juandon

sweb

Fuente: Tim Berners-Lee. Semantic Web -XML2000. Semantic Web Bus.
http://www.w3.org/2000/Talks/1206-xml2k-tbl/slide14-0.htm

Las ansias por conocer, en estos últimos años ha aumentado y mucho , este ímpetu por comprender nos lleva hacia un cierto “hartazgo” informacional. Como si hubiese una polución sobreinformacional, en la que resulta hoy difícil navegar y encontrarse.Creo que eso va a acelerarse y a empeorar, pues es preciso comprender la fase de aceleración en que hemos entrado. Recordemos que hay tres grandes evoluciones que se superponen y complementan: la evolución biológica con su propia temporalidad, la evolución tecnológica y, ahora, la evolución digital.

La tercera etapa, quizá la más fulgurante, es la irrupción de lo digital con la evolución ligada a los bits de información, a las redes de telecomunicación… En este ciberespacio entramos con una aceleración aún más prodigiosa. A partir de los dos mundos precedentes, el real y el imaginario, se crea un tercero, el mundo virtual, en el que no solamente se pueden inventar las cosas, sino también fabricarlas e intercambiarlas por otras a distancia, gracias a las telecomunicaciones. Un engranaje puede engranarse con otro a muchos kilómetros. Estamos, pues, ante una aceleración debida a la inmaterialidad de los intercambios.

Entre el mundo biológico y su bioesfera, el mundo tecnológico y la tecnoesfera, el mundo digital y el ciberespacio, se produce en cada ocasión una aceleración. Y la última de ellas genera la polución informacional que nos invade y puede inhibir la creatividad si no se pone remedio a ello y no se ponen los medios pertinentes para extraer sentido de todo este depósito de informaciones.

El enfoque sistémico, en la creación y transmisión de conocimientos, es una nueva metodología, que permite organizar los conocimientos de cara a una acción más eficaz.

Este enfoque ha tomado prestadas nuevas herramientas procedentes de diferentes disciplinas, tales como la teoría de grafos, la teoría del caos, etc. La biología ha jugado un papel catalizador, al igual que la ecología en tanto que ciencia integradora.

Progresivamente, han ido cayendo las líneas de separación, pero también ha surgido la confusión, ya que ha llegado la era de los generalistas, es decir, personas que picotean todo, capaces de saltar de una disciplina a otra sin tener verdaderamente en cuenta las bases fundamentales de esa disciplina.

Actualmente, este enfoque toma una nueva dimensión, con la irrupción de las tecnologías de la comunicación interactiva, como Internet. ¿Por qué? Porque sólo un simple clic del ratón nos separa de una base de datos, o a un sitio de otro. En consecuencia, además de disciplinas, interdisciplinidad, pluridisciplinidad o transdisciplinidad, hay metodologías que no son solamente teóricas (descritas en los libros) sino que viven en la red.

Tomemos el ejemplo de Internet. Se nos dice que “lo importante es la interactividad”, pero eso no es exactamente así. Veo como, ante sistemas interactivos, los niños se limitan a presionar botones, en una especie de juego, de diálogo estéril sin comprender lo que se les trata de decir. Así que, en un primer nivel, la interactividad no es interesante, lo interesante es su utilización para crear colectivamente, lo que denomino “la intercreatividad”. Con ella, ya no se está conectado a Internet, sino por medio de Internet. Ahí detrás, hay cerebros, y esa creatividad mutua es lo que puede expresarse o no. En lo que afecta a Internet, no se habla con frecuencia de la interconmutabilidad, pero para mí es casi más interesante que el Web o el TCP-IP.

La interconmutabilidad comienza, por ejemplo, al poder crear, sobre mi propia página web, un enlace hacia el sitio de Transversales: cuando alguien llega a mi página, hacen clic sobre el enlace y se encuentran en la página de Transversales, donde descubren entrevistas o artículos. Esa interconmutabilidad es la fuerza de Internet. Y es la primera vez en la historia de la humanidad que se produce algo semejante, ya que los sistemas interconmutables que existían antes -el teléfono y el correo- no eran conmutables por mí mismo. Con la web, por primera vez, cada persona tiene potencialmente la posibilidad de realizar una interconexión, una synapsis de interconmutabilidad entre ella y las demás personas. El “cerebro planetario” que describo en L’Homme symbiotique se hace más complejo en la medida de los vínculos interconmutables y, esperémoslo, de la intercreatividad. (Joel de Rosnay)

mapawebsemantica

 

