Buscar

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

fecha

11 agosto, 2011

This Scanner Does Something All Teachers & Students Will Love – Edudemic

Via Scoop.itWeb 2.0 for juandoming

Show original

Social Learning for Associations – Join Us on August 26 — Tagoras

Via Scoop.itE-Learning-Inclusivo

Show original

Teaching Kids about Tropical Storms & Hurricanes

Via Scoop.itE-Learning-Inclusivo

Learning about hurricanes and science….
Show original

Free Technology for Teachers: 10 Common Challenges We’ll Face This Fall – Challenge #4: Helping Students Research and Organize

Via Scoop.itE-Learning-Inclusivo

Show original

Contexto educativo y Mediación pedagógica: ¿Libros o tabletas?

Via Scoop.itE-Learning-Inclusivo

Show original

Diseñar medios no es buscar un aspecto, sino crear “su” Escenario!

Via Scoop.itE-Learning-Inclusivo

FUNDAMENTOS PARA EL DISEÑO DE MEDIOS (su escenario) JUAN DOMINGO FARNÓS MIRÓ juandon   Las perspectivas de las TIC para la formación vienen motivadas tanto por los avances …
Show original

Diseñar medios no es buscar un aspecto, sino crear “su” Escenario!

FUNDAMENTOS PARA EL DISEÑO DE MEDIOS (su escenario)

JUAN DOMINGO FARNÓS MIRÓ

juandon

 

Las perspectivas de las TIC para la formación vienen motivadas tanto por los avances de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información, como por las transformaciones que en el campo de la enseñanza se van dando por efecto de integración y/o adaptación de dichas tecnologías en el marco educativo. Y en la corriente de esta evolución tecnológica, la utilización de las TIC ofrece un amplio abanico de posibilidades constituyendo un reto para la enseñanza.

 

La experiencia nos muestra que la necesaria flexibilización de las estructuras docentes implica nuevas concepciones del proceso de enseñanza y aprendizaje en las que se acentúa la implicación activa del alumno en el proceso de aprendizaje; la atención a las destrezas emocionales e intelectuales a distintos niveles; la preparación de los jóvenes para asumir responsabilidades en un mundo en rápido y constante cambio, y la flexibilidad de los estudiantes para entrar en un mundo laboral que demandará formación a lo largo de toda la vida.

 

Se trata de lograr que los actuales alumnos se transformen en nuevos usuarios de la formación, con una fuerte participación en el proceso de enseñanza-aprendizaje donde el énfasis está en el aprendizaje más que en la enseñanza, y que se caracterizan por ejercer una nueva relación con el saber, por nuevas prácticas de aprendizaje y adaptables a situaciones educativas en permanente cambio.

 

Desde la perspectiva del rol del alumno, esto implica (Salinas, 1997a): Acceso a un amplio rango de recursos de aprendizaje; control activo de dichos recursos; participación de los alumnos en experiencias de aprendizaje individualizadas, basadas en sus destrezas, conocimientos, intereses y objetivos; acceso a grupos de aprendizaje colaborativo, que permita al alumno trabajar con otros para alcanzar objetivos en común para la maduración, éxito y satisfacción personal; experiencias en tareas de resolución de problemas (o mejor de resolución de dificultades emergentes antes que problemas preestablecidos) que son relevantes para los puestos de trabajo contemporáneos y futuros.

 

Los retos que para la organización del proceso de enseñanza-aprendizaje ofrecen dichas implicaciones dependerán en gran medida del escenario de aprendizaje (el hogar, el puesto de trabajo o el centro de recursos de aprendizaje), es decir el marco espacio-temporal en el que el usuario desarrolla actividades de aprendizaje. El apoyo y la orientación que recibirá en cada situación, así como la diferente disponibilidad tecnológica son elementos cruciales en la explotación de las TIC para actividades de formación en esta nueva situación, pero en cualquier caso se requiere flexibilidad para cambiar de ser un alumno presencial a serlo a distancia y a la inversa, al mismo tiempo que flexibilidad para utilizar autónomamente una variedad de materiales.

Esto supone la existencia de nuevos espacios de intervención educativa en cuanto que aparecen todos estos nuevos escenarios (hogar, centros de recursos multimedia, centros comunitarios polivalentes, centros municipales, la propia institución educativa, etc.) donde se realizan aprendizajes enmarcados en acciones tanto de la educación formal,

como de la no formal y la informal. Estas nuevas modalidades de formación requieren acciones de orientación y guía, así como de gestión de los recursos de aprendizaje.

Una manera de explicar las posibilidades de la Internet como medio de comunicación es conceptualizarla como un conjunto de “herramientas” y de “espacios” en los que comunidades de seres humanos con intereses comunes interactúan e intercambian información (December, 1995):

* Espacios para la comunicación síncrona y asíncrona individuo-individuo o individuo-grupo.

* Espacios para la interacción y la actividad social.

* Espacios para la información, para la distribución, búsqueda y recuperación de información en cualquier formato digital.

* Espacios para la educación y la formación.

Pero es necesario no confundir “información” con “conocimiento” o “educación”. Los objetivos educativos van más allá de los objetivos informativos: un noticiario televisivo es informativo (más o menos, o de una manera “mediada”, si se quiere), pero no es “educativo”. Muchos de los planteamientos actuales en el uso de las redes informáticas para la educación no pasan de ser “informativos” o “editoriales”, es decir, no se asientan sobre metodologías de enseñanza/aprendizaje. Las metáforas que los describen son el libro de texto tradicional o el documental, no la experiencia de aprendizaje o el contacto directo con la realidad.

Por ello, desde hace 10 años aproximadamente, ha aparecido un nuevo campo de investigación: la educación por línea, es decir, los procesos educativos cuyo medio de comunicación fundamental son las redes informáticas. Si consideramos la formación presencial y su escenario fundamental, el aula, como un sistema de comunicación de banda ancha que abarca todos los sentidos humanos (algunos más utilizados que otros), las comunicaciones digitales se caracterizarían actualmente por las limitaciones en el ancho de banda, pero por una mayor flexibilidad en las coordenadas espacio-temporales. La educación por línea se realiza en espacios virtuales, lugares no existentes más que como experiencia subjetiva compartida por personas que utilizan un conjunto de formas de intercambio de información basadas en sistemas de ordenadores, redes telemáticas y aplicaciones informáticas.

Comunicación real en el aula virtual

El concepto fundamental implícito en las últimas experiencias de educación por línea es el de “aula virtual”: un intento de implementar mediante aplicaciones telemáticas la calidad de la comunicación de la formación presencial en la educación a distancia. En ocasiones, en el lenguaje cotidiano oponemos “virtual” a “real”. Sin embargo, lo virtual es aquello que posee las mismas características y efectos que los objetos o situaciones reales que representa. Las aulas virtuales son la manera de incorporar los efectos didácticos de las aulas reales a contextos en los que no es posible reunir físicamente a los participamtes en un proceso de enseñanza/aprendizaje. Es evidente que la modalidad educativa que más se puede beneficiar de esta tecnología es la enseñanza a distancia.

El “aula virtual” (virtual classroom) es el concepto que agrupa actualmente las posibilidades de la enseñanza por línea en Internet. En principio, un “aula virtual” es un entorno de enseñanza/aprendizaje basado en un sistema de comunicación mediada por ordenador. Todos tenemos experiencia con aulas “normales”, arquitectónicamente tangibles: son el espacio en el que se producen el conjunto de actividades, intercambios y relaciones comunicativas que constituyen el eje fundamental de la enseñanza y el aprendizaje. Evidentemente, no todo lo importante en educación se produce estrictamente dentro del aula.

 También tenemos laboratorios y bibliotecas, y pasillos, cafeterías y otros espacios para la relación interpersonal. Los alumnos estudian en sus casas o residencias. En cuanto a las actividades, no todo el “trabajo en el aula” es clase magistral en gran grupo: se dan seminarios o sesiones en pequeño grupo, trabajo cooperativo entre estudiantes, estudio individual y otras múltiples actividades, algunas de modo informal.

Pero, como afirman Hiltz y Turoff (1993), no es la tecnología hardware y software la que proporciona el potencial de mejora del proceso educativo. Los entresijos de estos mecanismos de comunicación deben llegar a ser lo más invisibles posible para los participantes. La tecnología pedagógica principal utilizada en la enseñanza en línea es el aprendizaje cooperativo:

“El aprendizaje cooperativo se define como un proceso de aprendizaje que enfatiza el grupo o los esfuerzos colaborativos entre profesores y estudiantes. Destaca la participación activa y la interacción tanto de estudiantes como profesores. El conocimiento es visto como un constructo social, y por tanto el proceso educativo es facilitado por la interacción social en un entorno que facilita la interacción, la evaluación y la cooperación entre iguales ” (Hiltz y Turoff, 1993).

El conjunto de aplicaciones informáticas disponibles actualmente en Internet, adecuadamente integradas, nos permite crear un entorno muy rico en formas de interacción y, por tanto, muy flexible en estrategias didácticas.

¿Cuáles son las las principales diferencias entre los entornos de formación presencial y los virtuales?

 En general, cuando nos referimos a los entornos presenciales de formación los situamos en un espacio cerrado (un aula en una institución educativa) y utilizando los materiales habituales (libros, blocs de notas, mesas, sillas, etc.) y con procesos de comunicación cara a cara. Cuando nos referimos a entornos virtuales de formación, debemos tomar, necesariamente, otros referentes. Nos referiremos a un espacio de comunicación que integra un extenso grupo de materiales y recursos diseñados y desarrollados para facilitar y optimizar el proceso de aprendizaje de los alumnos y basado en técnicas de comunicación mediadas por el ordenador.

 

 

 

Entre las contribuciones de las TIC en el campo educativo, una de las principales es abrir un abanico de posibilidades de uso que pueden situarse tanto en el ámbito de la educación a distancia, como en el de modalidades de enseñanza presencial. Para diseñar y desarrollar entornos de formación basados en estas tecnologías habrá que tener presente esta circunstancia y plantear situaciones que se adapten a una diversidad de situaciones (por parte del alumno, del profesorado, de la institución, etc.). Conocer las posibilidades que las características de las distintas aplicaciones y entornos susceptibles de ser usados, va a ser crucial para sacar el máximo partido a estas tecnologías.

 

Pero sus posibilidades descansan, tanto o más que en el grado de sofisticación y potencialidad técnica, en el modelo de aprendizaje en que se inspiran, en la manera de concebir la relación profesor-alumnos, en la manera de entender la enseñanza. Deben ser estudiadas por tanto desde una óptica pedagógica.

 

Las perspectivas que las TIC presentan para su uso educativo, exigen nuevos planteamientos que a su vez requerirán un proceso de reflexión sobre el papel de la educación a distancia en un nuevo mundo comunicativo, pero también provocarán un cuestionamiento de las instituciones educativas. En efecto, el entramado de redes de comunicación y las posibilidades crecientes de los sistemas multimedia cuestionan, tanto para la educación a distancia como para la presencial, la utilización de los sistemas educativos convencionales.

 

Muchos de los conceptos asociados con el aprendizaje en la clase tradicional, pero ausentes cuando se utilizan sistemas convencionales de educación a distancia, pueden reacomodarse en la utilización de redes para le enseñanza, dando lugar a una nueva configuración de la enseñanza que puede superar las deficiencias de los sistemas convencionales (tanto presenciales como a distancia). En este sentido, un posible punto de encuentro entre los planteamientos de las TIC en la educación a distancia y las situaciones presenciales podemos encontrarlo en estos planteamientos del aprendizaje abierto.

 

 Ambos educación a distancia y aprendizaje abierto disponen de una trayectoria en el campo pedagógico que al mismo tiempo que ofrecen numerosos puntos de referencia a la hora de entender el uso de las TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje, aportan también elementos de su propia tradición que dificultan dicha tarea (Salinas, 1997b). Por ello, viene siendo frecuente utilizar el concepto de enseñanza o formación flexible como contexto donde analizar las TIC y sus posibles planteamientos en la formación. Por ejemplo, Moran y Myrlinger (2000) definen el ideal de aprendizaje flexible como “los enfoques de enseñanza y aprendizaje que están centrados en el alumno, con grados de libertad en el tiempo.

 

 

 

 

 

“La enseñanza formal y, fundamentalmente, la enseñanza superior ‘convencional’, sea presencial o a distancia, se ve transformada evolucionando hacia modalidades de aprendizaje abierto, donde se produce una oferta educativa flexible. Este tipo de oferta flexible requiere materiales diseñados para un doble uso: tanto los estudiantes presenciales, como aquellos que no pueden estar físicamente presentes, conseguirán el acceso al aprendizaje a través de una variedad de medios y con la posibilidad de clases tutoriales y entrevistas personales. En el diseño de estos nuevos ambientes o entornos virtuales lo fundamental no es la disponibilidad tecnológica, también debe atenderse a las características de los otros elementos del proceso instructivo y en especial al usuario del aprendizaje.

 

 No son los mismos usuarios (no presentan las mismas necesidades de aprendizaje, las mismas motivaciones, la misma independencia, situaciones laborales y profesionales, las mismas condiciones y disponibilidades, etc.), o no pretenden los mismos aprendizajes, los que aprenden desde el hogar, que los que lo hacen desde el puesto de trabajo o en un centro educativo convencional.

 

 

 

 

   Sustituir el término abierto por el de flexible, ya que lo importante del aprendizaje abierto es precisamente que flexibiliza algunos de los determinantes del aprendizaje. De acuerdo con Race (1994), un buen sistema de enseñanza flexible es el que permite:

 

• Acomodarse directamente a las formas en que la gente aprende naturalmente

 

• Apertura a diferentes necesidades y lugares de aprendizaje

 

• Abrir varias opciones y grados de control al usuario

 

• Basarse en materiales de aprendizaje centrados en el alumno

 

• Ayudar a que los usuarios se atribuyan el mérito de su aprendizaje y desarrollar un sentimiento positivo sobre su consecución

 

• Ayudar a conservar destrezas comunicativas ‘humanas’ para cosas que necesitan realmente presencia y feedback humanos.

 

El que las decisiones sobre el aprendizaje recaigan en gran medida en el usuario de la formación, constituye una de las razones por las que el concepto de aprendizaje abierto /enseñanza flexible aparece más y más asociado con el uso de sistemas multimedia e interactivos, al ofrecer un mayor grado de descentralización del acceso al aprendizaje.

Si estamos hablando de educación de personas adultas, de aquellas que tienen conciencia autónoma y la ejercen en relación a su aprendizaje, convendremos que la aplicación de las TIC a la formación cae dentro de lo venimos considerando como enseñanza flexible. Significa, pues, que el usuario tiene elección de acceso a los recursos de aprendizaje, tiene libertad de maniobra, tiene control activo sobre la forma en que aprende. Estamos, en definitiva, ante procesos centrados en el alumno, que han sido tradicionalmente contemplados en Didáctica.

En este contexto, la explotación de las posibilidades de las TIC en relación a las experiencias de enseñanza flexible debe contribuir a lograr:

• Constituir un medio de solucionar necesidades de una educación más individual y flexible relacionada con necesidades tanto individuales (combinación del trabajo y estudio, reciclaje, o relativas al ritmo de aprendizaje, a la frecuencia, al tiempo, al lugar, al grupo de compañeros, etc.) como sociales (formación a grupos específicos o diferenciación de programas de estudio dirigidos a una nueva y mejor cualificación en el mercado de trabajo).

• Mejorar el acceso a experiencias educativas avanzadas permitiendo a estudiantes e instructores participar en comunidades de aprendizaje remoto en tiempos y lugares adecuados, utilizando ordenadores en el hogar, en el campus o en el trabajo.

• Mejorar la calidad y efectividad de la interacción utilizando las TICs para apoyar procesos de aprendizaje colaborativo, entendido como aquel proceso de aprendizaje que hace hincapié en los esfuerzos cooperativos o de grupo entre el profesorado y los estudiantes, y que requiere participación activa e interacción por parte de ambos, profesores y alumnos, frente a los modelos tradicionales de aprendizaje acumulativo.

 

Para Harasim (1990), la educación on-line supone nuevos entornos, con nuevos atributos, y requiere nuevos enfoques para entenderlos, diseñarlos e implementarlos. Mason y Kaye (1990), por su parte, señalaban que la aplicación de la comunicación mediada por ordenador estaba haciendo cambiar la naturaleza y estructura de las instituciones coetáneas de educación a distancia de diferentes formas, e indicaban tres implicaciones de dicho uso:

 

• La desaparición de las distinciones conceptuales entre la educación a distancia y la educación presencial.

