juandon

ocaso

A veces incluso el E-learning puede llegar a ser tan “dirigista” y “rigido” como cualquier otra forma de aprendizaje formal, por eso mismo y escuchado a mi amigo Juan Cristobal Cobo , investigué sobre un aprendizaje DISRUPTIVO que va más allá incluso de los aprendizajes informales y naturales (invisibles) y llegar hacia escenarios mucho más “disonantes, , pero muy escalables e inclusivos.

La cuestión es que las personas que nos dedicamos a pensar sobre la educación hemos hecho mal la primera premisa, establecer ideas sobre la educación, si, parece un absurdo, pero nunca hemos tenido claro que quizás esta Sociedad no quiere que la EDUCACIÓN sea lo mismo que ha sido hasta ahora, y aquí radica el principal handicap, hemos empezado por un terreno “contaminado” y lo único que conseguimos es ir descontamienando algo que ya no tiene remedio, que pertenece a otras épocas y que en esta nueva Sociedad no tiene razón de ser.

Pero en este Escenario que estamos quizás sería más importante ir un poco más allá, sin perder de vista este referente, pero se trataría de “encontrar” caminos diversos, posibilidades previstas o no, pero intentar tener claro que queremos que sea LA EDUCACIÓN en esta nueva sociedad que vivimos.

  Afortunadamente diferentes pensadores tienen abiertos espacios de pensamiento que van en esta dirección, aunque pocos lo consideran como la búsquedad e una “alternancia” a los modelos  existentes, sino más bien, mejoras dentro del aspectro que constituyen los parametros de los Sistemas establecidos y aceptados por la misma sociedad.

La trayectoria del cambio educativo es la de un campo de estudio poco habituado a los éxitos. Un repaso superficial a su corta historia, el síndrome post-spuknit señala sus comienzos, pone de manifiesto que la frustración ha sido la nota dominante. Considerando las esperanzas que alentó en términos de control del cambio en las instituciones educativas en pos del progreso socioeconómico, estos “prometedores augurios” fueron traicionados por el fracaso que acompañó el despliegue de los grandes proyectos de cambio curricular centro/periferia. La frustración se ha visto, en parte, atemperada con la incorporación de aproximaciones más comprometidas con los aspectos prácticos.

Las perspectivas culturales y políticas de la innovación han roto la ortodoxia técnica ofreciendo alternativas sugerentes, pero su influencia ha sido francamente limitada, sobre todo si se observa la capacidad de pervivencia de los esfuerzos de cambio de tinte gerencialista, y su versatilidad para manifestarse a través de nuevas formas a lo largo del tiempo  )M.Mar Rodríguez Romero
Universidade Da Coruña.)   http://www2.uca.es/HEURESIS/heuresis97/v1n1-3.html
El desarrollo de aplicaciones de red innovadoras en marcha a una velocidad asombrosa. Hace diez años que se podría haber predicho el impacto de la World Wide Web? ¿Quién podría haber predicho el impacto de Napster hace dos años? Y quién sabe cuál será el próximo? Tal es el dilema del técnico de instrucción que se esfuerza por utilizar tecnologías cada vez más emergentes al servicio del aprendizaje, por eso mismo algo estamos haciendo mal…quizás deberíamos dejar entrar en la educación a otros AGENTES, que deben ser de otros ámbitos, especialmente del mundo de la empresa y del trabajo: cazadores de talentos, Coolhunters, diseñafores y arquitectos de arte….

Estableceremos experiencias que permitan que un gran número de individuos  se auto-organizan de una manera muy descentralizada con el fin de resolver problemas y lograr otros objetivos y todo ello de manera social, incluso que se atrevan a compartir aquellos datos que no llegaron a funcionarles (El Error como aprendizaje)
Texto Adaptado con fines didácticos

De: Revista Istmo en Línea  Adaptado por Paaula Aguilera.

“Corregir los errores aumenta la capacidad e iniciativa para observar, indagar y rectificar. Se trata de aprovecharlos para avanzar en la adquisición de conocimientos.

El error es una constante en todo proceso de enseñanza-aprendizaje, pero es innegable que la didáctica tradicional lo consideraba algo punitivo y en esencia no bien visto.

Hoy día prevalece una didáctica constructivista donde el estudiante ocupa el lugar privilegiado en la enseñanza-aprendizaje; el error es ponderado porque se considera que el equivocarse es una oportunidad para el aprendizaje. Con el error, se dice, el estudiante se da cuenta que ante el aprendizaje no puede ni debe adquirir actitudes superficiales, y por lo tanto, ofrece una coyuntura para la autocrítica y para inferir la necesidad de aprender de los errores y fracasos: cuando un estudiante se equivoca, se le hace ver su error y se le invita a corregirlo. Es innegable que con ello aumenta su capacidad de curiosidad e iniciativa para observar, indagar y rectificar.