Fuente: Mapa conceptual de la Web Semántica. Keilyn Rodríguez Perojo y Rodrigo Ronda León.
“Web Semántica: un nuevo enfoque para la organización y recuperación de información en la web”.
Acimed, vol. 13, núm. 6, November-December 2005.
http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol13_6_05/aci030605.htm

Se trata de encontrar una metodología que permitiese abordar la complejidad en su conjunto, sin reducirla a sus elementos propios. Se podría decir que la aproximación sistémica es una nueva metodología que permite organizar los conocimientos con vistas a una mayor eficacia de la acción. A esta aproximación se han sumado nuevas herramientas como la Teoría de los Gráficos, la Teoría del Caos, toda una serie de herramientas asociadas a las diferentes disciplinas. La biología ha jugado al respecto un papel catalizador y también la ecología como ciencia integradora.

Una de las principales características de la realidad actual de Internet es la gente; cada vez son más las personas que a diario accede, a través de cualquier dispositivo, para consultar, compartir, buscar o recomendar contenido, productos o servicios. Esto confiere a la red una nueva dimensión como espacio de comunicación y relación, espacio que está cambiando de forma radical como las marcas, las empresas y los consumidores hablan entre ellos.

De soportes y medios unidireccionales, estamos pasando a espacios colaborativos en los que se confunde y se difumina la figura del emisor y del receptor, espacios en los que las marcas entran en las conversaciones para compartir y conocer a sus usuarios; espacios en los que los consumidores opinan, criticas o simplemente comentan con otros consumidores o directamente con las marcas.

La llamada web 2.0 y las herramientas que se usan, los social media, implican un cambio de paradigma, un cambio de reglas para las marcas y para los consumidores. Y necesariamente esto implica una forma diferente, nueva, renovada de hacer marketing y de gestionar la comunicación.
Abordaremos estos nuevos entornos y estos nuevos medios, analizaremos el perfil del nuevo consumidor y entenderemos su comportamiento en la red. Le daremos importancia y relevancia a las nuevas estrategias de las marcas y las empresas, revisando las herramientas que tienen a su alcance y el uso que deberían hacer de ella. Entraremos en la conversación

Ya conocemos que “clic” significa avanzar a yn ritmo muy rápido de vértigo en la cantidad de recursos que hay a nuestra disposición y, sin embargo, mantenemos trasnochadas metodologías en el uso de las TIC y sólo nos falta suplicar para mejorar las tecnologías en nuestra aula. Este desfase sólo puede llevarnos a una cosa: el desgaste y la desilusión. Si eres un Docente 1.0, te proponemos sencillas actividades TIC para dar un pequeño salto hacia la Metodología 2.0, que te posibiliten pequeñas experiencias y grandes satisfacciones y te animen a avanzar en este camino. ¡Y con un mínimo de medios y conocimientos tecnológicos!

La Web 2.0 ya se ha introducido en nuestras aulas… y para quedarse. Sin embargo, todavía hoy día muchos docentes no tienen claro en qué consiste la Metodología 2.0 ni qué posibilidades nos ofrece en Educación.

Ya sabemos que una tiza, en manos de un maestro, puede abrir mentes y corazones. Y una PDI en manos de otro, puede no abrir más que las bocas. Creo que de esto nos hemos ya dado cuenta, simplemente si hemos asistido a algún que otro encuentro de “maestros locos por las TIC”… Por eso, dejemos de hablar simplemente de usar las TIC o los recursos, y empecemos a hablar de buenas prácticas y de usar las TIC de forma didáctica. Los medios y los recursos, obviamente, ofrecen diferentes posibilidades, pero es nuestra METODOLOGÍA , el uso que hagamos de ellos, la que debe evolucionar. Porque las herramientas no son más que eso… herramientas que posibilitan un trabajo.

Ahora disponemos de herramientas increíbles en la escuela (algunas de ellas, no las imaginábamos ni soñando) que nos ofrecen una amplia gama de posibilidades. Y son estas posibilidades, en la PRÁCTICA, las que es necesario compartir. Hablamos mucho de recursos usados, y poco de cómo los usamos y para qué. Compartimos y almacenamos enlaces, pero no compartimos qué hicimos con ellos y cómo resultó. Y, sobre todo, se nos olvida compartir lo que hicimos y nos salió mal y por qué… aunque fue precisamente esto lo que nos hizo aprender una metodología, que vamos puliendo poco a poco.

