otras plataformas de terceros, que gracias a la API de twitter, le agregan funcionalidad. Según Biz Stone (co-fundador), más del 50% del tráfico les llega a través de esa API. En Twituneando hay una buena recopilación

Anuncios