 

• El cambio de los roles tradicionales del profesorado, tutores adjuntos y staff administrativo y de apoyo.

 

• Proporcionar una oportunidad, que nunca existió antes, de crear una red de estudiantes, un ‘espacio’ para el pensamiento colectivo y acceso a los pares para la socialización y el intercambio ocasional.

 

Estos autores señalan la perspectiva del alumno como la más adecuada para un modelo de educación mediante el uso de las TICs, al ofrecer una considerable autonomía, pudiendo ser usadas como herramientas en la maduración de los estilos de aprendizaje de los estudiantes y en el desarrollo de estrategias de aprendizaje independientes.

A la hora de resaltar los componentes que configuran un entornos virtual de formación encontramos una variedad de propuestas. Para Collis y Moneen (2001), en el aprendizaje flexible en la educación superior podemos considerar 4 componentes:

 

• Tecnología que se refiere tanto a los ordenadores y redes, como a las herramientas y aplicaciones de software. Es decir, ‘aplicaciones tecnológicas’ cuyo uso educativo puede ser publicación y diseminación de la información, comunicación, colaboración, tratamiento de la información y los recursos, así como propósitos específicos de enseñanza y aprendizaje o integración de cursos,

• Pedagogía, que se ocupa del enfoque o de los modelos pedagógicos, la orientación de las actividades, marco de flexibilidad de las mismas, etc…

• Estrategia de implementación relacionado con los factores que caracterizan la innovación

• Marco institucional.

 

• Comunicación mediada por ordenador (Componente tecnológico)

 

 

 

 

 

• Medios didácticos

 

• Flexibilidad (Elementos del aprendizaje abierto)

 

• Entorno organizativo (Componente institucional)

 

• Aprendizaje y tutoría (Componente didáctico)

 

Considerar estos componentes es meramente metodológico ya que las divisiones entre ellos no son precisas. No obstante nos ayuda a ordenar algunos de los elementos que deben tenerse en cuenta en relación a los entornos flexibles de formación, su diseño, gestión y la investigación relacionada.

Si nos centramos en el componente tecnológico, por ejemplo, lo asociamos principalmente al sistema de Comunicación mediada por ordenador utilizada. Desde esta premisa, presenta los siguientes elementos:

a.- Sistema de comunicación. El sistema de comunicación constituye uno de los elementos de análisis ya que determinará –o mejor condicionará- y será condicionado por los otros elementos puestos juego.

b.- Sistema de recursos compartidos: De acuerdo con el sistema de comunicación utilizado la forma de compartir ( distribuir, acceder, etc..) los recursos puede ser: Asincrónica (cuando se trata de sistemas de información compartida o bases de datos multiusuario, mediante: Acceso multi-usuario (solo lectura) a recursos electrónicos compartidos o a otras bases de datos numéricas/textuales; o sistemas de archivado compartido p.e.: Documentos compartidos, hipertextos compartidos, mapas conceptuales compartidos); o sincrónicas (sistemas de espacios de trabajo compartido, tales como pizarra inteligente en pantalla o pantalla remota compartida).

c.- Sistema de apoyo específico a la actividad del grupo. El sistema de apoyo específico esta bastante relacionado con el entorno organizativo que se estudiará más adelante y puede presentar la forma de: Clase virtual; sistema de gestión de proyectos, u otros (herramientas de coautor, generación de ideas, priorización de herramientas, herramientas de argumentación, apoyo a la decisión,…).

Sobre este componente tecnológico tendremos que situar, así, los otros componentes, como los medios educativos implicados en los nuevos entornos de formación, que serán más centrados en el alumnos y que siguen constituyendo, sin embargo, uno de los elementos más importantes a considerar en cualquier modelo de educación flexible. Las decisiones respecto a los medios condicionarán las tomadas respecto al componente tecnológico y a la inversa, este condiciona qué medios podremos incluir.

La flexibilidad es una de las cualidades de los nuevos entornos de aprendizaje que ya analizamos anteriormente. En este sentido podemos hablar de dos dimensiones:

 

• Administrativa, más relacionada con elementos que tradicionalmente han sido considerados dentro del aprendizaje abierto: requisitos, lugar, comienzo y/o final libre, tutoría bajo demanda, duración, canales de distribución, lugar, apoyo,

 

 

 

• Didáctica, que hace referencia a elementos más relacionados con el aprendizaje centrado en el alumno: secuencias flexibles de aprendizaje, objetivos, contenidos y métodos de aprendizaje negociados, evaluación convenida, elección del sistema de apoyo, etc.

 

Todo ello permite, y requiere al mismo tiempo, establecer organizaciones educativas ‘virtuales’, a las que los alumnos pueden acceder desde la misma región, o de distintos países. Estas organizaciones virtuales pueden proporcionar casi todos los servicios que se ofrecen en las organizaciones tradicionales de enseñanza-aprendizaje. Al mismo tiempo las organizaciones y los entornos virtuales de aprendizaje son más flexibles en su naturaleza que las tradicionales organizaciones educativas.

Por último, entre los componentes de corte más didáctico relacionados con el aprendizaje y la tutoría se han de considerar aspectos de los que no vamos a ocuparnos aquí, pero que condicionan fuertemente el éxito de este tipo de entornos de formación: Componentes interactivos, teorías cognitivas, estrategias didácticas, etc.

 

Las TIC en la enseñanza

En situaciones convencionales de enseñanza-aprendizaje la presencia de las TICs no supone grandes transformaciones en los elementos curriculares (profesor, currículo, alumno, estrategias,…). Lo que sí sucede es que son integradas en los modelos existentes enriqueciendo potencialmente el proceso didáctico en dos direcciones: el acceso a la información y la explotación de las redes como medio de comunicación.

En el primer caso podemos encontrar infinidad de ejemplos de información disponible que puede ser útil y adecuada para distintos niveles y situaciones de formación: Imágenes de otros lugares de la tierra, documentos, grandes bases de datos, materiales didácticos preparados en otras latitudes, experiencias educativas, etc.

En este sentido las redes configuran una dispersa, variopinta y gigantesca ‘mediateca’.

En el segundo caso, las redes son utilizadas para llevar a cabo proyectos en común. De esta forma los alumnos se integran en grupos y comunidades que abren los horizontes del aula al contactar con compañeros situados en cualquier punto del planeta.

La simple introducción como un banco de información, de experiencias y recursos provoca cambios ya importantes en la forma de enseñar, en los profesores y alumno. Se requiere, entre otras cosas, acciones educativas, que más que con la tecnología, están relacionadas con el uso, selección, utilización y organización de la información. Paralelamente, se hace necesaria una formación del profesorado en la misma dirección.

Es seguro que se extenderán y multiplicarán las experiencias exitosas de explotación de las redes en los niveles de enseñanza primaria y secundaria. Pero, donde seguramente se producirán un mayor número de experiencias será sin duda en la enseñanza superior (universitaria, actualización profesional, educación permanente). Sea presencial o a distancia, se ve transformada evolucionando hacia modalidades de aprendizaje abierto, donde se produce una oferta educativa flexible. Este tipo de oferta flexible requiere materiales diseñados para un doble uso: tanto los estudiantes presenciales, como aquellos que no pueden estar físicamente presentes, conseguirán el acceso a los aprendizajes de una manera similar.

    En el diseño de estos nuevos ambientes o entornos lo fundamental no es la disponibilidad tecnológica, también debe atenderse a las características de los otros elementos del proceso instructivo y en especial al usuario del aprendizaje. No son los mismos usuarios (no presentan las mismas necesidades de aprendizaje, las mismas motivaciones, la misma independencia, situaciones laborales y profesionales, las mismas condiciones y disponibilidades, etc.), o no pretenden los mismos aprendizajes, los que aprenden desde el hogar, que los que lo hacen desde el puesto de trabajo o en un centro educativo convencional.

Lo verdaderamente importante es la utilización de una variedad de tecnologías de la comunicación para proporcionar la flexibilidad necesaria para cubrir necesidades individuales y sociales, lograr entornos de aprendizaje efectivos, y para lograr la interacción de estudiantes y profesores.

 

Los modelos de experiencias de utilización de las TIC en la formación

A la vista de las variadas experiencias con TIC en la formación on-line, sobre todo en el nivel superior, puede comprobarse que ofrecen distintos grados de evolución, que en gran medida se traduce en nivel de complejidad y madurez del sistema. Roberts, Romm y Jones (2000) en función de la evolución del sistema y centrado preferentemente en instituciones convencionales hablan de modelos de iniciación, estándar, evolucionado y radical. De los cuales, a continuación se describen las principales ventajas, limitaciones y situaciones donde cada uno de los modelos resulta aconsejable.

a.- Modelo de iniciación

Se caracteriza por ofrecer apuntes de la clase presencial, mínimamente transformados, accesibles desde la red, generalmente en formato web. Generalmente no se ofrecen oportunidades para la interacción o el diálogo, ni se proporcionan recursos extra. La utilización de Internet como apoyo en el aprendizaje y en la enseñanza requiere un cambio de cultura tanto para los profesores como en los estudiantes. Por lo tanto, no sorprende, que este modelo minimalista sea ampliamente usado por aquellos más cautelosos ante tal cambio.

En todo caso, este modelo es aconsejable en aquellos contextos de aprendizaje donde:

 

• El tiempo de preparación sea extremadamente limitado,

 

• El espacio en el servidor Web sea como un premio,

 

• El instructor sea nuevo en la distribución basada en Web y fallen las destrezas básicas relativas a ordenadores.

b.- Modelo estándar

Trata de utilizar activamente las ventajas proporcionadas por la tecnología para permitir un cierto grado de comunicación e interacción entre estudiantes y profesores. Entre los elementos presentes en este modelo destacan:

 

• Recursos electrónicos en forma de enlaces desde la página del curso,

 

• Copias electrónicas de todos los materiales impresos del curso,

 

• Diapositivas de las clases en formato ppt,

 

• Notas de las clases presenciales,

 

• Tareas y soluciones de talleres,

 

• Guías para la realización de actividades,

 

• Indicaciones para contactar con los profesores del curso,

 

• Copias de exámenes de cursos anteriores

 

• Aspectos clave o recomendaciones para los exámenes actuales

 

• Una lista de discusión electrónica para el curso

 

La utilización de este modelo es apropiada cuando:

 

• El profesor está por primera vez experimentando con la gestión de la enseñanza a través de la Web , o

 

• los estudiantes están participando por primera vez en un curso de estas características,

 

• se prefiere, por alguna razón, la distribución de actividades en papel,

 

• las clases no pueden ser grabadas

 

c.- Modelo evolucionado

El modelo evolucionado mejora al estándar ya al introducir otros elementos complementarios de cara a mejorar tanto el entorno de enseñanza como el de aprendizaje. Estos elementos pueden ser:

 

• Distribución en CD-ROM del material Web tal como está al inicio del curso

 

• Clases pregrabadas en audio disponibles tanto en CD como en la Web

 

• Animaciones para explicar muchos conceptos

 

• Clases en ‘vivo’ como respuesta a demandas específicas de estudiantes

 

 

 

 

Las situaciones en que este modelo puede llevarse a cabo incluyen:

 

      • Cuando es preferible la distribución de actividades en formato electrónico,

 

• Las clases pueden ser pre-gravadas,

 

• El profesor dispone de suficiente tiempo a lo largo del curso para asegurar la difusión del sitio Web,

 

• Se pretende que haya la interacción y retroalimentación, y

 

• Cuando se van a trabajar aspectos complejos o técnicos

 

d.- Modelo radical

Mientras los tres modelos anteriores tratan, en medida distinta, de adaptar el modelo de enseñanza presencial a un formato Web, el modelo radical ignora el concepto de clases. Aquí, los estudiantes son organizados en grupos y aprenden interactuando entre ellos y utilizando una vasta cantidad de recursos Web existentes, y el profesor actúa como guía, asesor, facilitar, o cuando es requerido.

Las características diferenciales de este modelo serían:

 

• el envío de un vídeo a todos los estudiantes al comienzo del semestre explicando la forma en que el curso funciona.

 

• Mínima instrucción tradicional del instructor

 

• Expectación de que los estudiantes usarán los materiales y harán un uso extensivo de los buscadores y otras facilidades para buscar otros recursos disponibles en la Web

 

• Uso intensivo de las listas de discusión del curso para comunicación

 

• La sustitución de clases por presentaciones electrónicas on-line preparadas por los mismos estudiantes, basados en los tópicos de la semana respectivamente

 

• Localización de los estudiantes en grupos, cada uno de los cuales es responsable no solo de proporcionar presentaciones electrónicas sobre algún punto durante el semestre, sino también de responder críticamente al resto de presentaciones.

 

Las situaciones en que la aplicación de este modelo resulta aconsejable son:

 

• Cuando el se considere beneficioso el trabajo en grupo,

 

• Los estudiantes están familiarizados on el uso de la Web, las herramientas de comunicación y sistemas de búsqueda de información

 

 

 

• Los estudiantes disponen de habilidades de investigación y son capaces de trabajar de forma autónoma, sin la presencia continuada del profesor,

 

• Cuando, por otra parte, el profesor se encuentre confortable actuando primero como guía y posteriormente como facilitador, más que como distribuidor directo de conocimientos,

 

• Y cuando existan recursos suficientes y relevantes para el contenido del curso en la red

 

Elementos de análisis de la enseñanza on-line

Una de las fuentes para la identificación de los elementos que conformarían un modelo de educación flexible lo constituyen las distintas clasificaciones de uso de las redes en la formación o las cualidades o atributos que dicha utilización supone.

Una de estas propuestas, la de Riel y Harasim (1994) diferencia entre la interacción y la recuperación de la información de la siguiente manera:

 

• Aprendizaje colaborativo en red

 

• Colaboración a través de las aulas (conexión de clases en distintas localizaciones geográficas que intercambian información y desarrollan actividades de grupo)

 

• Teleaprendizaje (Comunicación de los alumnos con expertos o profesionales que han acordado servir de mentores)

 

• Telepresencia (Los alumnos utilizan la red para observar/asistir a acontecimientos en lugares remotos, para acceder a recursos lejanos,…)

 

• Desarrollo profesional (acceso a comunidades virtuales de expertos, comunidades de práctica, listas de discusión, etc.…)

 

• Cursos en línea (Utilización de la red para la distribución de cursos mediante el uso de conferencias electrónicas BBS, etc.…)

 

• Enseñanza a distancia en red (Utilización de la red para facilitar a los estudiantes que tienen problemas el acceso a los medios de aprendizaje)

 

• Recuperación de información en red

 

• Bases de datos e información en archivos

 

• Información proveniente de personas

 

Repercusiones en el diseño didáctico del entorno de formación

Todo esto afecta a tres aspectos que están relacionados con la explotación del potencial de las TIC:

 

– La existencia de una dicotomía entre enseñanza a distancia y auto-dirección (o lo que es lo mismo, entre la aplicación a la gestión de cursos y la explotación para potenciar la autonomía del alumno);

 

– El uso de la comunicación mediada por ordenador como un potente instrumento de aprendizaje independiente (y a distancia),

 

– La necesidad de nuevos escenarios donde conjugar las relaciones entre comunicación mediada por ordenador y la auto-dirección en el aprendizaje.

 

Respecto al primer aspecto, no parece necesario insistir en la diferenciación entre ambos conceptos, ni en las posibilidades que entre la mera aplicación de enseñanza a distancia y la organización de experiencias dirigidas a desarrollar la autonomía del alumno en el aprendizaje podemos encontrar.

En cuanto al segundo, se trata de trasladar el foco de atención de las inmensas posibilidades que las TIC tienen para la enseñanza a distancia dirigiéndolas hacia el análisis de su uso en el desarrollo de la autonomía del alumno. El tema se centra de nuevo en el control del proceso de aprendizaje, el desarrollo de la independencia del estudiante, la organización de grupos de aprendizaje colaborativo, etc.

b.- Repercusiones en el diseño de materiales.

Los materiales didácticos en estas situaciones tienen que formar verdaderos paquetes didácticos integrados por audio, vídeo, diapositivas, textos y software. Estos materiales deben ser diseñados para un doble uso: tanto los estudiantes presenciales, como aquellos que no pueden estar físicamente presentes, conseguirán el acceso al aprendizaje a través de una variedad de medios y con la posibilidad de clases tutoriales y entrevistas personales. Cada una de estas dos dimensiones pueden considerarse como un contínuum, que configuran desde los materiales cerrados en situaciones de enseñanza presencial hasta materiales abiertos en enseñanza a distancia, pasando por materiales cerrados a distancia y materiales de carácter abierto para enseñanza de tipo presencial.

