Aquellos de nosotros que presentamos habitualmente nos arriesgamos a desarrollar un sentido desproporcionado de nuestra propia importancia.
Via elartedepresentar.com