Para los otros teóricos, en particular para los psicólogos cognoscitivitas que consideran a la persona humana como un gran centro de procesamiento de información, el error es parte del mismo proceso de autoinformación. El error es un hecho normal en el complejo proceso de la resolución de un problema y es, eventualmente, síntoma de un estado en donde se procesa una conceptualización.

Analizar, corregir y aprender

El docente debe permitir la identificación del lugar donde se encuentran los obstáculos del proceso de aprendizaje. El docente que forma, puede y debe investigar los orígenes del error para encontrar las correcciones posibles. El resultado es la calidad de la retroalimentación ofrecida al estudiante para su desarrollo por parte de su maestro (feedback), esto determina el logro del aprendizaje.

La retroalimentación es vital en la medida en que abastece, fortalece a la persona sobre las informaciones necesarias y sobre la calidad de su respuesta. En esta perspectiva, no es tan grave que el estudiante cometa errores, a condición de que sea rápidamente retroinformado; al error no debe seguirle un castigo, sino medios para descubrir una buena respuesta. Las situaciones de enseñanza-aprendizaje han de favorecer a los estudiantes para percatarse de sus errores, sin miedo, y corregirlos.

A partir de los errores, los estudiantes y docentes efectúan diagnósticos y pilotean las actividades de aprendizaje en los diferentes espacios educativos. De ahí la trascendencia de atender educativamente al error y la necesidad de reconocer que la situación de enseñanza-aprendizaje es ante todo una situación particular de comunicación, que articula tres componentes: un «docente» que tiene la intención de enseñar, unos «estudiantes» que no todo el tiempo desean aprender y un «contenido educativo» por enseñar. Esta situación es concebida por el docente como un medio para persuadir sobre el logro de un aprendizaje en el estudiante.

Si admitimos que la educación es una acción que toma en cuenta la producción de los efectos del aprendizaje, se podría comparar la situación de enseñanza-aprendizaje como una «situación de producción». Imaginemos que, en un sistema restringido a la situación de enseñanza-aprendizaje, el producto a transformar sean los estudiantes. Al entrar al sistema se transforman porque han aprendido. En el sistema, ellos se capacitan intelectualmente sobre la base de un material real o simbólico y con ello adquieren nuevas capacidades o competencias.

El objetivo es que en el sistema se ponga en marcha la estrategia para que los estudiantes realmente aprendan. Como sujetos de aprendizaje, analizarán las diferentes situaciones, confrontarán sus resultados con los de sus compañeros, se darán cuenta del «error» (con o sin ayuda del docente) y verificarán sus procesos de aprendizaje. En este momento de verificación, lo vital es el tipo de inferencias o de razonamiento que haga el estudiante sobre lo adquirido. Por lo anterior, no pretendemos ofrecer una imagen mecánica ni reduccionista del aprendizaje en cuanto a un solo proceso de transformación, sino más bien señalar que el docente y los estudiantes, al estar relacionados implícita y explícitamente en una situación de proceso de enseñanza-aprendizaje, constituyen los dos polos de una relación educativa ampliamente dependiente de factores psicológicos, socio-afectivos, cognitivos e institucionales. No hacemos sino valorar toda la riqueza de esas interacciones y, sobre todo, las dificultades individuales que pueden surgir en todo momento, como parte del proceso de aprendizaje.

Si lo pensamos bien, el mismo Schank, intento construir un modo diferente de Escuela, pero realmente fue solo eso, un intento, la realidad es que si las cosas no son refrendadaas por la Sociedad en su conjunto, de muy poco sirven, son solo eso, intenciones o en el mejor de los casos, experimentos.

Verdad en juego

Consideremos que la educatividad cognitiva tiene como objetivo mejorar los modos de razonamiento con la finalidad de facilitar la transferencia de habilidades cognitivas en situaciones de enseñanza-aprendizaje.

Por todo lo que está en juego en materia de aprendizaje, a los profesores nos deben interesar los errores de nuestros estudiantes: ellos indican los procesos conceptuales a obtener. Los mismos modelos constructivistas, desarrollados fuertemente en estos últimos años, se han preocupado, contrariamente al pasado, en no dejar de lado el error y en conferirle un papel más positivo.

Debemos reconocerlo como una figura determinante de todo aprendizaje (Serres, 1991). Aprender es tomar el riesgo de equivocarse siempre. Existe un «saber del error» como lo afirma Jean-Pierre Jaffré, porque al error más bien se le orienta y se le guía, por lo que lo fundamental entre un estudiante novicio y un enseñante experto de su disciplina, es generar un intercambio de paradigmas. Lo esencial para nuestro propósito, es que los intercambios de paradigmas nos describen la victoria de la verdad sobre el error.

Es aquí donde se presenta la dificultad de los profesores para comprender los errores de sus estudiantes. Unos y otros no piensan con el mismo cuadro de referencia, no emplean la misma lógica ni usan los mismos conceptos.

