juandon

escl

Cada día, la escuela, sus maestros, e incluso los compañeros dibujan líneas para medir y estandarizar la inteligencia. Ellos deciden qué criterios hacen que una persona se llamada inteligente y una persona estúpida.

Ellos deciden quién tendrá éxito y quién acabará saliendo adelante. Tal vez usted se encuentra fuera de la norma, porque se aprende de manera diferente – pero, a diferencia de sus compañeros de clase, que no tienen ningún sistema que apoya constantemente su capacidad y deseo de aprender. En pocas palabras, usted es considerado vago y estúpido. Se espera que falle.

Hay casos que el “fracaso escolar” ha hecho que tomemos las riendas de nuestras vidas de manera más responsable…, el aprendizaje fuera de las líneas azules, te lleva en un viaje hacia el cambio educativo al empoderamiento personal y profundo, lo que demuestra una vez más que las reglas a veces hay que romperlas.

El aprendizaje formalizado se ha vuelto un “ritual” más de nuestra vida, un hábito, una costumbre, hacemos las cosas como lo hemos hecho siempre, porque no nos detenemos a pensar en hacer las cosas de manera diferente…

Mucho de lo que hacemos deja de agregar valor: en lugar de mejorar un evento o un pedazo de aprender de lo cotidiano, mucho de lo que hacemos en el aprendizaje simplemente se entierra en la repetición previsible de otro evento de aprendizaje abstracto mal concebido, por lo que lo llevamos a la mediocridad en lugar de efectuar el cambio que buscamos.

Es fácil para el ritual, convertirse en dogma (siempre lo hemos hecho así). En lugar de hacer una diferencia, es sólo “cómo se hacen las cosas”. En lugar de hacer algo extraordinario, que hace que sea menos común. Esto hace que sea fácil de olvidar.

Cada vez somos más “tribu”, los que pensamos en la innovación educativa como la creación de nuevas situaciones, de nuevos conocimientos que se puedan implementar en aprendizajes y derivaciones directas en el mundo del trabajo, pero también…

Que no creemos en la “etiquetación” de personas ni en tempranas edades, ni nunca, y me refiero a las pruebas “objetivas” que se pasan a los estudiantes y se les “certifica” su grado de inteligencia, de competencias…eso en pedagogía educativa, como suele decir mi amigo Jordi Adell, es algo que echa por tierra cualquier principio de la pedagogía.

O no se dan cuenta que cada persona evoluciona en un momento determinado y según sus contextos espacio-temporales?

Realmente el mundo formalizado de la educación, el cual nunca debería perderse-que quede claro- pero con los planteamientos que venimos explicando, se está “perdiendo” (ningún interés para los aprendices), precisamente por situaciones como éstas….

Ya no debemos hablar más de pedagogía$ tecnología, ni siquiera quien debe prevalecer más ni menos, si no considerarlas como un todo unido y necesario para desarrollar, para crear ideas, aprendizajes, maneras de solucionar los problemas de la vida real.

Como expllica normalmente Jordi Adell, la metodología del COMADO-CONTROL, da igual que sea por medios humanos como artificiales, es una aberración educativa, las personas son eso, personas y cada uno aprende como quiere, cuando quiere y lo que quiere (Stephen Downes-Juan Domingo Farnós-Caracas 2013)

juandon

 

QR_CODE_BRANDED_635122728567784568