juandon

jung

Carl Jung creía que, “si se quiere entender la jungla, no puede contentarse sólo para navegar de ida y vuelta cerca de la orilla. Tienes que entrar en ella, no importa lo extraño y aterrador que parezca”…..

Esta metáfora nos marca el camino….debemos caminar con la cabeza hacia arriba… Debemos actuar con pasión, o quitarnos del camino,…..ya no podemos seguir siendo “corsarios” del sistema, eso es engañar a la buena gente que espera mucho más de nosotros…

Uno reflexionar y decide seguir como siempre o no, la verdad es que si aceptas tus convicciones y quieres ir por el camino que marca tu conciencia, tu vida será otra, la que tienes seguramente será imposible de mantener, pero y qué, es mejor hacer sacrificar estas cosas pero ser fiel a tu conciencia…pues bien, solo estas personas podrán liderar el verdadero cambio de una sociedad que lo está reclamando porque ve que está cayendo en un abismo del que no podría levantarse.

Mucho hablamos de la Sociedad del conocimiento, pero realmente no tenemos claro o que puede significar y aún menos, para qué la podemos aprovechar. Vivimos en una sociedad difusa, llena de aristas, donde quizás no tengamos claro hacia donde caminar, es por ello que más que nunca debemos aprender en una sociedad caótica.. (Muchos científicos ya han renunciado a la ilusión del orden para dedicarse al estudio del caos, que acepta al mundo tal y como es: una imprevisible totalidad.)

El desarrollo de la Inteligencia humana y de la creatividad representa una dimensión clave para la construcción de una red inteligente de conocimiento. Sin embargo, es importante señalar que el proceso humano que involucra la red inteligente de conocimiento, no culmina con el desarrollo de las capacidades del aprendiz, sino que propicia la socialización de lo aprendido, a través de módulos para tal fin, que conforman la dimensión social del modelo, donde se le solicita al usuario establecer esquemas de aplicación y transferencia del conocimiento.

Es decir, se concibe la red inteligente de conocimiento, como un “ciclo en forma de espiral evolutiva, que comienza con lo humano, con los expertos que propician información a una base de conocimiento inteligente que está disponible para aprendices. Continúa el proceso, con la fase de autoaprendizaje y una vez que los usuarios se apropian del conocimiento, estos puedan transformarse en expertos en diferentes niveles, que a su vez, puedan alimentar la red de conocimiento”. En consecuencia, se concibe la red inteligente de conocimiento  como un proceso híbrido humano-tecnológico que comienza en lo humano y termina en lo humano.

La interconexión sistémica de estos elementos permite a las comunidades interactuar con el sistema en tres niveles, a saber: socialización de las tecnologías de información y comunicación, apropiación social de las tecnologías, concepto que involucra no sólo el aprendizaje individual de una determinada tecnología por parte de la comunidad, sino el intercambio de conocimiento en el espacio colaborativo con otros miembros de la misma, para abrir paso a la construcción colectiva de soluciones a problemas específicos de una determinada comunidad utilizando tecnologías y finalmente un proceso de innovación en el cual la colectividad toma el conocimiento disponible y lo transforma a un nuevo estado que permita generar cambios cualitativos en el contexto comunitario.

El proceso de autogestión del aprendizaje, , no se limita a que los miembros de las comunidades científicas, universidades y organizaciones que van a interactuar con un espacio virtual sólo para aprender, sino también interactuarán como una plataforma en la cual las comunidades pueden construir y socializar sus tecnologías educativas, a través de la digitalización de contenidos, que sean fiel espejo de nuestros conocimientos y dichos populares, de nuestra cultura, de nuestros particulares procedimientos de resolución de problemas científicos, tecnológicos, académicos y productivos.

