Juan Domingo Farnós

Artificial Intelligence digital concept illustrate of modern internet technology and innovative processes 3D rendering

La educación disruptiva relaciona el aprendizaje con el trabajo al enfocarse en el desarrollo de habilidades prácticas y útiles para el mundo laboral. La educación disruptiva busca romper con la idea de un aprendizaje teórico desconectado de la realidad y fomentar un aprendizaje práctico y relevante para la vida profesional.

En lugar de enfocarse en la transmisión de conocimientos teóricos, la educación disruptiva valora la adquisición de habilidades y competencias relevantes para el trabajo, como la capacidad de resolver problemas, la colaboración, la creatividad, la comunicación efectiva y la capacidad de aprender continuamente.

Además, la educación disruptiva busca fomentar un aprendizaje en el que los estudiantes puedan aplicar sus conocimientos y habilidades en contextos reales y relevantes para su vida profesional. Por ejemplo, a través de proyectos en colaboración con empresas, resolución de problemas reales, entre otros.

En resumen, la educación disruptiva relaciona el aprendizaje con el trabajo al fomentar un aprendizaje práctico y relevante para el mundo laboral, y al valorar la adquisición de habilidades y competencias relevantes para el trabajo. De esta manera, se busca preparar a los estudiantes para enfrentar con éxito los desafíos del mundo laboral en el Siglo XXI.

¿Como el aprendizaje permanente propio de la Educación disruptiva reconoce socialmente y jurídicamente el trabajo como una formación, aunque sin títutlos y certificaciones?

El aprendizaje permanente propio de la educación disruptiva reconoce socialmente y jurídicamente el trabajo como una formación a través de la valoración de la experiencia y las habilidades adquiridas en el trabajo.

En lugar de enfocarse en títulos y certificaciones formales, la educación disruptiva valora la experiencia y el aprendizaje continuo a lo largo de toda la vida. Esto significa que se reconoce el valor de la formación adquirida en el trabajo, independientemente de si cuenta con un título o certificación formal.

Además, se busca fomentar una cultura de aprendizaje continuo en el trabajo, en la que los trabajadores puedan desarrollar habilidades y competencias relevantes para su carrera profesional. Esto puede incluir la participación en programas de capacitación, el trabajo en equipo, la resolución de problemas, entre otros.

Por lo tanto, el aprendizaje permanente propio de la educación disruptiva reconoce socialmente y jurídicamente el trabajo como una formación al valorar la experiencia y el aprendizaje continuo, y al fomentar una cultura de aprendizaje continuo en el trabajo.

Los empleadores cada vez más valoran los títulos universitarios: ¿De qué maneras esta sucediendo este hecho?

Los empleadores valoran cada vez más los títulos universitarios por varias razones:

  1. Certificación de conocimientos y habilidades: Un título universitario indica que el individuo ha completado un programa de estudios riguroso y ha demostrado sus conocimientos y habilidades en un área específica.
  2. Competitividad en el mercado laboral: Un título universitario puede ayudar a un individuo a destacarse frente a otros candidatos en el mercado laboral.
  3. Preparación

Los empleadores cada vez más valoran menos los títulos universitarios para dar trabajo: ¿Cómo está sucediendo esto?Los empleadores están valorando cada vez menos los títulos universitarios para dar trabajo debido a varias razones:

  1. Cambios en el mercado laboral: Algunos puestos que antes requerían un título universitario, ahora requieren habilidades más específicas que no necesariamente se adquieren en un programa universitario.
  2. Mayor acceso a la educación: Con la popularidad de la educación en línea, cada vez más personas están obteniendo títulos universitarios, lo que ha disminuido su valor como diferenciador en el mercado laboral.
  3. Valoración de habilidades prácticas: Muchos empleadores ahora valoran más las habilidades prácticas y la experiencia en el campo que el título universitario.
  4. Nuevas formas de evaluación: Las tecnologías de la información y la inteligencia artificial están permitiendo a los empleadores evaluar las habilidades de los candidatos de manera más precisa, lo que puede llevar a un menor valor en los títulos universitarios.