 

 

 

Tradicionalmente el e-learning se ha vinculado con la educación a distancia. Evidentemente, las aulas virtuales de e-learning son poderosas herramientas que han permitido incrementar la calidad de los procesos formativos a distancia, y los estudios ofertados por este tipo de instituciones educativas han sido pioneros en el desarrollo del e-learning. Sin embargo, como ya apuntamos anteriormente, hoy en día los recursos educativos distribuidos a través de la Web –bien abiertos y públicos, bien en espacios cerrados virtuales- también son empleados en diversidad de situaciones presenciales. De este modo, podemos identificar tres grandes modelos de utilización de los recursos de Internet, en general, y de las aulas virtuales de forma más específica en la docencia en función del grado de presencialidad o distancia en la interacción entre profesor y alumnado. Estos tres grandes modelos a los que nos referimos son los siguientes:

 

Modelos de uso de aulas virtuales en la docencia

 

1. Modelo de docencia presencial con Internet: el aula virtual como complemento o recurso de apoyo.

Este modelo representa el primer nivel o ámbito inicial y básico de uso de las aulas virtuales por la mayor parte del profesorado que comienza a explorar el uso de Internet en su docencia. Consiste en plantear el aula virtual como un apéndice o anexo de la actividad docente tradicioanl. Es decir, el profesor no cambia ni los espacios de enseñanza que habitualmente utiliza, ni el tipo de actividade que plantea a sus estudiantes ni las formas que emplea de comunicación con los mismos. El aula virtual en este modelo se comvierte en un recurso más que tiene el profesor a su alcance junto con los que ya dispone: pizarra, laboratorio, seminario, o cañón de proyección multimedia.

Normalmente el uso de estas aulas virtuales son para transmitir información: es decir, colgar los apuntes y otros documentos de estudio de la asignatura, el programa de la mismas, los horarios de tutorías en el despacho o las calificaciones de los trabajos y exámenes de los estudiantes. El aula virtual en este modelo es un híbrido entre la fotocopiadora y el tablón de anuncios ya que lo que prima es la información. Por otra parte apenas existe comunicación entre los estudiantes y entre éstos y el docente. Asimismo no es habitual el plantear tareas o actividades para que sean cumplimentadas a través del aula virtual.

En síntesis, en este modelo de uso de aula virtual lo relevante sigue siendo el proceso de enseñanza presencial del aula física (exposiciones magistrales, debates, prácticas de laboratorio, …). El profesor sigue haciendo lo de siempre, pero apoyado en un recurso tecnológico.

 

2. Modelo de docencia semipresencial: el aula virtual como espacio combinado con el aula física o blended learning

Este segundo modelo se caracteriza por la yuxtaposición o mezcla entre procesos de enseñanza-aprendizaje presenciales con otros que se desarrollan a distancia mediante el uso del ordenador. Es denominado como blended learning (blearning), enseñanza semipresencial o docencia mixta. El aula virtual no sólo es un recurso de apoyo a la enseñaza presencial, sino también un espacio en el que el docente genera y desarrolla acciones diversas para que sus alumnos aprendan: formula preguntas, abre debates, plantea trabajos, … En este modelo se produce una innovación notoria de las formas de trabajo, comunicación, tutorización y procesos de interacción entre profesor y alumnos.

La enseñanza semipresencial o blearning requiere que el docente planifique y desarrolle procesos educativos en los que se superponen tiempo y tareas que acontecen bien en el aula física, bien en el aula virtual sin que necesariamente existan interferencias entre unas y otras. Asimismo el profesor debe elaborar materiales y actividades para que el estudiante las desarrolle autónomamente fuera del contexto clase tradicional. Evidentemente dentro de este modelo existen variantes o grados en función del peso temporal y de trabajo distribuido ente situaciones presenciales y virtuales.

 

3. Modelo de docencia a distancia: el aula virtual como único espacio educativo

El tercer modelo representa la actualización de la modalidad clásica de educación a distancia, pero desarrollada en entornos exclusivamente virtuales. Apenas se produce contacto físico o presencial entre profesor y estudiantes ya que la mayor parte de las acciones docentes, comunicativas y de evaluación tienen lugar en el marco del aula virtual. Este modelo es el que tradicionalmente se conoce como e-learning, aunque las distinciones entre el blearning y el e-learning son cada vez más difusas.

En esta modalidad educativa el material o recursos didácticos multimedia cobran una especial relevancia ya que el profeso de aprendizaje de los estudiantes estará guiado, en su mayor parte, por los mismos. Asimismo la interacción comunicativa dentro del aula virtual es un factor clase y sustantivo para el éxito del estudiante. Requiere, para su desarrollo pleno, una organización institucional fuerte y con relevancia que oferte titulaciones on line (asignaturas, cursos, máster, doctorado) a través de campus virtuales gestionados por un equipo de expertos y administradores. Actualmente existen universidades completamente on line (uno de los ejemplos más conocidos es la UOC -Universitat Oberta de Catalunya), y numerosos campus virtuales gestionados por universidades que tradicionalmente han realizado su docencia de forma presencial (acceso a campus virtuales de las universidades españolas).

 

 

 

UN EJEMPLO PRÁCTICO QUE EXPONGO A CONTINUACIÓN REALIZADO POR UN GRUPO DE INVESTIGADORES DE LA URV I DE LA UNIVERSIDAD JAUME I:

 

GET es un equipo multidisciplinar formado por investigadores de las Universidades Rovira i Virgili de Tarragona y Jaume I de Castellón. En la actualidad GET está desarrollando un proyecto de investigación financiado por la Comisión Interministerial de Cencia y Tecnología (CICYT-Tel’96-1383)) cuyos objetivos fundamentales son:

1. Implementar un entorno virtual de enseñanza/aprendizaje (EVE/A) experimental en Internet, basado en aplicaciones informáticas y estándares abiertos y aplicable a nuevos escenarios educativos como la formación en el puesto de trabajo en la pequeña y mediana empresa y la formación a distancia y presencial virtual en contextos universitarios.

2. Desarrollar metodologías y estrategias didácticas aplicables a entornos tecnológicos de formación abierta y a distancia e identificar y describir las destrezas y capacidades necesarias de los distintos participantes en el proceso.

3. Diseñar protocolos de evaluación de la calidad de las experiencias didácticas.

Elementos conceptuales del EVE-A (Entorno Virtual de Enseñanza-Aprendizaje).

Un entorno virtual de enseñanza/aprendizaje (EVE/A) es un conjunto de facilidades informáticas y telemáticas para la comunicación y el intercambo de información en el que se desarrollan procesos de enseñanza/aprendizaje. En un EVE/A interactúan, fundamentalmente, profesores y estudiantes. Sin embargo, la naturaleza del medio impone la participación en momentos clave del proceso de otros roles: administrador del sistema informático, expertos en media, personal de apoyo, etc.

 Representación gráfica de las especificaciones del EVE-A

Los problemas fundamentales que debe afrontar un EVE/A se resumen en un término: heterogeneidad. En primer lugar, heterogeneidad del ancho de banda del canal (entornos intranet/internet), de los tipos de media (texto, hipertexto, gráficos, audio, vídeo, aplicaciones informáticas, interacciones con sistemas informáticos, navegación por bibliotecas virtuales, etc.), de los estudiantes, de los distintos papeles que es necesario desempeñar de manera coordinada (profesores, tutores, diseñadores del currículum, administrador de sistemas, expertos en media, expertos en la elaboración de contenidos, etc.). Finalmente, la heterogeneidad de las plataformas hardware/software desde las que se debe poder acceder al sistema implica adoptar protocolos estandarizados y abiertos para los cuales existan aplicaciones suficientemente experimentadas.

A nivel conceptual cuando nos planteamos el diseño de un EVE-A desde dos niveles diferentes:

1. Interfaz del Usuario (o “front-end”): Teniendo en cuenta que los usuarios serán básicamente de tres tipos: profesores, alumnos y administradores del sistema, considerándolos, si es posible, de un modo independiente tanto a nivel de hardware como de software.

2. El Módulo de Enseñanza-Aprendizaje (o “back-end”): Se han de poder implementar en este entorno todos los servicios que se requieren para el óptimo desarrollo de los procesos de E-A.

Tanto en el diseño como en el proceso de implementación de entornos de formación a distancia y de trabajo colaborativo se han utilizado aplicaciones de Internet y herramientas para la presentación de los materiales en formato multimedia. Desde el punto de vista de su uso podemos clasificar estas aplicaciones en dos apartados:

* Herramientas de comunicación/colaboración: orientadas a facilitar la comunicación y el uso de la información tanto a nivel individual como a nivel grupal.

Fig. 2: Ejemplo de uso del entorno de trabajo

* Herramientas de navegación y búsqueda: orientadas a facilitar al usuario la búsqueda y recuperación de la información en función de sus necesidades.

Fig. 3: Ejemplo del resultado

de un proceso de búsqueda de información en la red integrada en el entorno de trabajo.

Si nos centramos en el primer grupo, herramientas para la comunicación y la colaboración, apropiadas para su uso en un EVE-A, hemos de distinguir entre dos grupos de herramientas:

* Heramientas para la Comunicación Asíncrona: pensadas para la comunicación en tiempo no real (correo-e, news).

* Herramientas para la Comunicación Síncrona: pensadas para los procesos de comunicación en tiempo real (IRC, audio-videoconferencia).

El interfaz de usuario se basa en un navegador WWW ya que dos objetivos fundamentales son la simplicidad y la independencia de la plataforma utilizada. La interacción con el ususario se consigue a partir de formularios en HTML (utilizando el protocolo CGI), JavaScrip y JAVA.

El módulo de E-A de la aplicación integra los siguientes servicios:

* Datos de gestión (base de datos).

* Comunicación asíncrona básica (correo-e, listas de dicusión, servicio de news).

* Comunicación asíncrona avanzada o multimedia (vídeo “on-demand”).

F Ejemplo de un documento de video “on-demand”

* Comunicación síncrona básica (Chat).

* Comunicación síncrona avanzada (video conferencia).

* Apoyo al trabajo colaborativo y en grupo.

* Materiales curriculares en formato electrónico.

* Herramientas de apoyo a la orientación, la tutoría y seguimiento de los alumnos.

* Herramientas de apoyo al diseño y desarrollo de materiales y para la integración de los ya existentes.

Gráficamente, en cuanto a los componentes del enterno y las relaciones que se establecen entre ellos, podríamos representarlo como sigue:

Fig. 5: Relaciones de comunicación que se establecen en el EVE-A

(Rallo, Adell y Gisbert, 1997)

Primeras experiencias-lecciones aprendidas

Las conclusiones que presentamos deben considerarse preliminares puesto que estamos en fase de experimentación del EVE-A, aún así creemos que podemos hacer algunas consideraciones a dos niveles: a nivel pedagógico-didáctico y a nivel técnico.

Aspectos pedagógico-didácticos

La utilización de espacios virtuales para la formación ha generado nuevos tipos de espacios de enseñanza y también de aprendizaje en los que ni el profesor ni los alumnos necesitan las sesiones cara a cara típicas de los planteamientos presenciales. Por tanto la primera conclusión a la que hemos llegado es que es necesario cambiar nuestra concepción clásica de “profesores de aula”.

Por todo ello, es necesario revisar los roles clásicos del profesor y los alumnos. En el primer caso, es necesario determinar cuáles son las estrategias que permitirán desarrollar sus funciones en un entorno de estas características. También será necesario revisar los elementos clave de la profesionalización docente en entornos de formación presenciales. Además, el profesor, para poder desarrollar su función docente en un entorno tecnológico deberá contar necesariamente con un buen dominio de la tecnología a nivel de usuario (como mínimo) y será tanto más creativo e innovador cuanta más capacidad tenga para comprender (aunque no tendrá que diseñar) todos los aspectos técnicos.

Del mismo modo, también cambia el rol de los alumnos. Los alumnos tendrán una parte activa en el proceso de E-A y no sólo pasiva (de meros receptores) como suele ocurrir con frecuencia en los entornos presenciales. Los feed-backs que ellos puedan generar dentro del sistema serán fundamentales para que el sistema sea capaz de adaptarse a las necesidades de los usuarios.

El uso de sistemas de hipermedia distribuida favorece claramente el desarrollo de materiales curriculares dinámicos, no sólo ricos en contenidos sino también motivadores y fáciles de usar para los alumnos. La parte más compleja de este tipo de material es la que afecta al profesor pues el proceso de diseño y desarrollo de éstos es mucho más complejo que el diseño y desarrollo de materiales escritos (en formato clásico). El hecho de diseñar unos materiales sin tener unos buenos referentes de los potenciales usuarios, ni una concepción clara de los objetivos que se pretenden conseguir pueden generar procesos de aprendizaje en los alumnos muy caóticos a la vez que disminuir y restar efectividad al proceso de formación.

Aspectos tecnológicos

Simplicidad, independencia de plataformas y flexibilidad son los principales objetivos en el diseño de aplicaciones basadas en Internet y orientadas a la educación y a la formación. Creemos que es fundamental separar la interfaz de usuario del funcionamiento lógico de las aplicaciones a nivel técnico pues éste debe ser flexible y extensible en función de las necesidades que se vayan generando tanto en el propio entorno como en cada uno de sus usuarios.

Creemos que es fundamental haber basado el EVE-A en dos tipos de componentes:

* Un servidor http que soporte aplicaciones en Java.

* Un sistema de gestión de datos con soporte SQL/OODB.

La integración de audio-video en el EVE-A requiere el uso de técnicas multicast para la optimización del consumo del ancho de banda si se transmiten eventos en directo y protocolos RTP para los documentos audiovisuales bajo demanda.

Como resumen final, decir que para que el diseño de un entorno de estas características resulte operativo a nivel pedagógico es fundamental el conformar un equipo interdisciplinar en el que tanto los componentes que provienen del campo tecnológico como los que provienen del educativo intenten integrar y compartir unos objetivos comunes con el correspondiente esfuerzo, teniendo en cuenta que a nivel conceptual se generan muchas dudas y problemas derivados, a veces del desconocimiento y a veces de la falta de dominio de los contenidos tanto tecnológicos como educativos, depende desde donde se enfoque el tema.

 

 

 

 

 


 

 

DISEÑO DE MATERIALES MULTIMEDIA PARA LA EDUCACIÓN

Via Scoop.itE-Learning-Inclusivo

 juandon EJERCICIO PRÁCTICO DE EVALUACIÓN DE UNA ACCIÓN FORMATIVA (E-LEARNING INCLUSIVO) JUAN DOMINGO FARNÓS MIRÓ Sistemas de Evaluación y seguimiento mediante formularios y cookies…
Show original

DISEÑO DE MATERIALES MULTIMEDIA PARA LA EDUCACIÓN

 juandon

EJERCICIO PRÁCTICO DE EVALUACIÓN DE UNA ACCIÓN FORMATIVA (E-LEARNING INCLUSIVO)

JUAN DOMINGO FARNÓS MIRÓ

Sistemas de Evaluación y seguimiento mediante formularios y cookies


Partiendo de la premisa fundamental de que la formación debe ser evaluada, estableceremos  un ejercicio práctico de Evaluación de una acción formativa desarrollando un cuestionario-modelo
a partir del material escrito entregado a cada alumno.

Los cuestionarios entregados son modelos utilizados .que se tendrían que transformar en una versión electrónica, desarrollada mediante html y que nos sirve de propuesta para la investigación que estamos realizando, aunque sólo sea en un aspecto concreto, se puede extrapolar para su conjunto, aunque posteriormente lo maticemos con propuestas del Dr. Pere Marqués, para la evaluación de la calidad de todo el proceso formativo con el soporte de nuestras ideas personales y diferenciadoras del E-LEARNING-INCLUSIVO.

Se deben elegir aquellos elementos que mejor represente la evaluación de:
HERRAMIENTA:

La eficacia y la eficiencia de la Formación

Para poderlo realizar vamos a repasar los elementos que tenemos en el lenguaje HTML. Para realizar formularios que nos permitan evaluar la formación.