Investigamos mucho, descubrimos muchos recursos… ¡¡y luego seguimos haciendo lo mismo en el aula!!:

Rincón del ordenador, muy usado en Infantil, con determinados recursos (mucho software comercial) y, con suerte, conexión a Internet. Pero no todas las tareas son metodológicamente destacables…
Presentaciones de PowerPoint, Impress o Keynote con los contenidos de la lección que, en pantalla de ordenador, con cañón o con PDI, esperemos que sirvan más que para dar una clase magistral…
Las actividades de Clic, JClic, HotPotatoes o las que van colgando en la red otros docentes.
Y, los más avanzados (aunque de algunos hablaremos más adelante):

Con suerte, el cañón sobre pizarra blanca, con el software de la editorial: contenidos en formato digital (¡¡no nos paseemos por el texto en pantalla, que para eso ya tenemos el libro!!) y algunas actividades… pocas….
Los recursos online que vamos recopilando, generalmente actividades cerradas a las que accedemos para jugar y aprender (mientras los niños se conectan, nosotros resolvemos conflictos de hardware o nos paseamos).
El propio Blog / Wiki de Aula o el Aula Virtual, que raramente consultan nuestros alumnos fuera de clase y, mucho menos, las familias (a lo sumo, otros docentes para almacenar recursos o copiarlos en su propio blog de aula).
No está mal para empezar, pero esto ya empieza a quedarse corto. Es el momento de avanzar, de explorar nuevos usos (no sólo nuevas herramientas ni recursos), para sobrepasar las actividades de HotPotatoes, las Caza de Tesoros y las WebQuests.

Por eso, poco a poco iremos publicando tareas TIC, con una metodología y organización clara y sencilla, que te vayan introduciendo a un cambio de metodología y el desarrollo de competencias.

En los próximos 15-20 años esta simbiosis cambiará completamente la relación con nosotros mismos y con los otros.

No obstante, todo esto queda hoy reservado a algunos. Internet sólo concierne a un 5% de la humanidad. Estas tecnologías son costosas y difíciles de utilizar. ¿Quién va a utilizarlas? ¿Cómo reducir esta fosa digital? ¿Cómo evitar el imperialismo de aquellos que detentan las herramientas, controlan los medios, definen las reglamentaciones políticas y económicas? ¿Cómo evitar que todo esto ponga trabas a las libertades humanas? Estas son las preguntas a las que el futurólogo debe tratar de encontrar respuestas.

Internet nos pone al alcance una cantidad ingente de documentación de cualquier tipo, sobre cualquier tema y en cualquier formato, consecuencia de que la Web actual constituye el mayor almacén de información recopilado por personas. Resultado de este gran volumen de información y de su crecimiento constante surgen diversos problemas que repercuten en la obtención de resultados. Con el objetivo de solventar la problemática actual e incrementar las potencialidades de las Web surge la Web Semántica, cuyo principal instrumento para la mejora de la organización y gestión de la información son las ontologías. La unión entre ontologías e información geográfica se presenta como la alternativa necesaria para poder solventar los principales problemas que atañen a esta información.

Con las ontologías, los usuarios organizarán la información de manera que los agentes de software podrán interpretar el significado y, por tanto, podrán buscar e integrar datos mucho mejor que ahora. Gracias al conocimiento almacenado en las ontologías, las aplicaciones podrán extraer automáticamente datos de las páginas web, procesarlos y sacar conclusiones de ellos, así como tomar decisiones y negociar con otros agentes o personas.

Las ventajas que ofrece Internet para la búsqueda y recopilación de cualquier tipo de información en general y geográfica en particular son innegables, consecuencia de que la Web actual constituye el mayor almacén de información recopilado por personas. Debido a esto, se puede acceder a una cantidad ingente de documentación de cualquier tipo sobre cualquier tema y en cualquier formato. Pero el crecimiento progresivo de la WWW está provocando que los buscadores tengan dificultades para mantener la calidad de recuperación de los resultados. Además, los buscadores sólo acceden a lo que se denomina contenido estático de la Web e ignoran la parte dinámica de la misma, es decir, aquellas páginas generadas a partir de bases de datos. Es por esto, por lo que se produce el surgimiento de la Web Semántica, cuyo principal instrumento para la mejora de la organización e interrelación de los recursos presentes en la Web son las ontologías.

Estos problemas tampoco resultan ajenos a los diferentes servicios web que presentan Sistemas de Información Geográfica (SIG) e Infraestructuras de Datos Espaciales (IDEs).