En conclusión, el gran desafío para la didáctica hoy es el tratamiento metodológico de los errores como materia prima del aprendizaje y desarrollo didáctico (Cifali, 1994). Se requiere una postura profesional del docente ante los errores de sus estudiantes. Es necesario un contrato pedagógico renovado, en que el trabajo de los errores dé sentido a los aprendizajes. Y en donde, al mostrar la unidad de los saberes deseables al estudiante, éste convierta al error en parte medular de su desarrollo personal.”

Esta manera de aprender que sugerimos podría ser tan perjudicial para las nociones tradicionales de aprendizaje en línea como Napster demostró a las concepciones tradicionales de la Internet.

Nuestra discusión de la auto-organización de los sistemas sociales en línea se iniciará con una exploración del problema de la escalabilidad y ancho de banda en el aprendizaje en línea, y los medios propuestos actualmente para la superación de estos problemas: “los objetos de aprendizaje” de forma automática montada por los sistemas inteligentes de instrucción. Vamos a discutir lo que creemos que son las debilidades en el aprendizaje automático de enfoque de objetos.

Si el ancho de banda (velocidad de internet en el acceso a datos) se supera y tenemos esa posibilidad en cada hogar, escuelas, universidades…eso significaría que el aprendizaje en línea sería perfecto?, pues sinceramente NO….

Siempre habrá un problema en la formación MASIVA (por ejemplo los MOOCS), una debilidad muy importante, cual es la tutorización de miles de estudiantes, eso parece imposible y lo discutimos en san Sebastian el mismo Cristobal Cobo y yo mismo, por eso mismo esas comunidades de aprendizajes parecen más adecuadas para el aprendizaje…, bien es cierto que la INTELIGENCIA ARTIFICIAL, nos puede ayudar a ello, sistemas inteligentes que harán que la retroalimentación, por ejemplo, sea más fácil y operativa por medio de ASISTENTES VIRTUALES…eso si.

Seguramente David Wiley y Edwars en el 2002…que lo investigaron (automatizando las evaluaciones de los estudiantes mediante asistentes inteligentes), vio que esta manera de medir era más significativa que lo que propiamente realizamos las personas, lo que nos lleva a tener otra alternativa y muy importante, el soporte entre pares.

Finalmente incidir que si con E-learning podemos tener problemas de número de alumnos por curso por la propia escalabilidad que “dictan” las propias tecnologías y el propio diseño de los cursos, mientras que l

Los modelos informáticos de los fenómenos de auto-organización muestran que, sin un número suficientemente grande de agentes la situación parece transformarse cualitativamente diferente si alguna vez se lleva a cabo (Johnson, 2001). Esto significa que la línea de auto-organización de los sistemas sociales podría sentar las bases de una ciencia nueva de diseño instruccional, es decir, el diseño instruccional súpera la teoría  lo cual   se ocupará de los modelos de diseño de Escenarios de aprendizaje para facilitar el aprendizaje en muy grandes grupos de estudiantes, per osiempre de manera distribuida y personalizada…

Esta línea de auto-organización de los sistemas sociales son facilitadas por un tipo particular de software de infraestructura, que es generalmente basada en la web y se caracteriza por un alto grado de descentralización de la gestión. (Estructuras similares pueden existir dentro de otros entornos tecnológicos, tales como listas de correo o grupos de noticias , ..

 El género conocido como el sitio web de “web log” o “blog” es tal infraestructura y proporciona una gran variedad de posibilidades de trabajo primordial para que este modelo en  línea de auto-organización de los sistemas sociales pueden surgir. 

Las tareas del día a día de la creación de nuevos contenidos, añadir comentarios, la evaluación de la calidad del material presentado, proporcionando apoyo a los usuarios y responder preguntas, y otras tareas se distribuyen entre toda la comunidad a través de la infraestructura de blog.
naturalmente varían en el grado de descentralización que empleemos (desde el control editorial muy limitado centralizado a ningún tipo de control central), el dominio de los contenidos que cubrir (de la muy específica para el auto-proclamado “Todo”), y la explicitación de su facilitación del aprendizaje (a partir de noticias que ayudan a las personas mantenerse al día con los acontecimientos actuales para ser expresamente creadas para el propósito de facilitar la solución de problemas de colaboración en línea). 

Esta manera DISRUPTIVA de aprender podría significar el verdero aprendizaje real que la sociedad necesita…


juandon
Fuentes:

https://juandomingofarnos.wordpress.com   juandon

CONFERENCIA UNIVERSIDAD MÉDICA DE LA HABANA (CUBA) http://uvs.sld.cu/ (a petición de la Dr. Gisela Martínez) 

Ponente: Juan Domingo Farnós Miró (juandon)

http://www.cuatro.com/comunes/multimedia/videoAS3/skins/cuatro/PLYVideo_cuatro.swf
http://www.aprendizajeinvisible.com/es/ Cristobla Cobo y John Moravec

http://opencontent.org/docs/ososs.pdf  Wiley and Edwards

http://blogcued.blogspot.com.es/2013/11/the-learner-on-wokplace-el-poder-del.html CUED:

the learner on the wokplace! …el poder del aprendiz… By Juan Domingo Farnos