Tipos de campos en formularios



Tipo TEXT

        <INPUT TYPE="text" NAME="NOMBRE" SIZE=20 MAXLENGTH=20>
        <INPUT TYPE="text" NAME="APELLIDOS" SIZE=40 MAXLENGTH=50>
        <INPUT TYPE="text" NAME="DOMICILIO" SIZE=30 MAXLENGTH=50>
        <INPUT TYPE="text" NAME="LOCALIDAD" VALUE="MADRID" SIZE=20 MAXLENGTH=20>

Nombre: 
Apellidos: 
Domicilio: 
Localidad: 


Tipo PASSWORD

<INPUT TYPE="password" NAME="PASSWD">

Contraseña: 


Tipo HIDDEN

<INPUT TYPE="hidden" NAME="VUELTAATRAS" VALUE="http://.../home.html">

Tipo RADIO

    <INPUT TYPE="radio" NAME="PROFESION" VALUE="Funcionario">Funcionario
    <INPUT TYPE="radio" NAME="PROFESION" VALUE="Empresario"> Empresario
    <INPUT TYPE="radio" NAME="PROFESION" VALUE="Estudiante"> Estudiante
    <INPUT TYPE="radio" NAME="PROFESION" VALUE="Otro"> Otro
        <INPUT TYPE="radio" NAME="OTRA" VALUE="autonomo">  Autónomo
        <INPUT TYPE="radio" NAME="OTRA" VALUE="paro"> No trabaja

Profesión:

  1. Funcionario
  2. Empresario
  3. Estudiante
  4. Otro
    1. Autónomo
    2. No trabaja

Tipo CHECKBOX

        <INPUT TYPE="checkbox" NAME="folleto" VALUE="checked"> Folleto
            <INPUT TYPE="checkbox" NAME="Cartel" VALUE="checked"> Anuncio Peridistico
            <INPUT TYPE="checkbox" NAME="Anuncio" VALUE="checked"> Guia del psicólogo
            <INPUT TYPE="checkbox" NAME="persona" VALUE="checked"> Otra persona
            <INPUT TYPE="checkbox" NAME="medio" VALUE="checked"> otro medio

Principales motivos por lo que decidiste acudir a estos cursos de formación:

  • Folleto
    1. Cartel
    2. Anuncio Periodistico
    3. Guia Psicólogo
    4. Otra persona
  • Otro medio

Tipo SELECT

        <SELECT NAME="tiposeleccion">
              <OPTION>Basica
              <OPTION>Normal
              <OPTION>Completa
        </SELECT>

Tipo de suscripción:  Basica  Normal  Completa 


Tipo TEXTAREA

       <TEXTAREA NAME="COMENTARIO" ROWS="5" COLS="60">Introduzca sus comentarios</TEXTAREA>

Comentarios:
Introduzca sus comentarios


Tipos SUBMIT y RESET

        <INPUT TYPE="submit" VALUE="Aceptar"> 
        <INPUT TYPE="reset" VALUE="Borrar">

Practica un grupo creara un Web de debate con FrontPage como acción metodo de evaluación de la formación que puede ser usuado al final de los cursos mediante componentes WebBots de FrontPage.

Presentación de los formularios en el texto

Formularios tabulados


Sin tabular

Nombre: 
Apellidos: 
Domicilio: 
Localidad: 
Contraseña: 


Tabulados con PRE

Nombre:      
Apellidos: 
Domicilio: 
Localidad: 
Contraseña:

                   

Usando una tabla

Nombre

Apellidos

Domicilio

Localidad

Contraseña

 

……………………………………………………………………………..

 

 

 

PLANTILLA PARA SU CATALOGACIÓN Y EVALUACIÓN

A continuación nos centraremos en la evaluación objetiva de estos entornos formativos multimedia, presentando una plantilla para su catalogación y evaluación que considera diversos indicadores atendiendo aspectos técnicos, pedagógicos y funcionales derivados de sus elementos estructurales.

IDENTIFICACIÓN DEL ENTORNO: (completar los apartados con la información que se solicita)

– Tipología. Indicar si se trata de un material multimedia en disco, material multimedia on-line o curso en EVA

– Título del programa o curso (+ versión/año, idiomas)

– Archivo de instalación o dirección URL (+ advertir si requiere el registro del usuario o password)

– Editor o institución que imparte el curso (+ lugar, web)

– Créditos: autor del programa o director del curso (+ e-mail)

– Temática: área, materia, ¿es transversal?…

– Objetivos formativos que se explicitan en el programa o en la documentación.

– Contenidos (+ especificar los de cada asignatura si se trata de un curso)

– Breve descripción de las actividades formativas que se proponen

– Destinatarios: etapa educativa, edad, conocimientos previos, otras características.

– Mapa de navegación del entorno

– Infraestructura (hardware y software) necesaria para los estudiantes

ASPECTOS TÉCNICOS Y ESTÉTICOS (valorar cada item según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

– Entorno audiovisual: presentación, estructura de las pantallas, tipografía, colores, disposición de los elementos multimedia, estética…

– Elementos multimedia: calidad, cantidad.

– Navegación: mapa de navegación lógico y estructurado, metáfora intuitiva…

– Hipertextos: actualizados, enlaces descriptivos…

– Diálogo con el entorno tecnológico: interacciones amigables, fácil entrada de órdenes y respuestas, análisis avanzado de los inputs por el ordenador, comprensión del feed-back que proporciona el entorno…

– Sistemas de comunicación on-line: Indicar los medios que se utilizan en las consultas y tutorías virtuales, aulas virtuales, calendario/tablón de anuncios, foros de estudiantes (e-mail, chat, videoconferencia, listas…): ______________________________

– Herramientas para la gestión de la información. Indicar cuales se ofrecen (disco virtual, listado de enlaces favoritos, motores de búsqueda, calculadora, bloc…): _______________________________

– Funcionamiento del entorno: fiabilidad, velocidad adecuada, seguridad…

– Uso de tecnología avanzada

ASPECTOS PEDAGÓGICOS (valorar cada item según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

– Plan docente: objetivos claros y explícitos

– Motivación: atractivo, interés…

– Contenidos (documentos y materiales didácticos): coherencia con los objetivos, veracidad, profundidad, calidad, secuenciación, estructuración, claridad, actualización, corrección gramatical…

– Relevancia de los elementos multimedia: relevancia de la información que aportan para facilitar los aprendizajes.

– Guías didácticas y ayudas: información clara y útil, buena orientación al destinatario…

– Flexibilización del aprendizaje: incluye diversos niveles, itinerarios…

– Orientación del usuario (a través del propio material, consultas o tutoría) sobre el plan docente, los posibles itinerarios a seguir y las opciones a su alcance en cada momento

– Tutorización de los itinerarios: en función de las respuestas (acertadas o erróneas) de los usuarios en las actividades de aprendizaje sugiere automáticamente determinados contenidos y/o actividades

– Autonomía del estudiante: toma de decisiones en la elección de itinerarios, recursos para la autoevaluación y el autoaprendizaje…

– Recursos didácticos: potencialidad y multiplicidad de los recursos didácticos que se utilizan (síntesis, ejemplos…)

– Múltiples actividades: se proponen múltiples y diversas actividades formativas.

– Enfoque crítico /aplicativo / creativo de las actividades dirigido a la construcción de conocimiento (no memorístico)

– Aprendizaje colaborativo: inclusión de actividades colaborativas y recursos para ello (foros, discos virtuales compartidos)…

– Corrección de las actividades: la mayor parte de las actividades se corrigen adecuadamente de manera automática o por el consultor…

– Adecuación a los destinatarios de los contenidos, actividades…

– Evaluación de los aprendizajes: sistema de seguimiento y evaluación de los aprendizajes, pruebas de evaluación…

– Sistema de apoyo docente y tutorial: servicio de consultas, aulas virtuales, tutoría virtual…

ASPECTOS FUNCIONALES (valorar cada item según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

Facilidad de uso del entorno

Facilidad de acceso e instalación de programas y complementos

– Interés y relevancia de los aprendizajes que se ofrecen para los destinatarios

– (*) Eficacia didáctica: facilita el logro de los objetivos que se pretenden, bajo índice de abandonos y fracaso

– Versatilidad didáctica: ajuste de parámetros, bases de datos modificables, registro de la actividad de cada usuario, proporciona informes…

– Fuentes de información complementaria: múltiples enlaces externos, bibliografía, agenda, noticias…

– Canales de comunicación bidireccional: existencia de foros, consultorías…

– Recursos para gestión de la información: buscar y procesar datos, discos virtuales…

– (*) Servicio de apoyo técnico on-line

– (*) Sistema de apoyo docente y tutorial

– (*) Servicios de información general y secretaría (solamente en el caso de tratarse de un EVA).

– Carácter completo: proporciona todo lo necesario para realizar los aprendizajes previstos

– Créditos: los contenidos indican la fecha de la última actualización y los autores.

– Ausencia o poca presencia de la publicidad

– Editor de contenidos (facilita a los profesores la modificación de las bases de datos: materiales didácticos, guías…)

VALORACIÓN GLOBAL (valorar cada metaindicador según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

– Calidad técnica del entorno: promedio de la valoración de los aspectos técnicos

– Potencialidad didáctica: promedio de la valoración de los aspectos pedagógicos

– Funcionalidad, utilidad: promedio de la valoración de los aspectos funcionales + valoración de la eficacia por los usuarios

– Servicios personales: valoración de los servicios personales (indicados con * por los usuarios

– Aspectos más positivos del entorno formativo:

– Aspectos más negativos:

– Otras observaciones:

NOTAS:

– Para obtener una estimación objetiva sobre los indicadores señalados con (*) (habría que consultar a estudiantes que hayan utilizado el entorno).
– Orientaciones para la utilización de la escala de valoración:

–          Valoración BAJA: cuando el material no resulta “correcto” en este aspecto; nuestra respuesta ante el enunciado es: NO, POCO.
– Valoración CORRECTA / NORMAL / ACEPTABLE: nuestra respuesta ante el enunciado es: SI, BASTANTE.
– Valoración ALTA: si el material es “muy bueno” en este aspecto; nuestra respuesta ante el enunciado es: MÁS QUE CORRECTO, MUY BIEN.
– Valoración EXCELENTE: cuando nos merece la máxima admiración el programa en este aspecto.

–          I también establecer una valoración para los alumnos con Necesidades Educativas Especiales (NEE), ya que si tienen algún handicap, la manera de evaluación en ningús caso sería la misma, teniendo que realizar una adaptación curricular correspondiente a sus necesidades y peculiaridades personales e individuales (ACI)

LOS ENTORNOS FORMATIVOS MULTIMEDIA

Entendemos por entornos formativos multimedia dos tipos de productos:

Los materiales didácticos multimedia (en soportes disco y on-line), que comprenden todo tipo de software educativo dirigido a facilitar unos aprendizajes específicos, desde los clásicos programas de EAO (Enseñanza Asistida por Ordenador) en soporte disco hasta los actuales entornos educativos multimedia on-line, con conexiones y funciones que aprovechan el infinito universo de recursos y servicios de Internet para facilitar unos aprendizajes específicos.

Los cursos impartidos en entornos virtuales de aprendizaje (EVA), cursos integrados generalmente por diversas asignaturas que se desarrollan a través de las funcionalidades de un entorno tipo “campus virtual”. Los “campus” virtuales, con los que se pueden impartir tipo de cursos, son plataformas tecnológicas on-line a través de las cuales se ofrecen unos contenidos formativos y la asistencia de un equipo de profesores, consultores, tutores, coordinadores, técnicos….

Al considerar la evaluación de la calidad de estos entornos formativos multimedia, hemos de distinguir al menos dos dimensiones:

Las características intrínsecas de los entornos, que nos permitirán realizar una evaluación objetiva de los mismos
– La forma en la que se utilizan estos entornos en un contexto formativo concreto, ya sea de manera autodidacta por parte del propio estudiante o bajo la orientación de un docente o tutor (evaluación contextual). En este caso, más que evaluar el propio material formativo, lo que se evalúa son los resultados formativos que se obtienen y la manera en la que se ha utilizado.

Por supuesto que la aplicación que se haga de los entornos dependerá de sus potencialidades intrínsecas, pero su eficacia y eficiencia dependerá sobre todo de la pericia de los estudiantes y docentes.

ELEMENTOS ESTRUCTURALES BÁSICOS

Todos estos entornos formativos multimedia, cuya razón de ser es facilitar determinados aprendizajes a los estudiantes usuarios de los mismos, tienen los siguientes elementos estructurales básicos:

– Planteamientos pedagógicos:

– Modelo pedagógico: concepción del aprendizaje; roles de los estudiantes, docentes, materiales didácticos…
– Plan docente: objetivos, secuenciación de los contenidos, actividades de aprendizaje, metodología, evaluación…
– Itinerarios formativos previstos
– Funciones de los profesores, consultores y tutores

– Bases de datos, que constituyen los contenidos que se presentan en el entorno; los aprendizajes siempre se realizan a partir de una materia prima que es la información.

– Textos informativos: documentos, enlaces a páginas web…
– Materiales didácticos, que presentan información y utilizan recursos didácticos para orientar y facilitar los aprendizajes.
– Guías didácticas, ayudas, orientaciones….
– Fuentes de información complementarias: listado de enlaces a páginas web de interés, bibliografía, agenda…
– Pruebas de autoevaluación

– Actividades instructivas, que se proponen a los estudiantes para que elaboren sus aprendizages. Pueden ser de tres tipos:

– Actividades autocorrectivas
– Actividades con corrección por parte del profesor o tutor
– Otras actividades: trabajos autónomos de los estudiantes, actividades en foros…

– Entorno tecnológico interactivo (programa, campus) que se ofrece al estudiante:

– Entorno audiovisual: pantallas, elementos multimedia…
– Sistema de navegación: mapa, metáfora de navegación…
– Sistemas de comunicación on-line (e-mail, webmail, chat, videoconferencia, listas…): consultas y tutorías virtuales, aulas virtuales (foros sobre las asignaturas moderados por los profesores), calendario/tablones de anuncios, foros de estudiantes (académicos, lúdicos…).
– Instrumentos para la gestión de la información: motores de búsqueda, herramientas para el proceso de la información, discos virtuales…

– Elementos personales: Aunque la asistencia de especialistas (consultores, tutores, técnicos…) solamente resulta imprescindible en los cursos impartidos en EVA, poco a poco va estando presente también en los demás materiales formativos multimedia, sobre todo en forma de asesoramiento técnico o pedagógico on-line.

–          Asistencia pedagógica (profesores, consultores, tutores…)
– Asistencia técnica
– EN EL CASO DE EVA: Asistencia administrativa (secretaría, información general sobre el entorno), coordinación de asignaturas y cursos, etc.

 

…y siempre teniendo presente que para nuestra investigación el usuario-alumno debe estar presente no sólo en el contraste y evaluación de cada uno de los elementos del proceso formativo on-line de enseñanza- aprendizaje, sino de valorar que si no partimos de sus intereses, demandas o necesidades…el proceso por muy buena predisposición metodológica y/o técnica, no se sostendrá de ninguna forma y sino a las pruebas nos remitimos>; cantidad de cursos on-line que se ofrecen o no se llegan ni a empezar, o los haces muy poca gente o si los hacen, desertan a las primeras de cambio De la manera que nosotros proponemos, E-LEARNING-INCLUSIVO, estas posibilidades negativas se diluyen en el espacio y en el tiempo a la vez que aumenta su importancia y puesta de largo, ya que a quién no le puede interesar ser el valedor de su tipo de formación y educación, de su propia evaluación y de los itinerarios que más le interesan?, evidentemente a muchos más que hasta ahora y lo que es mejor, sin duda alguna los resultados que llegarán serán mejores, ya que partimos de una motivación y de un interés mayor.

 

Destacamos como soporte artículos de nuestro blog https://juandomingofarnos.wordpress.com que hablan de la calidad en e-learning, en la actualidad.,  otro de muy clarificador sobre las web que llamamos INNOVAR, INNOVAR :…,

http://www.unex.es/didactica/Tecnologia_Educativa/ Este enlace es de una importancia vital ya que recoge una gran cantidad de elementos multimedia, los aanaliza, los valora y los explica en su vertiente metodológica, personalmente lo he escogido dentro de mi investigación sobre el E-LEARNING –INCLUSIVO, ESTABLECIENDO UNA escala de valoración del software educativo que viene enlazado en:

http://www.unex.es/didactica/Tecnologia_Educativa/info05A.htm y que nos puede servir y en gran medida como evaluación de materiales multimedia en sus diferentes ámbitos., a la vez también les muestro como se puede hacer un GUIÓN MULTIMEDIA base:

http://www.unex.es/didactica/Tecnologia_Educativa/guion12.htm, con referencia a unas pautas de elaboración;  http://www.unex.es/didactica/Tecnologia_Educativa/PDF/Guia.pdf ,a partir del cual podemos introducir diferentes estructuras para confeccionar cualquier material multimedia, pero también necesitamos una integración curricular de la informática, sino no tendríamos ningún referente pedagógico donde cogernos;

La experiencia acumulada hasta el momento sobre el uso de la informática en la educación nos permite afirmar lo siguiente:

  • La integración con éxito del ordenador en el aula ha de partir de una adecuada formación del profesorado en las nuevas tecnologías. Esta capacitación informática debe orientarse hacia el objetivo de que cada profesor descubra, desde su propia realidad, intereses personales y expectativas profesionales, cómo el ordenador puede serle útil en su actividad docente.
  • Introducir el ordenador en el sistema educativo es algo más que un problema de dotación de recursos materiales. La utilidad de las herramientas informáticas es máxima cuando se ha conseguido integrar, de modo paulatino, esta tecnología con la cultura del centro educativo.