En resumen, los empleadores están valorando cada vez menos los títulos universitarios debido a una combinación de factores que incluyen cambios en el mercado laboral, mayor acceso a la educación, valoración de habilidades prácticas y nuevas formas de evaluación.

En Estados Unidos se valoran más las habilidades que los titulos universitarios para dar trabajo: ¿Cómo sucede en América latina?

En América Latina, la situación varía de país a país, pero en general, los títulos universitarios siguen siendo un requisito importante en el mercado laboral. Sin embargo, también es cierto que los empleadores están empezando a valorar más las habilidades y la experiencia práctica de los candidatos.

En algunos países de América Latina, la educación y la formación técnica son vistas como alternativas importantes a la educación universitaria, y pueden ser una opción atractiva para aquellos que buscan habilidades específicas para el trabajo.

En definitiva, la tendencia a valorar más las habilidades que los títulos universitarios para dar trabajo también se está produciendo en América Latina, aunque en una menor medida y con algunas variaciones según los países. Es importante que los candidatos a trabajo evalúen sus habilidades y se esfuercen por desarrollarlas, además de adquirir un título universitario, para tener una mayor oportunidad de éxito en el mercado laboral.

¿Cómo podemos revertir esta situación en América Latina para que las habilidades superen las titulaciones para el mundo del trabajo con la ayuda de la Inteligencia artificial?

Para revertir la situación en América Latina y hacer que las habilidades superen las titulaciones en el mundo del trabajo con la ayuda de la Inteligencia Artificial, se pueden seguir los siguientes pasos:

  1. Fomento de la formación técnica y práctica: Se puede fomentar la formación técnica y práctica, que proporcione habilidades específicas para el trabajo y sea una alternativa atractiva a la educación universitaria.
  2. Integración de la Inteligencia Artificial en la educación: Se puede integrar la Inteligencia Artificial en el sistema educativo, para que los estudiantes tengan la oportunidad de desarrollar habilidades en este ámbito y estén más preparados para el mundo laboral.
  3. Evaluación de habilidades: Se puede implementar un sistema de evaluación de habilidades, en el que se consideren tanto las habilidades técnicas como las blandas, como la comunicación y el trabajo en equipo.
  4. Reconocimiento de la formación práctica: Se puede reconocer legalmente y socialmente el trabajo como una formación, aunque sin títulos y certificaciones, para que los empleadores valoren más la experiencia práctica y las habilidades.
  5. Colaboración entre empresas y universidades: Se puede fomentar la colaboración entre empresas y universidades, para que las empresas puedan identificar las habilidades más relevantes y las universidades puedan proporcionar una formación adecuada.

Estos son algunos de los pasos que se pueden seguir para revertir la situación en América Latina y hacer que las habilidades superen las titulaciones en el mundo del trabajo con la ayuda de la Inteligencia Artificial. Sin embargo, es importante destacar que esta no es una tarea sencilla y requiere de un esfuerzo conjunto y una colaboración a nivel nacional.

¿Cómo podremos emplear el 70:20:10 como elementos que junto con la Inteligencia artificial hagan que los estados inviertan más en aprendizaje informal y en aprendizaje permanente y continuado para así favorecer el aprendizaje en el trabajo?

El modelo 70:20:10 sugiere que el 70% de los aprendizajes provienen de experiencias de trabajo, el 20% de relaciones interpersonales y el 10% de programas formales de entrenamiento. La combinación de la Inteligencia Artificial con el modelo 70:20:10 puede potenciar el aprendizaje en el trabajo al permitir una mayor personalización y adaptación del aprendizaje a las necesidades individuales y del trabajo.