En consecuencia, existe la necesidad de integrar de modo sistemático el conocimiento existente en las diversas áreas de la innovación tecnológica, con el construido por nuestros investigadores, académicos, docentes, estudiantes y en general por la colectividad. Se requiere entonces, de buscadores automáticos especializados que permitan aminorar las brechas de espacio y de tiempo en la adquisición, integración y construcción de conocimiento válido, que sea aplicado por la sociedad para la resolución de sus problemas locales, comunales, regionales y de carácter nacional e internacional.(INTELIGENCIA ARTIDFICIAL) 

Es en este escenario, donde la Inteligencia Artificial provee de bondades tecnológicas para la creación de entornos virtuales de aprendizaje de carácter investigativo y educativo, para la adquisición y administración del conocimiento.

Así mismo, la Inteligencia humana se desenvuelve  en el hábil desarrollo de la creatividad y la innovación, se conjugan con lo virtual, para la producción de una manera híbrida de aprendizaje y de su implementación añadiendo valor en la vida real (conocimientos, trabajos, ideas…)

Una vía para que el individuo pueda autogerenciar su aprendizaje es que este pueda analizar cómo aprende, para lo cual no sólo es importante que el usuario maneje las estrategias de desarrollo del talento (mundo cerebral) y las herramientas tecnológicas (mundo externo), sino adicionalmente es necesaria la asociación de lo anterior con sus estilos de aprendizaje.

De acuerdo con Vygotsky (1979), aprender, implica  el desarrollo de todas las posibilidades, capacidades y habilidades del sujeto, quien elabora su experiencia ante las variaciones de su mundo. Por lo anteriormente expuesto, se presume relevante el uso de enfoques relacionados con la inteligencia, (concebida esta como la habilidad para aprender, crear e innovar), para el mejoramiento del dominio de las capacidades intelectuales en el estudiante.

En este trabajo utilizamos  una definición sencilla pero a la vez portadora de una síntesis bastante clara de aprendizaje, a saber, aprendizaje es “el proceso mediante el cual se obtienen nuevos conocimientos, habilidades o actitudes, a través de experiencias vividas que producen algún cambio en nuestro modo de ser o actuar”

El interés se centra en realidad, en una dimensión abstracta y compleja: el dominio autoconsciente de principios y estrategias que permiten la gestión eficiente de las habilidades, que tiene disponible cada individuo en su particular configuración cerebral.

Tal propósito se relaciona justamente con la visión teórica de Cerebro Total (Herrmann, 1989) y de Reingeniería Mental Autodirigida (Gardié, 2000), enfoques que plantean la posibilidad que el funcionamiento del Cerebro, órgano cuya finalidad es justamente la de aprender Sagan (1986), pueda ser reajustado a través de cambios autoconscientes de los perfiles de preferencia en los estilos de pensamiento de Herrmann (1989) y de Sternberg (1999).

Se trata, en fin, del autoaprendizaje, definido como la capacidad que tiene un individuo de dar direccionalidad, de manera deliberada, al complejo proceso de aprendizaje académico, profesional y personal. El autoaprendizaje, visto desde tal perspectiva, contribuye a que se logre una de los principios fundamentales del proceso educativo: aprender a aprender. 

Las redes humanas y las redes telemáticas de tipo inteligentes  representan las dos aristas de la construcción del autoaprendizaje en cualquier proceso. En efecto, ante el reto planteado de encontrar un modelo de autoaprendizaje que represente una alternativa viable para la autogestión del conocimiento, cabe la discusión sobre el peso de importancia e intervención  de lo humano y lo tecnológico, en la concepción de los espacios virtuales educativos, que puedan responder a los retos que se plantean en la formación del ciudadano polivalente, creativo y crítico que se ha de desenvolver en la sociedad del conocimiento.

Cabe destacar entonces, que la arista humana del constructo red inteligente de conocimiento, esta respaldada por una red de expertos en el área, a quienes mediante mecanismos de investigación cualitativa, se les ha extraído el conocimiento y se les ha representan a través de formatos textuales y de tipo multimedia.

Lo social y lo tecnológico deben ir unidos como un todo y nunca como partes de un todo que por separado nunca conseguiría nada pero juntas lo pueden conseguir todo.