.

  • El ordenador ha de ser considerado como una herramienta de uso general, útil para cualquier miembro de la comunidad educativa en función de sus necesidades. En este sentido, el objetivo fundamental debería serenseñar y aprender con el ordenador, más que aprender de informática.
  • Para la divulgación del uso de la informática en el aula no basta con la disposición bienintencionada de los profesores más motivados o interesados en el tema. Es preciso, además, que el equipo directivo del centro, el claustro de profesores, las asociaciones de padres y la administración educativa, asuman como propios los proyectosrelacionados con la informática educativa.

.

  • Es necesario disponer de materiales didácticos de calidad que esténdiseñados y elaborados desde presupuestos curriculares, de modo que puedan insertarse, con las modificaciones oportunas, en los proyectos y programaciones de los centros educativos. De otro modo, el uso de recursos informáticos aislados y sin referentes pedagógicos claros, se percibe como una introducción de materiales artificiales, yuxtapuestos y externos a la situación real del aula, disminuyendo su eficacia. Por otra parte, los educadores deberían comprometerse en la elaboración de materiales didácticos en soporte informático aportando la experiencia de su conocimiento práctico y superar su papel de meros consumidores. Las empresas deberían desarrollar productos susceptibles de adaptaciones a las necesidades de cada contexto educativo.

 

http://glorianalondono.wordpress.com/biblio-y-cibergrafia/evaluacion-materiales/, UNA WEB CON MULTITUD DE WEBS DE ANÁLISIS MULTIMEDIA DE UNIVERSIDADES DIFERENTES, MUY INTERESANTE, A TÍTULO DE EJEMPLO….

 

EVALUACIÓN DE PROGRAMAS MULTIMEDIA

 

 

CONCEPTO DE MULTIMEDIA

Desde un punto de vista etimológico Multimedia significa muchos medios. El enfoque más tradicional se centra en el sentido literal del significado etimológico, por lo tanto, Multimedia se refiere a la utilización de varios medios en una presentación.

Desde una perspectiva informática, numerosos catálogos de productos recogen el vocablo “Multimedia” haciendo referencia al hardware que posibilita intercambiar datos sonido como una unidad funcional cuyos elementos, por separado, pueden facilitar, acompañar o redundar en la comprensión del mensaje que se quiere transmitir.

Una de las estrategias educativas que se utilizan en la escuela consiste en afianzar los entre diferentes ordenadores.

En el Congreso Multimedia celebrado en Londres en noviembre de 1992, se decidió que “Multimedia es un sistema que facilita todo el material de equipo y de paso necesarios para combinar imágenes fijas y en movimiento -incluyendo vídeo, imágenes fotográficas, gráficos y animación- con sonido, textos y datos generados por ordenador y programas de ordenador. Toda la información de un programa Multimedia -sonido, imágenes, textos y datos- pueden grabarse en un solo soporte, generalmente un disco óptico”.

Un elemento a destacar en los Multimedia es la integración de lenguajes, ya que es capaz de combinar los procesos de recepción de los canales auditivos y visuales al unísono. Así, en los programas Multimedia, se interrelacionan la imagen, el texto y el conocimientos de los alumnos mediante la repetición de las ideas empleando diferentes actividades. Por lo tanto, dicha estrategia debe contemplarse en los software educativos.

Después de todas estas reflexiones, la definición de Multimedia más adecuada que hemos elaborado es la siguiente:

“Multimedia, desde un punto de vista educativo, es un sistema que a través de hipervínculos permite utilizar, además de otras estrategias, la asociación de ideas (redes semánticas) que se manifiestan en los textos, imágenes fijas y en movimiento, gráficos y sonidos, que son coordinados por un ordenador, y que posibilita el autoaprendizaje del alumno”.

 

SISTEMAS MULTIMEDIA

Dentro de los sistemas Multimedia existe una gran diversidad tipológica. En primer lugar, dentro de los programas cuyo objetivo principal es informar, podemos encontrar:

  • Bases de datos.
  • Enciclopedias y diccionarios.
  • Atlas.
  • Libros Multimedia.
  • Etc.

En segundo lugar, encontramos los programas que pretender formar al usuario:

  • Juegos educativos como “Pipo”, “Trampolín”, “Zipi y Zape”, “Mates Blaster”, los talleres educativos que estimulan la creatividad, la curiosidad y la imaginación, como “Teatro Mágico” o “Jorge el curioso: taller de pintura e impresión”.
  • Otros programas específicos como por ejemplo los de mecanografía y ortografía.
  • Laboratorios de Idiomas como por ejemplo: “Tell me More: La solución”.
  • Programas tutoriales que además, también permiten evaluar.

Por último, aparecen los programas cuya finalidad está enfocada a entretener, como los juegos de ocio:

  • “PC Fútbol”.
  • “Trivial”.
  • “Combat Flight simulator”.
  • “Commandos”.
  • “Prince”.

 

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN SISTEMA MULTIMEDIA

 

Un buen sistema Multimedia debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

 

 

CARACTERÍSTICAS DE LOS SISTEMAS MULTIMEDIA

 

  • Interacción: debe dejar un margen o un espacio adecuado de interacción entre el alumno y el programa.
  • Abierto: que permita la modificación de los contenidos de la base de datos.
  • Facilidad: que el usuario no tenga dificultades a la hora de manejarlo.
  • Calidad técnica: los sonidos, los textos y los gráficos deben tener un mínimo de calidad de manera que facilite y no dificulte la recepción de la información.
  • Capacidades y habilidades que debe fomentar: Creatividad, originalidad, flexibilidad de pensamiento, trabajo cooperativo, análisis/síntesis, planificación de objetivos, organización de las ideas, evaluación del proceso y, en menor medida del resultado, autoevaluación, exploración y búsqueda de información, reflexión.
  • Motivación: debe despertar el interés e incrementar el grado de participación del alumno.
  • Adecuación: debe adecuarse a las características del alumnado al que va dirigido.
  • Atención a la diversidad: debe atender a la diversidad del alumnado que muchas veces presenta necesidades educativas especiales diferentes al grupo de clase.
  • Enseñanza individualizada: debe facilitar el autoaprendizaje.
  • Ayuda: debe resolver las dudas y facilitar la búsqueda de información tanto dentro del mismo programa como con el uso de otros materiales externos.
  • Proceso: todo programa debe trabajar el proceso de elaboración de la actividad y no pedir exclusivamente la obtención del resultado final.
  • Claridad: la información presentada debe ser clara..
  • Rentabilidad temporal: el uso del programa debe ser rentable, es decir, debe ser adecuado en el tiempo de respuesta al tratamiento de la información, debe permitir la adquisición de los conocimientos en un tiempo razonable, etc.
  • Eficaz: debe perseguir la consecución de los objetivos marcados en un principio.
  • Estrategia didáctica: debe combinar diferentes estrategias como son la exploración guiada y el libre descubrimiento y, en menor medida, utilizar la enseñanza dirigida.
  • Refuerzos: el alumno debe sentirse reforzado en todo momento tanto en los errores como en los aciertos.
  • Accesible: debe permitir económicamente a los diferentes usuarios su adquisición.

 

VENTAJAS DE UN SISTEMA MULTIMEDIA

Siguiendo a Domingo y Gallego (1997, 1995) presentamos tanto las ventajas de un sistema Multimedia, como las ventajas pedagógicas en su uso y que consideramos que se deben respetar:

 

 

VENTAJAS DE UN SISTEMA MULTIMEDIA

VENTAJAS PEDAGÓGICAS EN EL USO DE PROGRAMAS

MULTIMEDIA.

 

1. Presenta las ventajas comunes a todas las tecnologías, permitiendo además una mayor interacción.

2. Ofrece la posibilidad de controlar el flujo de información.

3. Gracias a la información almacenada en un disco óptico, ofrece gran rapidez de acceso y durabilidad.

4. Une todas las posibilidades de la Informática y de los Medios Audiovisuales.

5. La información audiovisual que contiene un disco óptico puede ser utilizada para varias finalidades.

6. Un programa Multimedia bien diseñado no corre el peligro de obsolescencia, puesto que pueden actualizarse constantemente los contenidos con pequeños cambios en el software.

1. Mejora el aprendizaje. El alumno avanza por el sistema según su ritmo individual de aprendizaje. Pedirá información, se adentrará en temas nuevos cuando tenga dominados los anteriores,…

2. Incrementa la retención. La memorización de núcleos de información importantes aumentará significativamente gracias a la interacción y a la combinación de imágenes, gráficos, textos,… junto a las simulaciones con representaciones de la vida real.

3. Aumenta la motivación y el gusto por aprender. El aprendizaje se convierte de este modo en un proceso lúdico.

4. Reducción del tiempo del Aprendizaje debido a varios factores influyentes:

El alumno impone su ritmo de aprendizaje, mantiene el control.

La información es fácilmente comprensible.

La instrucción es personalizada, se adecúa a diferentes Estilos de Aprendizaje.

El refuerzo es constante eficaz.

5. Consistencia pedagógica. La información contenida es la misma en distintos momentos y para diferentes alumnos.

6. La metodología, dentro de su variedad, es homogénea.

7. La evaluación de procesos y no de resultados ofrece ecuanimidad.

8. Constituye actualmente, y en un futuro próximo, uno de los medios de instrucción de más calidad.

 

 

 

 

PRESENTACIÓN Y EVALUACIÓN DEL PROGRAMA MATES BLASTER:

Siguiendo las pautas presentadas anteriormente, y después de haber revisado diferentes modelos de evaluación de software, se ha diseñado uno, evaluándose a continuación un programa específico diseñado para primaria.

MATES BLASTER es una aventura educativa a través del espacio que hace que las matemáticas sean más divertidas con la ayuda de Positrón, el Capitán Blasternauta y el malvado Marciano Basurilla.

El programa consta de cuatro juegos diferentes. Cada uno de ellos se desarrolla en un lugar diferente del espacio:

  • Basernave. El propósito de este juego consiste en ayudar al Capitán Blasternauta a recoger, mediante rayos que atraen, la basura que hay en el espacio para reciclarla y convertirla en combustible. Pero para lograr estos rayos es necesario realizar las operaciones que se proponen. Tras haber resuelto cinco ejercicios aparecerá la basura que tiene que recoger a fin de evitar una tarea caracterizada por la monotonía.
  • Gasoblaster. En esta ocasión y haciendo uso del ratón, la misión consistirá en mover los números y los símbolos matemáticos hacia abajo con el fin de formar las igualdades correctas en la ventana de igualdad. A medida que la ejecución de los problemas se realiza de forma correcta, los tanques de combustible se irán llenando lentamente.
  • La cueva del calambrazo. La tarea consistirá en ayudar al Capitán Blasternauta a expulsar al Marciano Basurilla formando números que le permitan moverse entre las distintas plataformas de la cueva. Éste ascenderá a una plataforma superior cuando el número de su uniforme se sitúe entre los números de cada lado de la abertura. No obstante, cuando una gota de agua de las que se forman en la cueva se pone en contacto con el Capitán, su número cambiará.
  • Asalto al platillo. Nos encontramos en una misión definitiva. Nuestra tarea consistirá en salvar a Positrón respondiendo a los ejercicios matemáticos que se proponen antes de que finalice el tiempo del que se dispone. Para ello, debemos desplazar al Capitán Blasternauta a la ventanilla que tiene la respuesta correcta evitando el contacto con la basura flotante y las bolas de fuego que salen de la nave espacial, las cuales hacen que nuestro héroe caiga al suelo.
  • Misión Cumplida. Si durante nuestra tarea de rescate hemos logrado salvar al pequeño Positrón observaremos como la nave empieza a destruirse y huye por el espacio.

A su vez en cada uno de estos juegos se diferencian seis niveles que difieren entre sí por su grado de dificultad. Se pueden trabajar las distintas operaciones aritméticas.

 

 

 

CUESTIONARIO DE EVALUACIÓN MULTIMEDIA

 

 

Datos de identificación, producción, distribución y destinatarios

 

Título del programa

 

MATES BLASTER

“En busca de positrón”

 

Autores/Productores

Davidson & Associates

Colección/Editorial

Anaya Interactiva

Distribución/Patrocinadores

Anaya

Destinatarios

Etapa de Primaria

6- 12 años

 

 

Temática, objetivos y contenidos

 

Temática

Matemáticas

Objetivos – Desarrollar las habilidades necesarias para resolver las distintas operaciones aritméticas.
Contenidos que se tratan Contenidos conceptuales y procedimentales: series numéricas, sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, fracciones, decimales, porcentajes, estimaciones.

 

 

Documentación

 

Contenido de la documentación

  • Pautas para la instalación
  • Guía de orientaciones didácticas de los distintos juegos.
  • Resolución de problemas.
Soporte de la documentación

Manual

 

 

 

Servicio de teleinformación y asistencia

 

Servicio de teleinformación

No se indica

Servicio de asistencia técnica Se presentan breves pautas en el manual.

 

 

Plataforma tecnológica

 

Soporte del programa

1 CD-ROM

Tipo de formato en la pantalla Presenta una barra con el menú en la parte superior. Cada juego se caracteriza por presentar una imagen fija de fondo en la que suceden distintas imágenes en movimiento.
Calidad técnica del programa
  • Buen uso del color en los fondos.
  • La estructuración de los contenidos es lógica y con un desarrollo progresivo de los conceptos.
  • Los contenidos presentan una adecuada profundidad.
  • La tipografía de los textos resulta bien legible.
  • Las imágenes que incluye tiene una calidad adecuada.
Sistema de protección Se puede acceder tanto desde el CD-ROM como desde el disco duro.
Sistema operativo MS/DOS 3.3 o superior y Windows 3.1 o superior
Otros programas necesarios

No se especifica

Requisitos de hardware necesario 4 MB de memoria RAM, lector de CD-ROM de doble velocidad, tarjeta gráfica VGA O SVGA, tarjeta de sonido soportada por Windows.

 

 

Descripción del programa

Duración Se distribuye en dos duraciones: una corta y otra más duradera. El jugador puede seleccionar la que más le conviene.
Función Entrenar habilidades, resolver roblemas, evaluar, valorar, procesar datos.
Tipología Programa de ejercitación.
Breve descripción de las actividades

 

Las actividades consisten en resolver distintas operaciones matemáticas de diversas formas: horizontal, vertical, omitiendo algunos elementos, etc. De esta forma el alumno adquiere los conocimientos de forma más global, haciendo uso de diversas estrategias metacognitivas.