Para aplicar este modelo, los estados pueden incentivar a las empresas a utilizar tecnologías basadas en AI para identificar y apoyar los aprendizajes informales en el lugar de trabajo. También pueden fomentar la formación continua y la actualización de habilidades a través de programas de aprendizaje en línea y de entrenamiento personalizado. Esto permitirá a los trabajadores adquirir habilidades relevantes para sus trabajos y mejorar su desempeño laboral.

Es importante destacar que la implementación efectiva del modelo 70:20:10 con la Inteligencia Artificial requiere una cultura organizacional que valore el aprendizaje continuo y una inversión en tecnologías y capacitaciones para el personal encargado de su implementación.

¿Cómo las universidades dejaran paso a las empresas para ser escenarios de aprendizaje?

Las universidades pueden hacer una transición hacia un modelo de aprendizaje más colaborativo con las empresas, en el que ambos actores compartan responsabilidades en la formación de los estudiantes. Esto puede lograrse a través de programas de prácticas profesionales en empresas, proyectos colaborativos entre universidades y empresas, y la incorporación de expertos de la industria en el proceso de enseñanza. Al permitir que los estudiantes tengan acceso a oportunidades de aprendizaje práctico en entornos empresariales, se fomenta un aprendizaje más relevante y aplicado, y se prepara a los estudiantes para las demandas del mundo laboral.

¿Cómo el aprendizaje ágil y más flexible permitirá al nuevo paradigma, la Educación disruptiva, construir andamiajes de educación-empresas en una transformación en la construcción y creación de nuevas maneras de hacer las cosas de manera significativa?

El aprendizaje ágil y flexible es esencial para el nuevo paradigma de Educación disruptiva. Al permitir a los estudiantes aprender a su propio ritmo y en entornos personalizados, se crea un ambiente de aprendizaje más efectivo y motivador. Además, al fomentar la capacidad de adaptarse a los cambios y a las necesidades en constante evolución del mercado laboral, se prepara a los estudiantes para un futuro más incierto y cambiante.

La construcción de andamiajes de educación-empresas puede fomentarse a través de la colaboración entre universidades y empresas para crear programas de formación ágiles y personalizados. Estos programas pueden ser adaptados a las necesidades y requisitos específicos de la industria, y pueden incluir elementos de aprendizaje práctico, desafiantes y relevantes que preparan a los estudiantes para el mundo laboral.

Además, la Inteligencia artificial puede jugar un papel clave en el proceso, ayudando a personalizar y mejorar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes y a optimizar la eficiencia y efectividad de los programas de formación. En conjunto, estos elementos permiten a la Educación disruptiva construir andamiajes más robustos y significativos que ayuden a los estudiantes a prepararse mejor para el futuro.

¿De qué maneras los nuevos andamiajes de aprendizaje con la Inteligencia artificial habilitan a los estudiantes en los nuevos trabajos del siglo XXI?

Los nuevos andamiajes de aprendizaje con la inteligencia artificial permiten a los estudiantes desarrollar habilidades que son relevantes para los nuevos trabajos del siglo XXI. Algunos de estos andamiajes incluyen la capacidad de resolver problemas complejos, la capacidad de aprender y trabajar de manera autónoma, la capacidad de adaptarse a situaciones cambiantes y la capacidad de colaborar con otros en un entorno digital. Además, la inteligencia artificial también puede personalizar el aprendizaje para cada estudiante y brindar una experiencia de aprendizaje más eficiente y efectiva. Esto permite a los estudiantes estar mejor preparados para enfrentar

¿De qué maneras los nuevos andamiajes de aprendizaje con la Inteligencia artificial habilitan a los estudiantes en los nuevos trabajos del siglo XXI?

Los nuevos andamiajes de aprendizaje con la inteligencia artificial permiten a los estudiantes desarrollar habilidades que son relevantes para los nuevos trabajos del siglo XXI. Algunos de estos andamiajes incluyen la capacidad de resolver problemas complejos, la capacidad de aprender y trabajar de manera autónoma, la capacidad de adaptarse a situaciones cambiantes y la capacidad de colaborar con otros en un entorno digital. Además, la inteligencia artificial también puede personalizar el aprendizaje para cada estudiante y brindar una experiencia de aprendizaje más eficiente y efectiva. Esto permite a los estudiantes estar mejor preparados para enfrentar los desafíos y oportunidades del mundo laboral del siglo XXI.