El mundo de la educación, de la salud, de la economía, de la política….debe entender esto. Las macroorganizaciones que se sustentan por las consabidas jerarquías uniformizadoras, ya no tiene sentido “en el valle de la muerte”(Sir Ken Robinson), es más, la personalización el social XXXXX, no admite estos planteamientos, ya no quiere poner más “blanco sobre negro”, quiere aprender a vivir en lo que algunos llamamos “caos”, otros, “bordear las zonas” “invisibilidad…”..

Los “invisibles” son las personas que se harán “visibles”, las que deben llevar a los demás hacia un cambio profundo, en cambio los “visibles” de ahora que no quieren cambiar las cosas, se harán “invisibles” de verdad, ya nadie (y a no tardar) contará con ellos, se perderán en la “bruma del olvido”.

Assagioli....dice que existe la intuición como una función psicológica independiente y específica. Fue denominada por Jung como una función irracional: este término no simboliza algo contrario a la razón, sino que algo que está fuera del ámbito de la razón. –assa

La intuición es una de las funciones menos reconocidas y apreciadas, e incluso una de las reprimidas. Es reprimida por un mecanismo parecido al de la represión de los impulsos inconscientes, pero la motivación es distinta. Eso es lo que sucede cuando personas se “anticipan” a muchas situaciones y tienen lo que Jung y Assagioli, aceptan por intuición, un proceso cognitiva con “cuerpo” pero también con “alma”.

Sí como con cualquier otra de las cuatro funciones de que habla Jung, la intuición es una experiencia psicológica. Toda persona que siente tiene emociones, experimenta como un contenido inmediato de su consciencia la emoción o sentimiento, que no busca ninguna demostración de su existencia. Lo mismo ocurre para la función de percibir y la de pensar.

Lula García Claro la “jungla” puede ser el espacio educativo en el cual apoyas y tratas de hacer algunos caminos sin que estos se cambien totalmente , hay mucha resistencia aún en estos tiempos. Carpe Diem diría yo pues avanzas un poco y en ocasiones sientes que retrasas mucho. Es tan difícil hacer entender que no es el uso de lo que la tecnología está ofreciendo allá afuera no son las aplicaciones más bien el cambio, igual que la filosofías del alma es integral como es arriba es abajo. La lucha es muy fuerte pero al estudiar profundamente te das cuenta que en general la mayoría lo ve por en encimita lo ve de forma y no de fondo ahí esta el meollo .Pero aterra mucho cuando lunes al mástil ves la navegación y no eres el capitán .

………………

Necesitamos también “validar” estas ideas, estas “intuiciones” y eso solo lo puede hacer la misma sociedad, ningún representante está capacitado para ello, ya que incluso la “representattividad· la debemos poner en “cuarentena”, en una sociedad personalizada y socializadora, esta forma de actuar no va de acorde a l verdadero sentir de la gente: yo quiero hacer las cosas por mi mismo y con los demás (aprender a aprender, aprender haciendo…)

Como Lula garcía dice, “algunos ven las cosas por encima, pero si les digo que esto de ver las “cosas por encima” es signo de nuestros tiempos, y aquí está la clave, las tecnologías nos llevan por este camino, superficial para algunos, pues bien, nuestra obligación es aprender este camino y utilizarlo como fuente de creación de valor, no como una señal de debilidad, de menos calidad…

Apenas hace dos días les hablaba de la “CULTURA DEL ESFUERZO” Y DECÍAMOS QUE SI EL ESFUERZO NO SIRVE DESPUÉS PARA NADA, ES TIEMPO QUE PERDEMOS, YA QUE LA SOCIEDAD DE HOY…necesita valor, necesita graduados que puedan trabajar y aportar en lo que realmente conocen…

QR_CODE_BRANDED_635122728567784568

Juandon

Fuentes:

http://www.psychoheresy-aware.org/jungleg.html  PsychoHeresy: C. G. Jung’s Legacy to the Church

http://www.astrotranspersonal.com.ar/entrevistaassagioli.htm  Una entrevista a Roberto Assagioli  por Sam Keen