juandon

esfuerzo

Cuando hablamos de aprender a aprender es porque ponemos en “cuestión”, siempre en duda, tus procedimientos, tu forma de enfrentarte al mundo y a la realidad y ser capaces de adaptarte a lo inmediato, a lo personalizado.

Cuando los aprendices encontremos nuestro propio “ecosistema” de aprendizaje, mutable, adaptativo y por encima de todo realizado de manera personalizada, entonces será cuando de nuestra iniciativo logremos ser capaces de desaprender y aprender cualquier aspecto que nos propongamos.

Si a eso añadimos que consigamos “construir” nuestras propias herramientas, a diseñar nuestros propios y peculiares métodos de aprendizaje, será entonces cuando podamos llegar tan lejos como queramos…

Las Organizaciones educativos formalizadores, nunca lograrán lo que hemos mencionado, no porque no quieran, si no porque es imposible que otros hagan lo que debemos hacer nosotros.

Si conseguimos llegar a este “status” nuestra aportación individualizada, conseguirá aportar un valor añadido de gran calidad a la sociedad.

Las autoridades político-educativas deben darse cuenta de ello, y facilitar el camino a las personas, no obstaculizarles más con trabas como los curriculums prescritos, la escolarización obligatoria, pruebas de evaluación que solo sirven para censurar, no para aprender, imposición de itinerarios obligatorios para obtener unos títulos que luego no sirven para trabajar…

Los docentes debemos entender no solo el contexto en que vivimos ahora, es más, debemos pasar a ser ayudante, facilitadores y dejar el “poder” en manos de sus dueños, “los aprendices” y tener presente que debemos apoyarlos a aprender con cualquier recurso que tengan a su abasto, con cualquier herramienta que ellos, no nosotros, consideren oportuna…por ejemplo las herramientas de la web 2.0, el aprendizaje móvil, el aprendizaje mixto, el aprendizaje online..

Las familias deben tener muy claro que todos somos aprendices y que el APRENDIZAJE DE LA SOCIEDAD-EL NATURAL- es la única manera de que los aprendices podamos entrar a formar parte de la sociedad, y que los títulos actuales solo indican que hemos asistido y superado unas pruebas que nos pone un SISTEMA EDUCATIVO dirigido y que no nos deja ni siquiera opinar…

Hoy escuchaba en las noticias de ámbito nacional, que las administraciones públicas (y dicen que son gobiernos abiertos) conocen internet, por supuesto y lo saben utilizar-faltaría más-pero no conocen lo que significa, no entienden que no sirve como complemento a lo de siempre, si no que significa un cambio radical de PARADIGMA, que con internet las cosas no pueden, si no que DEBEN hacerse de otra manera-…

Que el café para todos, las ventanillas para todos, las escuelas para todos….deben terminar, los hospitales deben estar “en casa”, que los aprendizajes están integrados en el trabajo, sea en el que sea, que los títulos que nos acreditan como sr Doctor, sr profesor, sr ingeniero….son los mismos que señor carnicero, señor mecánico…

Que las tecnologías de hoy y más de las de mañana, están en nosotros mismo, son una parte más y como tales nos permiten hacer las cosas de manera más sostenible, más personalizada y más humana y eso que dicen que la tecnología nos deshumaniza, pues no, todo lo contrario, nos ayuda a ser más personas individuales y sociales.

Hay mil maneras. de las cuales proponemos muchas, para cambiar las cosas, para hacer una sociedad que está cayendo en el abismo y que continuará cayendo si no nos “refundamos” y sabemos como hacerlo, entonces ¿por qué no lo hacemos?

La comunicación va a ser el gran eslabón que hará que la sociedad diga basta y se produzca una DISRUPCIÓN. La inteligencia artificial hará que la intercomunicación continuada y en todo momento (síncrona) sea el inicio del cambio que se viene venir pero que no acabamos de concretar por nuestros miedos y nuestras encarqueradas ESTRUCTURAS, que se caen como las de cualquier Imperio, pero que muchas de ellas se deben pagar, eso nos retiene, pero tendremos que pasar por encima de ellas…y cuando las tecnologías nos lo permitan, entonces lo haremos, no hay duda.

Por ejemplo la energía fosilizada (petróleo). Por supuesto que pasaremos a energías más ecológicas y renovables, faltaría más, es cuestión de mirar por la sociedad y no por el dinero que este producto implica y los miles de contratos que hay previstos con él. Hay que anular los contratos, y se que dirán que esto no se puede hacer, que va contra la ley, bien, es cierto, pero va contra unas leyes que culturalmente las hicimos para siglos pasados, no para este siglo y menos para los venideros

Hay que coger líderes valientes, que sepan anticiparse a las cosas, que entiendan la sociedad de ahora, que comprendan que la utilización de las tecnologías no son solo necesarias sino indispensables.

Ya que no vamos a poder cambiar las deudas privadas ni públicas nunca en la vida, lo lógico es fundar otra sociedad que parta de otros planteamientos y que deje los actuales anulados, fuera del circuito normal de convivencia.

En nuestro campo, el educativo, estas semanas empiezan los nuevos cursos escolares, universitarios…en diferentes países, y seguimos como siempre, haciendo lo mismo y eso cada vez lo que consigue es provocar más atraso (y eso que la gente cree que como más estudia mejores son, y por supuesto que es así, pero no de la forma en que lo hacemos, sino con los planteamientos que estamos comentando).

La CULTURA DEL ESFUERZO que muy bien clarificó JORDI ADELL, en una videocongferencia para IBERTIC, no es la solución y me explico. Si nos esforzamos en realizar unos aprendizajes que no solo están mal diseñados, si no que posteriormente no sirven para trabajar, la pregunta es fácil ¿para qué sirven? y la respuesta es obvia, para nada.

La crisis económica mundial, la de valores, la social….han provocado un “crash”, un antes y un después, y ahora estamos en el después, y los que quieran seguir con “lo de siempre” deben apartarse y salir de “sus escenarios acomodaticios”, ahora es tiempo de “otros”, de los líderes y de las personas que ya están cansadas de tantas innovaciones estériles, ahora toca a los divergentes, a los disruptivos, a los que estaban en los “bordes” pero ya deben entrar de llenos en el escenario.

QR_CODE_BRANDED_635122728567784568

 

juandon