Si los estudiantes están mejor preparados para enfrentar los desafíos y oportunidades del mundo laboral del siglo XXI, ¿Cómo harán para entender que la universidad no les prepara para su futuro?

La universidad puede no preparar a los estudiantes para su futuro en términos de enseñarles habilidades específicas o conocimientos específicos que sean necesarios en un trabajo en particular. Sin embargo, la universidad puede preparar a los estudiantes para enfrentar los desafíos y oportunidades del mundo laboral del siglo XXI al brindarles habilidades críticas como pensamiento crítico, resolución de problemas, comunicación efectiva, trabajo en equipo y adaptabilidad. Además, la educación disruptiva puede fomentar un aprendizaje más flexible y ágil, permitiendo a los estudiantes continuar aprendiendo y desarrollando habilidades en el trabajo. Es importante que los estudiantes comprendan que la universidad es una parte del proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida y no una preparación definitiva para el futuro.

Si el aprendizaje ya se entiende como la evaluación misma, ¿Cómo conseguirá la Inteligencia artificial que su proyección futura derive en aspectos prácticos e innovativos y no en comprobaciones teóricas?

La Inteligencia artificial puede ayudar a que el aprendizaje derive en aspectos prácticos e innovativos mediante la personalización del aprendizaje, la utilización de datos y análisis para identificar las necesidades y fortalezas individuales de cada estudiante, y la incorporación de herramientas y tecnologías que fomenten la resolución de problemas y la aplicación de conocimientos a situaciones reales. También se puede fomentar un enfoque en proyectos y colaboración, que permitan a los estudiantes aplicar sus habilidades y conocimientos en contextos relevantes y significativos. De esta manera, la Inteligencia artificial puede ayudar a transformar la evaluación de conocimientos teóricos en una evaluación basada en habilidades y aplicaciones prácticas.

La creatividad es importante en las aulas de educación superior porque ayuda a los estudiantes a desarrollar habilidades críticas y pensamiento innovador. Esto los prepara para abordar problemas complejos y tomar decisiones efectivas en un mundo cambiante. Los profesores pueden fomentar la creatividad en el aula al proporcionar oportunidades para la exploración, el juego, la resolución de problemas y la colaboración. Además, pueden usar diversas estrategias pedagógicas, como proyectos interdisciplinarios, discusiones en grupo y la incorporación de tecnología, para estimular la creatividad y la motivación de los estudiantes.

¿De qué maneras los universitarios proyectan su desmotivación en sus estudios?

Los universitarios pueden proyectar su desmotivación en sus estudios de muchas maneras, algunas de las cuales incluyen:

  1. Baja asistencia y participación en clase: los estudiantes desmotivados pueden faltar a clases y no participar en discusiones y actividades.
  2. Baja calidad de trabajo: los estudiantes desmotivados pueden presentar trabajos de baja calidad, con poca atención a los detalles y poco esfuerzo.
  3. Falta de interés por los materiales de estudio: los estudiantes desmotivados pueden tener poco interés por leer o investigar los materiales de estudio requeridos.
  4. Falta de motivación para realizar tareas: los estudiantes desmotivados pueden tener poca motivación para completar tareas y proyectos.
  5. Poca atención en clase: los estudiantes desmotivados pueden mostrar poca atención y concentración en clase.

Estas manifestaciones de desmotivación pueden afectar negativamente el rendimiento académico de los estudiantes y su capacidad para alcanzar sus objetivos educativos. Por lo tanto, es importante que los profesores y otros miembros del personal universitario trabajen juntos para identificar y abordar los factores que contribuyen a la desmotivación de los estudiantes.