 

 

Aspectos funcionales y utilidad

Muy adecuado Bastante adecuado Adecuado Poco adecuado Nada adecuado
Facilita el logro de sus objetivos          
Versatilidad          
Facilidad de manejo          
Es útil para comprender mejor el tema          
Permite resolver problemas con facilidad          
Facilidad de instalación          

 

 

 

 

 

 

Aspectos técnicos y estéticos

Muy adecuado Bastante adecuado Adecuado Poco adecuado Nada adecuado
Presenta introducción de los datos y reglas necesarias para su uso          
Presentación de la información          
Claridad de los textos expuestos          
Calidad de las animaciones          
Presentación de pantallas de ayuda          
Calidad, profundidad y organización de los contenidos          
Interacción (tipo de diálogo): abierto          
Originalidad y uso de tecnología avanzada          
Tiempo de respuesta interactiva          
Originalidad y uso de elementos multimedia          
Variedad de notaciones simbólicas (ling., icónicas)          
Tiempo de respuesta al tratamiento de la información          
Colores adecuados          
Soporta ratón          
Los textos y mensajes están en el idioma del usuario          
Promueve el uso de otros materiales: libros, exposición del profesor          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aspectos pedagógicos

Muy adecuado Bastante adecuado Adecuado Poco adecuado Nada adecuado
Estrategia didáctica: exploración guiada          
Fomenta el autoaprendizaje y la iniciativa          
Nivel de actualización de los contenidos          
Nivel de claridad de la información presentada          
Capacidad de motivación          
Pantallas de ayuda para su uso          
Presentación de información en pantalla según se necesita          
Adecuación a los conocimientos del usuario          
Posibilidades de adaptación a distintos usuarios          
Carácter ameno o divertido          
Cuando comete errores dice la naturaleza del error          
Refuerzos ante los aciertos          
Refuerzos ante las equivocaciones          
Cantidad de información y datos          
Estilo de redacción adecuada a la edad del usuario          
Valores que potencia o presenta: competitividad, autoevaluación          
Variedad de actividades          
Actividades (tipo, complejidad, abarca los objetivos y contenidos)          
Tutorización          
Evaluación          
Autoevaluación          
Grado de facilidad de las tareas          
Posibilita el trabajo cooperativo          
Valoración          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Habilidades y estrategias que se trabajan

Muy adecuado Bastante adecuado Adecuado Poco adecuado Nada adecuado
Control psicomotriz          
Memorización          
Evocación          
Comprensión verbal          
Fluidez Verbal          
Lectura          
Interpretación          
Comparación          
Relación          
Análisis          
Síntesis          
Conceptos básicos numéricos          
Cálculo          
Proceso de datos          
Buscar información          
Valorar información          
Razonamiento deductivo          
Razonamiento inductivo          
Razonamiento abstracto          
Pensamiento divergente          
Imaginación          
Planificar          
Organizar          
Evaluar          
Hacer hipótesis          
Resolver problemas          
Exploración          
Experimentación          
Expresión          
Creación          
Reflexión metacognitiva          
Creatividad          
Originalidad          
Atención          
Generalización de los conocimientos: aplicación a otras áreas o situaciones          
Percepción Visual          
Percepción Auditiva          
Valores éticos o morales          
Autoestima e inteligencia emocional          
Repasa o afianza conocimientos          

 

 

……………………………………………………………………………………………………………………….

 

 

 

EVALUACION DE SOFTWARE EDUCATIVO: PROPUESTA DE UNA ESCALA DE VALORACION ON LINE.

Sobrino, Angel; Reparaz, Charo; Santiago, Raúl; Mir, José Ignacio

 

Introducción

La explosión del mercado multimedia educativo —en términos de cantidad— es una realidad innegable. La calidad del mismo es, cuando menos, una realidad discutible. Esta incesante aparición de nuevos productos con aparentes promesas llega a desconcertar al profesor que todavía tiene problemas para situarse en este complejo mundo: la necesidad de un análisis crítico de estos productos es un imperativo (cfr. Navarro, 1999).

No es éste, pese a lo que pudiera parecer, un problema nuevo. Como señala la exhaustiva revisión de Roig (1997, 75), ya en los años 80 la literatura destacaba, por un lado, la pobre calidad de los programas y, por otro, que al aumentar su número crecía la dificultad de los profesores para revisarlos, ya fuera por falta de formación o por la carencia de instrumentos adecuados. Las limitaciones ya mencionadas por Owston (1987) (pobreza didáctica, programación limitada, documentación inadecuada, ausencia de evaluación formativa o predominancia de la ejercitación) perduran en la actualidad y no cabe duda que gran parte de estos déficits son achacables a la ausencia de evaluación.

El desarrollo de herramientas de valoración de software de calidad contribuye directamente a tres importantes metas de la formación de los docentes en Nuevas Tecnologías: los profesores deben tener información acerca del software educativo disponible en el mercado; deben ser entrenados en las funciones de selección, revisión y evaluación de programas y, al mismo tiempo, recibir formación sobre la integración curricular del ordenador en su aula.

El Proyecto PEMGU (cfr. Santiago, 1998a).

El proyecto europeo PEMGU es una iniciativa de un consorcio de diversos centros educativos y universidades de distintos países europeos dentro del marco genérico de “Leonardo”. PEMGU (Pedagogical Evaluation Methods Guidelines for Multimedia Applications), tiene como objetivo principal el asesoramiento y la formación del profesorado en el uso de multimedia educativa. Este proyecto europeo tiene una duración de tres años (1997-1999) y está parcialmente financiado con fondos de la Unión Europea.

Forman parte del proyecto europeo los siguientes miembros: Holbaek Technical Schkol (Dinamarca, coordinadores del proyecto), Pontypridd College (País de Gales), DEL (Dinamarca), EPRAL (Portugal) y Colegio Irabia (Navarra, España). El proyecto tendrá su culminación a finales de 1999, cuando se consideren alcanzados los objetivos principales del mismo.

Uno de los primeros objetivos planteados fue la creación de distintas herramientas para la evaluación de material multimedia educativo. Esta tarea fue asignada a la parte española del proyecto (Colegio Irabia), que contó con el asesoramiento del Departamento de Educación de la Universidad de Navarra.

 

Fases en la construcción del instrumento

Tras la revisión de la abundante bibliografía sobre evaluación de material multimedia educativo (cfr., por ejemplo, Roig, 1997; Squires y McDougall, 1997; Marqués, 1998) se elaboró en una primera fase un cuestionario denominado “Escala de evaluación de calidad educativa de software multimedia” (cfr. Santiago, 1998b).

En un segundo momento, y a partir de este instrumento, se construyó la escala original de 96 items divididos en los apartados que detallaremos a continuación (Repáraz, Sobrino y Santiago, 1998). Como primera validación de este cuestionario, se llevaron a cabo distintas aplicaciones con profesores que habitualmente utilizan multimedia en sus asignaturas, con el objeto de analizar el grado de comprensión de los casi 100 items de la escala y el nivel de coherencia de las respuestas de profesores que evaluaban el mismo tipo de material. Tras el análisis de los datos estadísticos, se llevaron a cabo distintas correcciones del cuestionario, como la supresión de algunos ítems, algunos añadidos y la corrección en la redacción y formulación de las preguntas.

Esta primera versión del cuestionario se tradujo al inglés y fue distribuida al resto de los socios europeos. Durante la segunda de las reuniones de trabajo del grupo —celebrada en Cardiff (País de Gales)—, se sugirieron diversas correcciones de fondo y forma para que la escala fuera lo más genéricamente aplicable en cada país independientemente del tipo de currículo o material disponible. También se solicitó de la parte española, la elaboración de un segundo cuestionario para ser administrado a los propios alumnos que trabajaban con materiales multimedia, con el objeto de conocer su opinión.

La última fase ha consistido en la adaptación de los materiales empleados (cuestionarios, escalas, bases de datos…) a un formato electrónico accesible on line a través de la red.

 

Estructura de la escala

En líneas generales (cfr. Marqués, 1998), hay un denominador común en la estructura de los diferentes instrumentos para la valoración de software educativo. Por un lado, la evaluación del software supone la consideración de sus características intrínsecas, por otro, su adecuación al contexto en el que se quiere utilizar.

Siguiendo este mismo esquema, la escala de evaluación, en su versión larga, constaba, inicialmente, de 96 ítems agrupados en dos áreas fundamentales: evaluación de la parte técnica-instructiva del material y evaluación de la parte didáctica o curricular. En la primera (Adecuación Técnico-Instructiva), los items se refieren a aspectos técnicos del software, con objeto de valorar la adecuación de las características del producto a su finalidad instructiva. Así, se pretenden examinar aspectos como el diseño de pantalla, el grado de acceso y control de la información (navegación e interactividad) o la facilidad del uso.

En la segunda (Adecuación Didáctica o Curricular), las cuestiones se refieren a aspectos del diseño curricular, con objeto de evaluar la capacidad de integración del programa en el proceso de enseñanza-aprendizaje de una materia concreta. El objeto es analizar, dentro del diseño didáctico, si el programa responde a los objetivos, contenidos, actividades de aprendizaje y evaluación que se propone el profesor, o la propia motivación del alumno en la utilización de este tipo de materiales.

El cuestionario se completa con dos apartados que preceden el bloque de items y en el que se incluye a) la información más genérica: denominación, área de conocimiento, requerimientos técnicos etc., y b) el análisis de que tipo de material se trata: simulaciones, tutorial, ejercitación y práctica, sistema tutorial inteligente etc. También se incluye una hoja de instrucciones con los requerimientos esenciales a la hora de aplicar la escala. En el anexo puede consultarse la estructura detallada del instrumento.

 

Versión on line de la escala

Como ya hemos comentado previamente, el Proyecto PEMGU (y en concreto el cuarto autor de esta comunicación) ha desarrollado una base de datos on line de software educativo, que permite la búsqueda, a través de diferentes campos (fig. 1), entre un considerable volumen de productos multimedia [http://www.proyectogrimm.com:8081 /PEMGU_Test/ Consultas/].

En conexión con esta base de datos, se ha creado una versión reducida (45 items) de la escala, de tal forma que cada profesor puede, o bien consultar, o bien rellenar, cuestionarios de valoración de los diferentes programas a través de internet (fig.2).

Como se puede apreciar en la figura 3, los resultados de la valoración se plasman de forma intuitiva—y por supuesto promediados según las evaluaciones que haya recibido cada producto— en escalas sobre cinco puntos (apartados de valoración técnica, didáctica y global) o sobre diez (subapartados).

Utilización de la escala para la formación del profesorado.

Además de una modesta aportación a la batería de instrumentos para la valoración de software educativo, esta escala servirá como recurso para la formación de docentes en NNTT, en un curso a través de la red que se va a celebrar próximamante (cfr. la comunicación presentada por Santiago y cols. en este mismo congreso). Como comentábamos en la introducción, los profesores no sólo deben tener constancia acerca de la calidad del software disponible; sino que, además, deben ser entrenados en las funciones de selección, revisión y evaluación de programas, lo que redundará en su formación sobre la integración curricular del ordenador en el aula.

Las personas que sigan este curso a distancia deberán acceder a la escala y completarla en referencia a un software comercializado que conozcan con suficiente profundidad, para posteriormente desarrollar un proyecto de integración curricular.

Figura 1. Base de datos de software educativo desarrollado por el Proyecto PEMGU

Figura 2. Resultados de una búsqueda.

 

 

Figura 3. Valoración de un software educativo.

ANEXO

ESTRUCTURA DEL CUESTIONARIO

ESCALA DE EVALUACION DE CALIDAD EDUCATIVA DE SOFTWARE MULTIMEDIA.

(Repáraz, Sobrino y Santiago, 1999)

 

I.- ASPECTOS PREVIOS

Nivel educativo

Tipo de programa

 

II.- ADECUACIÓN TÉCNICO-INSTRUCTIVA

A.- Diseño del interface

Diseño de pantalla

Acceso y control de la información

Utilización

B.- Documentación

 

III. ADECUACIÓN DIDÁCTICA O CURRICULAR

A.- Elementos

Objetivos de aprendizaje

Contenidos de aprendizaje

Actividades de aprendizaje

Evaluación

Motivación

Uso del programa

 

B. Evaluación Global

 

BIBLIOGRAFIA

 

Marqués, P. (1998). Programas didácticos: diseño y evaluación. [disponible en http://www.sauce.pntic.mec.es/~alglobal%5D.

Navarro, E. (1999). Evaluación de materiales multimedia. Comunicación y Pedagogía, 157, pp. 36-39. [disponible en http://www.doe.d5.ub.es/samial/publi/%5D.

Owston, R. D. (1987). Software Evaluation: a Criterion-Based Approach. Scarborough: Prentice-Hall.

Repáraz, Ch.; Sobrino, A. y Santiago, R. (1998).”Escala de evaluación de calidad educativa de software multimedia”.

[disponible en http://www.irabia.es/pemgu/document/raul_cyp.htm%5D.

Roig, R. (1997). Modelos de evaluación de software educativo. Tesis doctoral. Universidad de Valencia.

Santiago, R. (1998a).Proyecto Europeo PEMGU. Comunicación y Pedagogía, diciembre, 8-10.

Santiago, R. (1998b). Evaluación de software educativo multimedia: Proyecto PEMGU. [disponible en http://www.irabia.es/pemgu/document/%5D.

Squires, D. y McDougall, A. (1997). Cómo elegir y utilizar software educativo. Madrid: Morata.

 

oooooOooooo

 

EVALUACION DE SOFTWARE EDUCATIVO: PROPUESTA DE UNA ESCALA DE VALORACION ON LINE.

DATOS DE LOS AUTORES:

Sobrino, Angel (Universidad De Navarra. Dpto. de Educación); Reparaz, Charo (Universidad De Navarra. Colegio IRABIA. Pamplona) Santiago, Raúl (Colegio IRABIA, Pamplona) y Mir, José Ignacio (Dpto. de Educación)

RESUMEN

En el marco del Proyecto Europeo PEMGU, se está desarrollando una escala de valoración educativa de productos multimedia. Después de sucesivas revisiones se ha llegado a la estructura que aquí se presenta. Además, la escala cuenta con una versión reducida que puede completarse —y consultarse— a través de internet, conectada con una base de datos de software educativo.

La elaboración de este cuestionario tiene como meta última ayudar a los profesores a definir la calidad técnica y pedagógica de los productos multimedia que suelen utilizar con sus alumnos. Además, se destacan sus cualidades como medio para la formación de los docentes en la integración curricular de las Nuevas Tecnologías en el aula.

 

ABSTRACT

In the context of the European Project PEMGU, we are developing an educational multimedia evaluation scale. After several trials we present the semi-definitive format. Additionally there is a reduced version of the scale which can be consulted and filled-in through internet, connected to a educational software database.

The elaboration of this scale has as one of the main goals help the teachers to define the technical and didactic quality of the educational multimedia products usually used with their students. In addition, we emphasize its qualities as a teachers training tool in the curricular integration of NT in education.

 

 

 

 

Dentro de los más importantes ( y no pongo el enlace por ello) encontramos los del Dr. Pere Marqués:

 


LOS RECURSOS MULTIMEDIA

Los recursos educativos multimedia, son materiales que integran diversos elementos textuales (secuenciales e hipertextuales) y audiovisuales (gráficos, sonido, vídeo, animaciones…) y que pueden resultar útiles en los contextos educativos. Distinguimos tres grandes grupos:

– Entornos formativos multimedia, diseñados específicamente para facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Distinguimos::

– Los materiales didácticos multimedia (en soportes disco y on-line), que comprenden todo tipo de software educativo dirigido a facilitar unos aprendizajes específicos, desde los clásicos programas de EAO (Enseñanza Asistida por Ordenador) en soporte disco hasta los actuales entornos educativos multimedia on-line, con conexiones y funciones que aprovechan el infinito universo de recursos y servicios de Internet para facilitar unos aprendizajes específicos. Por ejemplo el programa del “cuerpo humano” (Z Multimedia) o la mayor parte de programas que realizan los profesores (premios PNTIC-CNICE).

Dentro de los materiales didácticos multimedia también podemos distinguir los que básicamente proporcionan información (documentos multimedia en los que la interacción se reduce a la consulta de los hipertextos y a un sistema de navegación que facilita el acceso a los contenidos) y los que además ofrecen otras actividades interactivas para promover los aprendizajes (materiales multimedia interactivos , que además facilitan otras interacciones con los usuarios: preguntas, ejercicios, simulaciones…).

– Los cursos impartidos en entornos virtuales de aprendizaje (EVA), cursos integrados generalmente por diversas asignaturas que se desarrollan a través de las funcionalidades de un entorno tipo “campus virtual”. Los “campus” virtuales, con los que se pueden impartir tipo de cursos, son plataformas tecnológicas on-line a través de las cuales se ofrecen unos contenidos formativos y la asistencia de un equipo de profesores, consultores, tutores, coordinadores, técnicos…. Por ejemplo los cursos on-line de la UNED.

– Otros materiales de apoyo a la educación, que sin ser materiales didácticos han sido creados para facilitar otras actividades del mundo educativo: gestión de centros, orientación escolar, gestión de tutorías, diagnósticos…

– Materiales multimedia de interés educativo, que no han sido creados para el mundo educativo, pero que en determinadas circunstancias pueden utilizarse como recursos educativos (por ejemplo la página web del Servicio Nacional de Meteorología o el CD del “Anuario El País”)

Los buenos materiales multimedia formativos son eficaces, facilitan el logro de sus objetivos, y ello es debido, supuesto un buen uso por parte de los estudiantes y profesores, a una serie de características que atienden a diversos aspectos funcionales, técnicos y pedagógicos, y que se comentan a continuación:

Al considerar la evaluación de la calidad de estos entornos formativos multimedia, hemos de distinguir al menos dos dimensiones:

– Las características intrínsecas de los entornos, que nos permitirán realizar una evaluación objetiva de los mismos
– La forma en la que se utilizan estos entornos en un contexto formativo concreto, ya sea de manera autodidacta por parte del propio estudiante o bajo la orientación de un docente o tutor (evaluación contextual). En este caso, más que evaluar el propio material formativo, lo que se evalúa son los resultados formativos que se obtienen y la manera en la que se ha utilizado.