WEB ACTUAL VERSUS WEB SEMÁNTICA: CONTEXTO

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos hoy día en la Sociedad de la Información es la sobrecarga de información, un problema que se potencia por el constante crecimiento de recursos disponibles en la Web. Este hecho repercute de forma directa en la navegación a través de la red para la búsqueda de una determinada información útil o necesaria, incrementando la cantidad de tiempo invertido a pesar de la potencia y sagacidad crecientes de los buscadores disponibles.

La Web actual, conocida como Web Sintáctica, se caracteriza por enlazar gran cantidad de recursos entre sí mediante hipervínculos, esto se conoce como grafo dirigido. Los ordenadores realizan la presentación visual (tarea fácil) y las personas navegan, seleccionan e interpretan el contenido (tarea difícil). Esto es resultado del lenguaje utilizado en el desarrollo de páginas web (HTML – HyperText Markup Language), únicamente incluye información sobre características de visualización de la información (tipo de letra, color, etc.), por lo que el significado sólo es accesible a las personas y no para los ordenadores. Por este motivo, mientras el usuario visualiza e interpreta el contenido de una página web los ordenadores.

Esto pone de manifiesto la falta de capacidad de las representaciones en que se basa la Web actual para expresar significados, ya que mientras la presentación de los datos en el navegador es inmediatamente comprendida por una persona, para el ordenador es una tarea imposible poder entender cuál es la semántica del documento, ya que aparece entremezclada con las etiquetas del formato de representación elegido. Esta misma limitación expresiva hace que la noción de semántica que manejan los buscadores web se limite a palabras clave con pesos, pero planas e inconexas, lo que no permite reconocer ni solicitar significados más elaborados (Castells, 2003).

Como respuesta ante la problemática derivada de las dificultades que conllevan las posibilidades de acceso masivo a los datos, la complejidad de su interpretación posterior y la dificultad que supone la búsqueda de una determinada información de forma precisa y rápida surge la Web Semántica , como vía para ofrecer soluciones más efectivas a los usuarios de Internet.

Esta “nueva” Web, según (Berners-Lee y otros 2001), vendría a ser una extensión de la Web actual dotada de significado, esto es, un espacio donde la información tendría un significado bien definido, de manera que pudiera ser interpretada tanto por agentes humanos como por agentes computerizados para poder trabajar en cooperación. La Web Semántica (Berners-Lee y otros 2001) propone superar las limitaciones de la Web actual mediante la introducción de descripciones explícitas del significado, de la estructura interna y la estructura global de los contenidos y servicios disponibles en la WWW.

Frente a la semántica implícita, el crecimiento caótico de recursos y la ausencia de una organización clara de la actual Web, la Web Semántica aboga por clasificar, dotar de estructura y anotar los recursos con semántica explícita procesable por máquinas.

Como se comentó con anterioridad, actualmente la Web se asemeja a un grafo dirigido, formado por nodos (recursos) del mismo tipo y arcos (hiperenlaces) que conectan los diferentes recursos igualmente definidos. Por ejemplo, no se hace distinción entre una página personal y el portal de una tienda on-line, como tampoco se distingue explícitamente los enlaces a las asignaturas que imparte un profesor de los enlaces a sus publicaciones. Por el contrario, en la Web Semántica cada nodo se clasifica mediante un tipo (profesor, tienda, pintor, libro) y los arcos representan relaciones explícitamente diferenciadas (pintor-obra, profesor-departamento, libro-editorial).

La abundante información que genera la Sociedad de la Información en la que vivimos inmersos provoca que el funcionamiento de la Web actual no sea adecuado para la gestión de tales volúmenes de información. Consecuencia de esta situación se produce el origen de la Web Semántica, cuyas aplicaciones y herramientas tienen como finalidad proporcionar un enorme salto cualitativo en funcionalidad y posibilidades para la red y sus usuarios. En suma, el objetivo de la Web Semántica es que la Web pase de ser una colección de documentos a convertirse en una base de conocimiento y para esto las ontologías son el instrumento más eficaz.

La imbricación de las ontologías con la información geográfica parece ser más que necesaria, dadas las enormes ventajas que proporcionan a los usuarios de esta información. Las implementación de las ontologías en el campo de la IG hará posible mejorar las búsquedas de información, el procesamiento de los datos en la red, una explotación de resultados más potente, se reducirá el tiempo empleado, se abrirán nuevos horizontes y posibilidades que potenciarán multitud de usos y, todo ello, revertirá, de forma directa, en un aumento de la confianza sobre la red, su utilidad y su uso, mientras, por otro lado, esto repercutirá en un aumento cualitativo de la potencia de explotación de los datos vía SIG o vía IDE.
juandon