¿Cómo la Inteligencia artificial puede motivas a los universitarios?

La Inteligencia Artificial (IA) puede motivar a los universitarios de varias maneras:

  1. Personalización: La IA puede personalizar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes, ofreciendo materiales y actividades que se adapten a sus necesidades y niveles individuales.
  2. Gamificación: La IA puede convertir el aprendizaje en un juego, lo que puede aumentar la motivación de los estudiantes y mejorar su retención de información.
  3. Feedback inmediato: La IA puede proporcionar a los estudiantes un feedback inmediato y preciso sobre sus desempeños, lo que puede ayudarles a ver sus progresos y mejorar su motivación.
  4. Oportunidades de aprendizaje interactivo: La IA puede crear oportunidades de aprendizaje interactivas, como simulaiones y entornos virtuales, que pueden aumentar la motivación de los estudiantes.
  5. Evaluaciones automatizadas: La IA puede automatizar la evaluación de los estudiantes, lo que puede ahorrar tiempo y aumentar la motivación de los estudiantes al recibir una retroalimentación más rápida.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la IA no es una solución mágica para motivar a los estudiantes. La motivación sigue siendo un proceso complejo que está influenciado por muchos factores, incluyendo el ambiente de aprendizaje, la interacción con los profesores y compañeros, y la percepción personal de los estudiantes sobre su capacidad para alcanzar sus objetivos. Por lo tanto, la IA debe ser utilizada como un complemento a otras estrategias pedagógicas y no como una solución única.

Si la Inteligencia artificial ayuda a transformar la educación clásica, ¿Cómo los estudiantes pueden pasar de ser pasivos a activistas con propuestas de aprendizaje propias?

Para transformar a los estudiantes de pasivos a activistas con propuestas de aprendizaje propias, se pueden implementar las siguientes estrategias:

  1. Fomentar la colaboración: Se pueden crear oportunidades para que los estudiantes trabajen juntos en proyectos y discutan ideas y soluciones. Esto puede ayudarles a desarrollar habilidades de colaboración y a tomar un papel más activo en el aprendizaje.
  2. Enseñar habilidades de pensamiento crítico: Se pueden enseñar habilidades de pensamiento crítico y resolución de problemas para que los estudiantes puedan analizar y resolver problemas de manera efectiva.
  3. Fomentar la creatividad: Se pueden proporcionar oportunidades para que los estudiantes desarrollen su creatividad y piensen fuera de la caja.
  4. Proporcionar autonomía: Se puede permitir que los estudiantes tomen decisiones y asuman responsabilidad por su propio aprendizaje, lo que puede aumentar su motivación y mejorar su rendimiento.
  5. Fomentar la reflexión: Se pueden proporcionar oportunidades para que los estudiantes reflexionen sobre su aprendizaje y evalúen su progreso, lo que puede ayudarles a tomar un papel más activo en su propio aprendizaje.

La IA puede ser un complemento valioso en este proceso al ayudar a personalizar la experiencia de aprendizaje, proporcionar retroalimentación en tiempo real y apoyar la toma de decisiones informadas por parte de los estudiantes. Sin embargo, es importante que los profesores también fomenten un ambiente de aprendizaje que aliente la participación activa y la autogestión por parte de los estudiantes.

¿En que medidas es cierta la frase: «Si la universidad quiere ser protagónica en el Siglo XXI debe transformarse, si no lo hace pasará a ser residual»?

Hay cierta verdad en la frase «Si la universidad quiere ser protagónica en el Siglo XXI debe transformarse, si no lo hace pasará a ser residual». La educación superior está en un momento de cambio y transformación, con nuevas tecnologías y formas de aprendizaje emergentes que están cambiando la forma en que se enseña y se aprende. Las instituciones que no se adaptan a estos cambios y no evolucionan para satisfacer las demandas de un mundo cada vez más digital y globalizado corren el riesgo de quedarse atrás.