Por supuesto que la aplicación que se haga de los entornos dependerá de sus potencialidades intrínsecas, pero su eficacia y eficiencia dependerá sobre todo de la pericia de los estudiantes y docentes.

ELEMENTOS ESTRUCTURALES BÁSICOS

En los entornos formativos multimedia, cuya razón de ser es facilitar determinados aprendizajes a los estudiantes usuarios de los mismos, podemos distinguir los siguientes elementos estructurales básicos:

– Planteamientos pedagógicos:

– Modelo pedagógico: concepción del aprendizaje; roles de los estudiantes, docentes, materiales didácticos…
– Plan docente: objetivos, secuenciación de los contenidos, actividades de aprendizaje, metodología, evaluación…
– Itinerarios formativos previstos
– Funciones de los profesores, consultores y tutores

– Bases de datos, que constituyen los contenidos que se presentan en el entorno; los aprendizajes siempre se realizan a partir de una materia prima que es la información.

– Textos informativos: documentos, enlaces a páginas web…
– Materiales didácticos, que presentan información y utilizan recursos didácticos para orientar y facilitar los aprendizajes.
– Guías didácticas, ayudas, orientaciones….
– Fuentes de información complementarias: listado de enlaces a páginas web de interés, bibliografía, agenda…
– Pruebas de autoevaluación

– Actividades instructivas, que se proponen a los estudiantes para que elaboren sus aprendizajes. Los estudiantes siempre aprenden interactuando con su entorno (libros, personas, cosas…) y las actividades instructivas son las que orientan su actividad de aprendizaje hacia la realización de determinadas interacciones facilitadoras de los aprendizajes que se pretenden. Distinguimos:

– Actividades autocorrectivas
– Actividades con corrección por parte del profesor o tutor
– Otras actividades: trabajos autónomos de los estudiantes, actividades en foros…

– Entorno tecnológico – interface interactivo (programa, campus) que se ofrece al estudiante:

– Entorno audiovisual: pantallas, elementos multimedia…
– Sistema de navegación: mapa, metáfora de navegación…
– Sistemas de comunicación on-line (e-mail, webmail, chat, videoconferencia, listas…): consultas y tutorías virtuales, aulas virtuales (foros sobre las asignaturas moderados por los profesores), calendario/tablones de anuncios, foros de estudiantes (académicos, lúdicos…).
– Instrumentos para la gestión de la información: motores de búsqueda, herramientas para el proceso de la información, discos virtuales…

– Elementos personales: Aunque la asistencia de especialistas (consultores, tutores, técnicos…) solamente resulta imprescindible en los cursos impartidos en EVA, poco a poco va estando presente también en los demás materiales formativos multimedia, sobre todo en forma de asesoramiento técnico o pedagógico on-line.

– Asistencia pedagógica (profesores, consultores, tutores…)
– Asistencia técnica
– EN EL CASO DE EVA: Asistencia administrativa (secretaría, información general sobre el entorno), coordinación de asignaturas y cursos, etc.

LA EVALUACIÓN DE LOS ENTORNOS FORMATIVOS MULTIMEDIA

Los buenos entornos formativos multimedia son eficaces, facilitan el logro de sus objetivos, y ello es debido, supuesto un buen uso por parte de los estudiantes y profesores, a una serie de características que atienden a diversos aspectos funcionales, técnicos y pedagógicos, y que se comentarán más adelante:

Al considerar la evaluación de la calidad de estos entornos, podemos distinguir al menos dos dimensiones:

– Las características intrínsecas de los entornos, que nos permitirán realizar una evaluación objetiva de los mismos

– La forma en la que se utilizan estos entornos en un contexto formativo concreto, ya sea de manera autodidacta por parte del propio estudiante o bajo la orientación de un docente o tutor.. Por supuesto que la aplicación que se haga de los entornos dependerá de sus potencialidades intrínsecas, pero su eficacia y eficiencia dependerá sobre todo de la pericia de los estudiantes y docentes. En este caso, más que evaluar el propio material formativo, lo que se evalúa son los resultados formativos que se obtienen y la manera en la que se ha utilizado (evaluación contextual).

A continuación nos centraremos en la evaluación objetiva de estos entornos formativos multimedia, presentando una plantilla para su catalogación y evaluación.

PLANTILLA PARA SU CATALOGACIÓN Y EVALUACIÓN. CRITERIOS DE CALIDAD.

La plantilla para la catalogación y evaluación objetiva de entornos formativos multimedia que se presenta está estructurada en tres partes:

– Identificación del entorno, donde se recopilan las características generales del material y todos los datos necesarios para su catalogación.

– La plantilla de evaluación propiamente dicha, que considera diversos indicadores de calidad atendiendo aspectos técnicos, pedagógicos y funcionales derivados de sus elementos estructurales.

– Un cuadro de evaluación sintética-global

A continuación presenta la plantilla comentando con detalle sus apartados e indicadores.

– IDENTIFICACIÓN DEL ENTORNO: (completar los apartados con la información que se solicita)

– Tipología. Indicar si se trata de un material didáctico multimedia en disco, material multimedia on-line o curso en EVA

– Título del programa o curso (+ versión/año, idiomas)

– Archivo de instalación o dirección URL (+ advertir si requiere el registro del usuario o password)

– Editor o institución que imparte el curso (+ lugar, web)

– Créditos: autor del programa o director del curso (+ e-mail)

– Temática: área, materia, ¿es transversal?…

– Objetivos formativos que se explicitan en el programa o en la documentación.

– Contenidos (+ especificar los de cada asignatura si se trata de un curso)

– Breve descripción de las actividades formativas que se proponen

– Destinatarios: etapa educativa, edad, conocimientos previos, otras características.

– Mapa de navegación del entorno

– Requisitos técnicos, infraestructura (hardware y software) necesaria para los estudiantes

ASPECTOS TÉCNICOS Y ESTÉTICOS (valorar cada item según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

– Entorno audiovisual: presentación, estructura de las pantallas, composición, tipografía, colores, disposición de los elementos multimedia, estética…

– Presentación atractiva y correcta. Indicará también la resolución óptima para su visualización (800×600…)
– Diseño claro y atractivo de las pantallas, sin exceso de texto, destacando lo importante.
– Calidad técnica y estética en sus elementos: títulos, barras de estado, frames, menús, barras de navegación, ventanas, iconos, botones, textos, hipertextos, formularios, fondos…

– Elementos multimedia: calidad, cantidad. Los elementos multimedia (gráficos, fotografías, animaciones, vídeos, audio…) deberán tener una adecuada calidad técnica y estética.También se valorará la cantidad de estos elementos que incluya el material, que dependerá de sus propósitos y su temática. Hay que tener en cuenta que pueden ralentizar las páginas web.

– Navegación: mapa de navegación lógico y estructurado; metáforas intuitivas, atractivas y adecuadas a los usuarios. El entorno debe ser transparente, permitiendo al usuario saber siempre donde está y tener el control de la navegación. Eficaz pero sin llamar la atención sobre sí mismo.

– Hipertextos: actualizados, con un máximo de 3 niveles, enlaces descriptivos…Tendrá un nivel de hipertextualidad adecuado (no más de 3 niveles), utilizará hipervínculos descriptivos y los enlaces estarán bien actualizados.

– Diálogo con el entorno tecnológico: interacciones amigables, fácil entrada de órdenes y respuestas, análisis avanzado de los inputs por el ordenador (que ignore diferencias no significativas entre lo tecleado por el usuario y las respuestas esperadas), comprensión del feed-back que proporciona el entorno…

– Sistemas de comunicación on-line: Indicar los medios que se utilizan en las consultas y tutorías virtuales, aulas virtuales, calendario/tablón de anuncios, foros de estudiantes (e-mail, chat, videoconferencia, listas…): ______________________________

– Herramientas para la gestión de la información. Indicar cuales se ofrecen (disco virtual, listado de enlaces favoritos, motores de búsqueda, calculadora, bloc…): _______________________________

– Funcionamiento del entorno: fiabilidad, velocidad adecuada, seguridad… El material debe visualizarse bien en los distintos navegadores, presentar una adecuada velocidad de respuesta a las acciones de los usuarios al mostrar informaciones, vídeos, animaciones…Si se trata de un programa informático detectará la ausencia de periféricos necesarios y su funcionamiento será estable en todo momento.

– Uso de tecnología avanzada. Debe mostrar entornos originales, bien diferenciados de otros materiales didácticos, que aprovechen las prestaciones de las tecnologías multimedia e hipertexto yuxtaponiendo diversos sistemas simbólicos, de manera que el ordenador resulte intrínsecamente potenciador del proceso de aprendizaje significativo y favorezca la asociación de ideas y la creatividad.

ASPECTOS PEDAGÓGICOS (valorar cada item según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

– Plan docente: presentando los objetivos de aprendizaje previstos (fácticos, conceptuales, procedimentales, actitudinales) claros y explícitos, para que sepan con claridad lo que se espera que aprendan en cada unidad didáctica.

– Motivación: atractivo, interés… Los materiales deben resultar atractivos para sus usuarios. Así, los contenidos y las actividades de los materiales deben despertar la curiosidad científica y mantener la atención y el interés de los usuarios, evitando que los elementos lúdicos interfieran negativamente. También deberán resultar atractivos para los profesores, que generalmente serán sus prescriptores.

– Contenidos (documentos y materiales didácticos): coherencia con los objetivos, veracidad (diferenciando adecuadamente: datos objetivos, opiniones y elementos fantásticos), profundidad, calidad, organización lógica, buena secuenciación, estructuración (párrafos breves para facilitar su lectura y enlaces con los conceptos relacionados), fragmentación adecuada si se organiza hipertextualmente (para no dificultar el acceso y la comprensión), claridad, actualización, corrección gramatical, ausencia de discriminaciones y mensajes tendenciosos…

– Relevancia de los elementos multimedia: relevancia de la información que aportan para facilitar los aprendizajes.

– Guías didácticas y ayudas: información clara y útil, buena orientación al destinatario… La documentación (en papel, disco u on-line) que acompaña al material debe tener una presentación agradable, buen un contenido y textos claros, bien legibles y adecuados a los usuarios. Distinguimos 3 partes:

– Ficha resumen, con las características básicas del material.
– El manual del usuario. Presentará el material, informará sobre su instalación y explicará sus objetivos, contenidos, destinatarios… así como sus opciones y funcionalidades.
– La guía didáctica o guía de estudio, con sugerencias didácticas y ejemplos de utilización, propondrá la realización de actividades, estrategias de uso e indicaciones para su integración curricular.

– Flexibilización del aprendizaje: incluye diversos niveles, itinerarios… Los materiales didácticos se adaptarán a las características específicas de los estudiantes (diferencias en estilos de aprendizaje, capacidades…) y a los progresos que vayan realizando los usuarios, para que hagan un máximo uso de su potencial cognitivo. Esta adaptación se manifestará especialmente en la tutorización,.en la progresión  de las actividades que se presenten a los estudiantes y en la profundidad de los contenidos que se trabajen.

– Orientación del usuario (a través del propio material, consultas o tutoría) sobre el plan docente, los posibles itinerarios a seguir y las opciones a su alcance en cada momento

– Tutorización de los itinerarios: en función de las respuestas (acertadas o erróneas) de los usuarios en las actividades de aprendizaje sugiere automáticamente determinados contenidos y/o actividades.

– Autonomía del estudiante: toma de decisiones en la elección de itinerarios, recursos para la autoevaluación y el autoaprendizaje… Los materiales proporcionarán herramientas cognitivas para que los estudiantes hagan el máximo uso de su potencial de aprendizaje, puedan decidir las tareas a realizar, la forma de llevarlas a cabo, el nivel de profundidad de los temas y autocontrolen su trabajo regulándolo hacia el logro de sus objetivos. Facilitarán el aprendizaje a partir de los errores tutorizando las acciones de los estudiantes, explicando (y no sólo mostrando) los errores que van cometiendo (o los resultados de sus acciones) y proporcionando las oportunas ayudas y refuerzos. Estimularán a los alumnos el desarrollo dehabilidades metacognitivas y estrategias de aprendizaje que les permitan planificar, regular y evaluar sus aprendizajes, reflexionando sobre su conocimiento y sobre los métodos que utilizan al pensar.

– Recursos didácticos: potencialidad y multiplicidad de los recursos didácticos que se utilizan.

… Presentación de información y guía de la atención y los aprendizajes:
– Explicitación de los objetivos educativos que se persiguen.
– Diversos códigos comunicativos: verbales (convencionales, exigen un esfuerzo de abstracción) e icónicos (representaciones intuitivas y cercanas a la realidad).
– Señalizaciones diversas: subrayados, estilo de letra, destacados, uso de colores…
– Adecuada integración de medias, al servicio del aprendizaje, sin sobrecargar. Las imágenes deben aportar también información relevante.

… Organización de la información:
– Resúmenes, síntesis…
– Mapas conceptuales
– Organizadores gráficos: esquemas, cuadros sinópticos, diagramas de flujo…

… Relación entre conocimientos, creación de nuevos conocimientos y desarrollo de habilidades
– Organizadores previos y conceptos inclusores al introducir los temas.
– Ejemplos, analogías
– Preguntas y ejercicios para orientar la relación de los nuevos conocimientos con los conocimientos anteriores de los estudiantes y su aplicación.
– Simulaciones para la experimentación.
– Entornos para la expresión y creación

– Múltiples actividades: se proponen múltiples y diversas actividades formativas que permiten diversas formas de acercamiento al conocimiento y su transferencia y aplicación a múltiples situaciones.

* Enfoque crítico /aplicativo / creativo de las actividades dirigido a la construcción de conocimiento (no memorístico). Los materiales evitarán la simple memorización y presentaránentornos aplicativos y heurísticos centrados en los estudiantes que tengan en cuenta las teorías constructivistas y los principios del aprendizaje significativo donde además de comprender los contenidos puedan aplicarlos, investigar y buscar nuevas relaciones. Así el estudiante se sentirá creativo y constructor de sus aprendizajes mediante la interacción con el entorno que le proporciona el programa (mediador) y a través de la reorganización de sus esquemas de conocimiento. Las actividades relacionarán la experiencia (contexto) y conocimientos previos de los estudiantes con los nuevos y deben facilitar aprendizajes significativos y transferibles a otras situaciones mediante una continua actividad mental en consonancia con la naturaleza de los aprendizajes que se pretenden. Así desarrollarán las capacidades y las estructuras mentales de los estudiantes y sus formas de representación del conocimiento (categorías, secuencias, redes conceptuales, representaciones visuales…) mediante el ejercicio de las diversas actividades cognitivas y metacognitivas.

– Aprendizaje colaborativo: inclusión de actividades colaborativas que permitan la construcción conjunta del conocimiento entre los estudiantes y recursos para ello (foros, discos virtuales compartidos)… Para ello presentarán: problemas reales para ser resueltos en equipo, debates… El trabajo cooperativo en equipo resulta cada vez más importante en la sociedad actual.

– Corrección de las actividades: hay un feed-back, la mayor parte de las actividades se corrigen adecuadamente de manera inmediata automática o por el consultor… Se registran las actividades de los estudiantes y se elaboran informes para el profesorado.

– Adecuación a los destinatarios de los contenidos, actividades… Los materiales tendrán en cuenta las características de los estudiantes a los que van dirigidos: desarrollo cognitivo, capacidades, intereses, necesidades, circunstancias sociales, posibles restricciones para acceder a los periféricos convencionales… Esta adecuación se manifestará en los siguientes ámbitos:

– Contenidos: extensión, estructura y profundidad, vocabulario, estructuras gramaticales, ejemplos, simulaciones y gráficos… Que sean de su interés.
– Actividades: tipo de interacción, duración, motivación, corrección y ayuda, dificultad, itinerarios…
– Apoyo tutorial.
– Entorno de comunicación:
 pantallas (tamaño de letra, posible lectura de textos…), sistema y mapa de navegación, periféricos de comunicación con el sistema…

– Evaluación de los aprendizajes: sistema de seguimiento y evaluación de los aprendizajes orientado al usuario, que facilite el autocontrol del trabajo; pruebas de evaluación…

– Sistema de apoyo docente y tutorial: servicio de consultas, aulas virtuales, tutoría virtual…

ASPECTOS FUNCIONALES (valorar cada item según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

– Facilidad de uso del entorno. Los materiales deben resultar agradables, fáciles de usar y autoexplicativos, de manera que los usuarios puedan utilizarlos inmediatamente, y descubran su dinámica y sus posibilidades, sin tener que realizar una exhaustiva lectura de los manuales ni largas tareas previas de configuración. El usuario debería conocer en todo momento el lugar del programa donde se encuentra y las opciones a su alcance, y debería poder moverse en él según sus preferencias. Un “sistema de ayuda”, accesible desde el mismo material, debería solucionar las dudas.

