juandon

11tiemposmodernos

El cambio en educación y trabajo, sobretodo, que nos viene encima está presentando  muchas preguntas y un sano escepticismo que se justifica en relación con las proclamaciones de los expertos que se desplazan de un sector a otro (primero la industria de la música, a continuación, el periodismo, ahora la asistencia sanitaria y la educación) proclamando “interrupción”(disruption)y “nuevas economías” y también por la “perdida de rumbo” en organizaciones educativas, sociales, sanitarias…nadie sabe donde va, porque nadies está preparado para poder pensar en todo ello.

Esta situación produce “escenas dantescas”, donde unos se aferran a lo que “tienen”, pero saben que no es lo que se debe hacer, otros se “tiran al vacío” sin tener ni la menor idea de lo que buscan, es ahora cuando surgen las envidias, los miedos, ….todo ello es fruto del desconocimiento y de la falta de preparación que arrastramos des de hace décadas.

A los líderes actuales aún les va peor, están completamente desubicados: directores, rectores, gestores en general, se encuentran en medio de una vorágine que no controlan y mucho peor, les sobrepasa por todos lados, ya que ellos no son “lideres del futuro”, simplemente son ya pasado.

Si a eso añadimos que los poderes políticos aún tiene menos idea que nadie y por tanto no están ni capacitados para legislar, ejecutar…y si además representan un pasado que ya nadie quiere porque ahora conoceos “cosas” que nunca antes conocíamos, las tecnologías nos han permitido como nunca “sacar las carencias de nuestros sistemas y de nuestros líderes“, ahora solo ellos lo pueden arreglar y solo tienen un camino, salirse de la primera línea y dejar paso a nuevas mentalidades, a otras personas que por sus ideas, adaptabilidad, reconocimiento de las nuevas generaciones…se pongan al frente a empujar esta sociedad.

Estamos en tiempos de “rencor, envidia…” y todo porque estamos “perdidos en una sociedad que para algunos es una “desconocida”, pero lo es porque no podemos, no sabemos o no queremos adaptarnos, seguimos pensando que las épocas antiguas fueron mejores y que la actual y la que vendrá será un desastre, eso nos hace “vulnerables”, nos hace débiles y nos impide ponernos al día, y no me refiero a conocimientos, si no a mentalidades.

Verdaderamente alguien que sufre de envidia sufrirá por los logros de los demás y se alegrará por sus fracasos, sin embargo, se mantendrá pasivo ante sus necesidades y no dedicará esfuerzo para superarse a sí mismo” , esta frase refleja la situación actual y la que debemos superar lo más rápidamente y de manera precisa posible…

La envidia es una de las emociones más negativas; aunque a veces pensemos que nos ayudará a superarnos a nosotros mismos, realmente es un sentimiento insano que se proyecta en los demás y que nos incapacita para conseguir nuestras propias metas.

La característica principal de una persona envidiosa es su deseo de destacar y su comparación con otras personas. Realmente no se va a centrar en sus posibilidades y en las opciones que tiene para conseguirlo y va a dedicar su tiempo a tirar por tierra los logros de los demás. Si no confiamos en nosotros mismos, ¿cómo queremos mejorar? Es importante determinar cuál es tu objetivo a conseguir, ya sea a nivel laboral, conyugal, social…, y te centres en las acciones que vas a llevar a cabo para conseguirle, así no tendrás tiempo de compararte con otros y de criticarles.

Dedica todo tu tiempo a cubrir tus necesidades y tus expectativas, te sentirás recompensado y más positivo respecto a los demás. Te costará esfuerzo conseguirlo, pero así podrás valorar lo que ha necesitado tu competidor para conseguir su meta.

Nadie va contra nadie, esta es una postura que creemos que nos sucede…”todos nos miran mal”, todo el mundo habla mal de nosotros,…en eso estamos siempre, cuando veamos que nos sucede esto es mejor apartarnos un tiempo y ver la manera de superarlo….

Lo que si debemos hacer es o no “molestar”, o ayudar a los que si pueden tirar del carro, pero si no somos capaces de esto, mejor dar paso a otros, aunque ahora nosotros estemos”cima del poder”y debemos hacerlo porque esta prerrogativa que tenemos ahora, ya no sirve, es de “barro”, es tiempo de otras personas, de otras formas de ver la vida…

No podemos dejar pasar más tiempo, todo lo que hagamos ahora servirá y mucho para después y además saldremos todos reforzados.

juandon