Sin embargo, también es importante señalar que la transformación no debe ser simplemente tecnológica, sino también pedagógica y cultural. La educación superior debe ofrecer una experiencia de aprendizaje más personalizada, flexible y adaptada a las necesidades de los estudiantes de hoy en día. Al mismo tiempo, debe fomentar la creatividad, el pensamiento crítico y la capacidad de adaptación, habilidades críticas para el éxito en el Siglo XXI.

En resumen, la frase refleja la realidad de que la educación superior debe evolucionar para mantenerse relevante y proporcionar una experiencia de aprendizaje de calidad a sus estudiantes. Pero también es importante tener en cuenta que la transformación debe ser integral y no solo tecnológica.

¿Qué y como distinguimos las habilidades críticas para el éxito del Siglo XXI?

Las habilidades críticas para el éxito en el Siglo XXI incluyen una variedad de habilidades cognitivas, socioemocionales y técnicas que son esenciales para el éxito en un mundo cambiante y globalizado. Algunas de estas habilidades incluyen:

  1. Pensamiento crítico: la capacidad de analizar información, identificar patrones y tomar decisiones basadas en hechos y evidencia.
  2. Resolución de problemas: la capacidad de identificar y solucionar problemas de manera efectiva, tanto de forma individual como en equipo.
  3. Comunicación efectiva: la capacidad de expresarse claramente, escuchar y trabajar con otros para alcanzar un objetivo común.
  4. Colaboración: la capacidad de trabajar en equipo y colaborar con personas de diferentes culturas, background y perspectivas.
  5. Adaptabilidad: la capacidad de ser flexible y adaptarse a cambios y situaciones inciertas.
  6. Iniciativa y liderazgo: la capacidad de tomar la iniciativa, motivar a otros y dirigir proyectos y equipos.
  7. Conocimiento tecnológico: la capacidad de utilizar tecnologías de forma efectiva para aprender, colaborar y solucionar problemas.

Estas habilidades se pueden desarrollar a través de una educación integral que fomente el aprendizaje activo y la colaboración, y que brinde a los estudiantes la oportunidad de aplicar lo que han aprendido en contextos reales. Además, es importante que los programas educativos proporcionen oportunidades para que los estudiantes desarrollen habilidades específicas, por ejemplo, a través de proyectos de equipo, presentaciones orales y resolución de problemas.

¿De que maneras la pedagogía crítica entronca con la andragogía en la educación actual?

La pedagogía crítica y la andragogía comparten varios puntos en común en la educación actual. Ambas enfatizan el desarrollo de habilidades críticas, la toma de decisiones autónomas y la participación activa de los estudiantes en su propio aprendizaje.

La pedagogía crítica se centra en la educación como un medio para la transformación social y la liberación. La andragogía, por otro lado, se centra en el aprendizaje de adultos y en la formación continua, y enfatiza el papel del aprendizaje autónomo y la toma de decisiones por parte del alumno.

Ambas perspectivas educativas comparten la idea de que los estudiantes deben ser vistos como seres activos y autónomos, en lugar de meros receptores pasivos de información. Esto se traduce en un enfoque en el aprendizaje basado en problemas, proyectos y experiencias prácticas que permitan a los estudiantes desarrollar habilidades críticas y aplicar lo que han aprendido en contextos reales.

En resumen, la pedagogía crítica y la andragogía comparten la idea de que la educación debe ser un medio para el desarrollo personal y el bienestar social, y que los estudiantes deben ser vistos como seres activos y autónomos en su propio proceso de aprendizaje.

¿De que maneras la Educación disruptiva engloba la pedagogía crítica y la andragogía en el Siglo XXI?

La educación disruptiva engloba aspectos de la pedagogía crítica y la andragogía en el Siglo XXI al abogar por una transformación radical de la educación tradicional. La educación disruptiva busca romper con las prácticas educativas establecidas y ofrecer nuevas formas de enseñanza y aprendizaje que se adapten a las necesidades y desafíos del mundo actual.

En este sentido, la educación disruptiva incorpora aspectos de la pedagogía crítica al enfocarse en la formación de habilidades críticas y la participación activa de los estudiantes en su propio aprendizaje. Al igual que la pedagogía crítica, la educación disruptiva busca fomentar la transformación social y el desarrollo personal de los estudiantes.

Por otro lado, la educación disruptiva también incorpora aspectos de la andragogía al enfocarse en el aprendizaje autónomo y la toma de decisiones por parte del alumno. Al igual que la andragogía, la educación disruptiva valora el papel de los estudiantes como seres activos y autónomos en su propio proceso de aprendizaje, y busca fomentar el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

En resumen, la educación disruptiva engloba aspectos de la pedagogía crítica y la andragogía al buscar una transformación radical de la educación tradicional y fomentar el aprendizaje autónomo, la toma de decisiones y el desarrollo de habilidades críticas por parte de los estudiantes.

juandon

Farnos, Miró Juan-D Innovación y conocimiento https://juandomingofarnos.wordpress.com

Braxton, J. M., Jones, W. A., Hirschy, A. S., & Hartley III, H. V. (2008). The role of active learning in college student persistence. New Directions for Teaching and Learning, 2008(115), 71-83.
The_role_of_active_learning_in_college_student_persistence opens in new window

Dale E. 1969. Cone of experience, in Educational Media: Theory into Practice. Wiman RV (ed). Charles Merrill: Columbus, Ohio
Cone of experience, in Educational Media: Theory into Practice opens in new window

Ebert-May, D., Brewer, C., & Allred, S. (1997). Innovation in large lectures: Teaching for active learning. Bioscience, 601-607.
Innovation in Large Lectures Teaching for Active_Learning opens in new window

Felder, R. M., & Brent, R. (1996). Navigating the bumpy road to student-centered instruction. College teaching, 44(2), 43-47.
Resistent Paper

Freeman, S., Eddy, S. L., McDonough, M., Smith, M. K., Okoroafor, N., Jordt, H., & Wenderoth, M. P. (2014). “Active learning increases student performance in science, engineering, and mathematics.” Proceedings of the National Academy of Sciences, 111(23), 8410-8415.
Active learning increases student performance in science, engineering, and mathematics opens in new window

Lopatto, David (2007) Undergraduate Research Experiences Support Science Career Decisions and Active Learning. Life Sciences Education, 6:297-306
Undergraduate Research Experiences Support Science Career Decisions and Active Learning opens in new window

Lumpkin, A., Achen, R. M., & Dodd, R. K. (2015). Student Perceptions of Active Learning. College Student Journal, 49(1), 121-133.
Student Perceptions of Active Learning opens in new window

Mello, David and Less, Colleen A., «Effectiveness of active learning in the arts and sciences» (2013). Humanities Department Faculty Publications & Research. Paper 45.
Effectiness of active learning in the arts and sciences opens in new window

Michael, J. (2006). “Where’s the evidence that active learning works?” Advances in physiology education, 30(4), 159-167.
Where’s the evidence that active learning works? opens in new window

Prince, M. (2004). “Does active learning work? A review of the research.” Journal of Engineering Education, Washington, 93, 223-232.
Does Active Learning Work? A Review of the Research

Russell, S. H., Hancock, M.  P., and McCullough, J. (2007). “Benefits of undergraduate research experiences.” Science, 316, 548–549.
Benefits of Undergraduate Research Experiences opens in new window

Waldrop, M. Mitchell (2015) Why We are Teaching Science Wrong, and How to Make it Right. Nature 253 (7560): News Feature.
The Science of Teaching Science

Yazedjian, A., & Kolkhorst, B. B. (2007). Implementing small-group activities in large lecture classes. College Teaching, 55(4), 164-169.
Implementing small-group activities in large lecture classes. opens in new window