– Facilidad de acceso e instalación de programas y complementos. La instalación y desinstalación de material sencilla, rápida y transparente. En el caso de las páginas web, el material orientará la instalación de los drivers y visualizadores necesarios, y proporcionará acceso a los mismos.

– Consideración de NEE. Todos los materiales deberían considerar su posible uso por parte de estudiantes con necesidades educativas especiales: atendiendo problemáticas de acceso (problemas visuales, auditivos, motrices…) y proporcionando interficies ajustables según las características de los usuarios (tamaño de letra, uso de teclado, ratón o periféricos adaptativos…)

– Interés y relevancia de los aprendizajes que se ofrecen para los destinatarios. El valor de un material será mayor cuanto más relevantes sean los objetivos educativos que se pueden lograr con su uso, y cuanto mayor sea el interés de los contenidos, actividades y servicios para sus destinatarios.

– (*) Eficacia didáctica: facilita el logro de los objetivos que se pretenden, bajo índice de abandonos y fracaso. Un material formativo ante todo debe resultar eficaz, debe facilitar el logro de los objetivos instructivos que pretende:  localizar información, obtener materiales, archivarlos e imprimirlos, encontrar enlaces, consultar materiales didácticos, realizar aprendizajes…

– Versatilidad didáctica: ajuste de parámetros (dificultad, tiempo de respuesta, usuarios, idioma, etc.), bases de datos modificables, registro de la actividad de cada usuario, permite imprimir los contenidos (sin una excesiva fragmentación) , proporciona informes (temas, nivel de dificultad, itinerarios, errores…), permite continuar los trabajos empezados con anterioridad … Para que los programas puedan dar una buena respuesta a las diversas necesidades educativas de sus destinatarios, y puedan ser utilizados de múltiples maneras, conviene que tengan una alta capacidad de adaptación a diversos:

– Entornos de uso: aula de informática, clase con un único ordenador, uso doméstico…
– Agrupamientos: trabajo individual, grupo cooperativo o competitivo,,,
– Estrategias didácticas: enseñanza dirigida, exploración guiada, libre descubrimiento
– Usuarios y contextos formativos: estilos de aprendizaje, circunstancias culturales y necesidades formativas, problemáticas para el acceso a la información (visuales, motrices…)

– Fuentes de información complementaria: múltiples enlaces externos, bibliografía, agenda, noticias…

– Canales de comunicación bidireccional: existencia de foros, consultorías… La potencialidad formativa de un material on-line aumenta cuando permite que sus usuarios no sólo sean receptores de la información y ejecutores de las actividades que propone sino que también puedan ser emisores de mensajes e información hacía terceros (profesores, otros estudiantes, autores del material…).

– Recursos para gestión de la información: índices y buscadores de Internet, discos virtuales, recursos para procesar datos… Conviene que los materiales faciliten instrumentos (cronologías, índices, buscadores, enlaces, editores…) que promuevan diversos accesos a variadas fuentes de información y el proceso de los datos obtenidos. De esta manera los estudiantes irán perfeccionando sus habilidades en la búsqueda, valoración, selección, aplicación, almacenamiento… de informaciones relevantes para sus trabajos.

– (*) Servicio de apoyo técnico on-line.

– (*) Sistema de apoyo docente y tutorial. Pueden limitarse a un servicio de atención a las consultas puntuales que hagan los usuarios sobre los contenidos del material o constituir un completo sistema de teleformación que asesore, guíe y evalúe los aprendizajes de los usuarios, incluya foros temáticos, facilite espacios de trabajo colaborativo (en el caso de los EVA)

– (*) Servicios de información general y secretaría (solamente en el caso de tratarse de un EVA).

– Carácter completo: proporciona todo lo necesario (contenidos temáticos, comentarios, síntesis, ejercicios de autoevaluación, ayudas, soluciones de los mismos, glosario…) para realizar los aprendizajes previstos.

– Créditos: los contenidos indican la fecha de la última actualización y los autores.

– Ausencia o poca presencia de la publicidad. Si tiene publicidad, esta debe ser mínima y no debe interferir significativamente en el uso del material

– Editor de contenidos (facilita a los profesores la modificación de las bases de datos: materiales didácticos, guías…)

VALORACIÓN GLOBAL (valorar cada metaindicador según la escala: EXCELENTE, ALTA, CORRECTA, BAJA)

– Calidad técnica del entorno: promedio de la valoración de los aspectos técnicos

– Potencialidad didáctica: promedio de la valoración de los aspectos pedagógicos

– Funcionalidad, utilidad: promedio de la valoración de los aspectos funcionales + valoración de la eficacia por los usuarios

– Servicios personales: valoración de los servicios personales (indicados con * por los usuarios)

– Aspectos más positivos del entorno formativo:

– Aspectos más negativos:

– Otras observaciones:

NOTAS:

– Para obtener una estimación objetiva sobre los indicadores señalados con (*) (habría que consultar a estudiantes que hayan utilizado el entorno).
– Orientaciones para la utilización de la escala de valoración:

– Valoración BAJA: cuando el material no resulta “correcto” en este aspecto; nuestra respuesta ante el enunciado es: NO, POCO.
– Valoración CORRECTA / NORMAL / ACEPTABLE: nuestra respuesta ante el enunciado es: SI, BASTANTE.
– Valoración ALTA: si el material es “muy bueno” en este aspecto; nuestra respuesta ante el enunciado es: MÁS QUE CORRECTO, MUY BIEN.
– Valoración EXCELENTE: cuando nos merece la máxima admiración el programa en este aspecto.

FUENTES DE INFORMACIÓN SOBRE EVALUACIÓN MULTIMEDIA

  • AEDO, Ignacio; DÍAZ, Paloma (1998). “Evaluación de sistemas hipermedia orientados al aprendizaje”. Educación y Tecnologías de la Comunicación. 161-173″ Oviedo: Universidad de Oviedo.
  • ALBA PASTOR, Carmen (1991). Evaluación sumativa y formativa de software educativo para la etapa infantil. Tesis doctoral. Departamento Didáctica y Organización Escolar. Universidad Complutense de Madrid
  • ALEXANDER, J. y TATE, M.A. (1996). Lista del verificación para una página
    web informativa. http://www.eduteka.org/pdfdir/ListaChequeo2.pdf
  • BARROSO, J et al. (1998). “Evaluación de los medios informáticos: una escala de evaluación para el software educativo”. En CEBRIÁN, M. Et al. Creación de materiales para la innovación con nuevas tecnologías: EDUTEC97. Pp. 355-358″ Málaga: ICE Univ. Málaga
  • BOIX, Montserrat (1983). Escala de Valoración de software educativo. En FERRER, Antonio M.; ALCANTUD, Francisco (1995). La tecnología de la informació en el medio escolar. Valencia: Ed. Nau.
  • CABERO, Julio; DUARTE, Ana (2000). “Evaluación de medios y materiales de enseñanza en soporte multimedia”. Comunicación y Pedagogía, 166, pp. 15-28
  • CABERO, Julio (1994). Dimensiones generales para la evaluación de los medios de enseñanza. En SANCHO, Joana (Coord) (1994). Para una tecnología educativa. pp 247-249. Barcelona: Horsori
  • CABROL, D., DUBREIL, F. (1983). L’evaluation des didacticiels. Education et informatique, 18 París.
  • CANTOS GÓMEZ, Pascual (1992). Cómo evaluar el software específico para la ELAO (Enseñanza de la Lengua Asistida por Ordenador). Infodidac, 19-20. pp 43-46
  • CANTOS GÓMEZ, Pascual (1992). Modelo de evaluación para programas de enseñanza de lenguas asistida por ordenador. En FERRER, Antonio M.; ALCANTUD, Francisco (1995). La tecnología de la informació en el medio escolar. Valencia: Ed. Nau
  • CODINA, Lluís. (2000ª). Evaluación de recursos digitales en línea: conceptos, Indicadores y métodos. Revista Española de Documentación Científica. vol. 23- núm. 1. p. 9-44
  • ECHEVERRÍA, B. (1988). “Control de calidad del software educativo”. Apuntes de Educación y NN.TT., nº 31″ Madrid: Anaya
  • ESTEBANELL, Meritxell (1996). Fitxa d’avaluació de programari educatiu Universitat de Girona
  • FERRÉS, Joan, MARQUÈS GRAELLS, Pere (coords.) (1996-2003). Comunicación Educativa y Nuevas Tecnologías Barcelona: Editorial Praxis.
  • GALLEGO,María Jesús. (1994) El ordenador, el currículum y la evaluación de software educativo. Granada: Proyecto Sur de Ediciones.
  • GAYAN, Javier; SEGARRA, Dolores (1985). Ficha de evaluación de programas de enseñanza asistida por ordenador. En PFEIFFER, Amalia; GALVÁN, Jesus. Informática y Escuela. Madrid: Fundesco
  • GÓMEZ DEL CASTILLO, Teresa. (1998). “Un ejemplo de evaluación de software educativo multimedia”. En EDUTEC 97.” Málaga: ICE Universidad
  • GOODMAN, R.I. (1984). “Evaluating Scripts for Instructional Media Programas: A Structured Script Evaluation Procedure”. Educational Technology, 24 (3), pp. 25-30″
  • GROS, Begoña (1977). Diseños y programas educativos. Pautas pedagógicas para la evaluación de software. Barcelona: Ariel Educación.
  • GROS, Begoña; RODRÍGUEZ, José Luís. Ficha de evaluación de programas educativos de ordenador Universidad de Barcelona.
  • GRUPO DIM-UAB (2003). Ficha de catalogación y evaluación multimedia.
    http://www.pangea.org/dim/mediateca/fitxaval/avacast.rtf
  • JUNTA DE ANDALUCÍA. Ficha de evaluación de software educativo Sevilla: Consejería de Educación y Ciencia
  • MACDONALD, B. (1977).”The Educational Evaluation of NDPCAL”. British Journal of Educational Technology, 8″
  • MAJÓ, Joan; MARQUÈS, Pere (2002). La revolución educativa en la era Internet. Barcelona: CissPraxis
  • MARQUÈS GRAELLS, Pere (1995). Software educativo: guía de uso y metodología de diseño. Barcelona: Editorial Estel.
  • MARQUÈS GRAELLS, Pere (1998). “La evaluación de programas didácticos”. Comunicación y Pedagogía, nº 149, pp. 53-58.
  • MARQUÈS GRAELLS, Pere (1999). “Evaluación de programas educativos multimedia” En FERRÉS, Joan y MARQUÈS, Pere (Coord.)(1996-..). Comunicación Educativa y Nuevas Tecnologías. Pp. 320/23-320/29″ Barcelona: Praxis
  • MARQUÈS GRAELLS, Pere (1999).”Curso sobre el uso didáctico del multimedia-I: evaluación de programas multimedia”. Comunicación y Pedagogía, 157, pp. 41-46″
  • MARQUÈS GRAELLS, Pere (2000). “Criterios de calidad en los programas educativos”. Revista MasPC, núm.8, pp. 218-219″
  • MARQUÈS GRAELLS, Pere (2000). Elaboración de materiales formativos multimedia. Criterios de calidad. Actas del XII Congreso Nacional I Iberoamericano de Pedagogía, vol-II, pp. 288-289. SEP. Madrid, 26-30 septiembre” Madrid: SEP
  • MARQUÈS GRAELLS, Pere [en línea]. La web de Tecnología Educativa. http://dewey.uab.es/pmarques [consulta: 1-9-2003]
  • Martínez y otros. (2002). Herramientas de evaluación de multimedia didáctico. Píxel-Bit : revista de medios y educación, nº 18
    http://www.sav.us.es/pixelbit/articulos/n18/n18art/art187.htm
  • MARTÍNEZ, Francisco et al. (2002). “Herramienta de evaluación de multimedia didáctico”. Revista Pixel.Bit, 18″
  • MARTINEZ BONAFÉ, J. (1992).Cómo analizar los materiales. Cuadernos de Pedagogía, 203. pp 14-18
  • MURILLO TORRECILLA, Fco. Javier (1992). Software Educativo. Algunos criterios para su evaluación. Infodidac, 18, pp 8-12
  • MURILLO TORRECILLA, Fco. Javier (1992). Software Educativo. Algunos criterios para su evaluación. Infodidac, 18, pp 8-12
  • NAVARRO, Eulàlia (1999). “Análisis comparativo de dos productos multimedia: enciclopedias del cuerpo humano”. Comunicación y Pedagogía, 161, pp.133-140″
  • NAVARRO, Eulàlia. (1999). “Análisis de productos multimedia educativos”. Comunicación y Pedagogía, 157, pp. 36-39″
  • NAVARRO, Eulàlia; RUBIO, Anna (2000). “Evaluación de multimedia educativo: Enciclopedia Universal Micronet”. Comunicación y Pedagogía, 164, pp. 112-113

PROGRAMA D’INFORMÀTICA EDUCATIVA (1988). Fitxa d’avaluació de software educatiu. Barcelona: PIE. Generalitat de Catalunya,

  • RAGA, Pau; BINIÉS, Presen (2000). “Evaluación de multimedia educativo: Enciclopedia Básica Multimedia Larousse”. Comunicación y Pedagogía, 165, pp. 103-104″
  • RAGA, Pau; BINIÉS, Presen (2000). “Evaluación de multimedia educativo: Enciclopedia Compacta 2000. La enciclopedia del milenio”. Comunicación y Pedagogía, 166, pp. 83-84″
  • SALINAS, Jesús; AGUADED, José Ignacio; CABERO, Julio (coords.) (2004) Tecnologias para la educación. Diseño, producción y evaluación de medios para la formación docente. Madrid: Alianza Editorial
  • SANCHO GIL, Joana Mª (1995). Evaluación de soportes lógicos para la enseñanza: entre la necesidad y la realidad. Novática, 117. pp. 41-47
  • SANTOS GUERRA, M.A. (1993). “Evaluación de materiales didácticos”. En SANTOS, M.A. La evaluación: un proceso de diálogo, comprensión y mejora, pp. 201-206″ Málaga: Aljibe.
  • SEDISI (1999). Metodología de evaluación de productos multimedia Madrid: SEDISISEP (1987). II Congreso de Tecnología Educativa. Actas. Madrid: Sociedad Española de Pedagogía
  • SQUIRES,D./McDOUGALL (1997). Como elegir y utilizar software educativo. Madrid: Morata.
  • UNIVERSITY OF MELBURNE (1999). Trends in Educational Software. Assessment Task One. <http://www.serct.schnet.edu.au/capc/act_res.htm&gt; [Consulta 1999]
  • VAZQUEZ, G (1987) Educar para el siglo XXI. Criterios de evaluación para el uso de la informática educativa. Madrid: Fundesco.
  • VICENT, Antonio (1999) Evaluación de sedes web formulario para el registro del análisis crítico
    http://www.ctv.es/USERS/avicent/Evalua_web/es/form_eval.htm
  • VILA, Jaume (2000). “Evaluación de multimedia educativo: Multigestor Windows”. Comunicación y Pedagogía, 163, pp. 102-103″
  • VILÀ, Núria (2000). “La valoració dels productes multimèdia: una tasca complexa. Perspectiva Escolar, 245”
  • VILLAR, M; MÍNGUEZ, E. (1998). Guía de evaluación de software educativo. Grupo ORIXE. Euskadi.
  • WIGHTON, D. (1985). Évaluation des logiciels. Toronto (Canadá): Conseil des Ministres de l’Education

WEBS CON EVALUACIONES DE MATERIALES MULTIMEDIA EDUCATIVOS

 

 

 

 

….y sin duda el más importante para nosotros en cuanto a materiales MULTIMEDIA, ya que se trata de su encuadre dentro de nuestro proceso de investigación del E-LEARNING-INCLUSIVO , que lo define en parte con todas sus circunstancias y análisi de calidad de todo el proceso formativo de enseñanza aprendizaje con todo tipo de medios y panteamientos.:

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: