Buscar

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

mes

agosto 2010

COMPETENCIAS DIGITALES DE LOS CIUDADANOS, HOY Y MAÑANA

de PERE MARQUES
http://peremarques.pangea.org/competen.htm


Hemos de preparar a los jóvenes para afrontar su futuro, no nuestro pasado” (A. Clark)
“El saber no ocupa lugar, pero sí tiempo”

NUEVA CULTURA, NUEVAS COMPETENCIAS

La actual sociedad de la información (SI), caracterizada por el uso generalizado de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en todas las actividades humanas y por una fuerte tendencia a la mundialización económica y cultural, conlleva una nueva cultura que supone nuevas formas de ver y entender el mundo que nos rodea, el uso de nuevas máquinas e instrumentos y la implantación de nuevos valores y normas de comportamiento.

LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN. La “sociedad de la información”, modelada por el avance científico y la voluntad de globalización económica y cultural, tiene entre sus principales rasgos una extraordinaria penetración en todos sus ámbitos de los medios de comunicación de masas, los ordenadores y las redes de comunicación. En ella la información, cada vez más audiovisual, multimedia e hipertextual, se almacena, procesa y transporta sobre todo en formato digital, con ayuda de las TIC.

En la Sociedad de la Información, también llamada Sociedad del Conocimiento por la importancia creciente de éste en todas las actividades humanas y como cuarto factor de producción, la formación continua y la gestión del conocimiento (renovación de los saberes de las personas, conversión de los saberes en conocimiento explícito y funcional, aplicación eficiente, compartición y conservación del conocimiento que van generando las personas y las organizaciones…) pasan a tener un papel capital para la competitividad en el mercado y el progreso económico y cultural de la sociedad, constituyendo una garantía para el futuro de las personas (Majó y Marqués, 2002)

En este nuevo contexto y para afrontar los continuos cambios que imponen en todos los órdenes de nuestra vida los rápidos avances científicos y la nueva “economía global”, los ciudadanos nos vemos obligados a adquirir unas nuevas competencias personales, sociales y profesionales que, aunque en gran medida siempre han sido necesarias, hoy en día resultan imprescindibles. Las sintetizamos en el siguiente esquema:

CAPACIDADES BÁSICAS PARA LOS CIUDADANOS HOY. Además de las capacidades más “nuevas”,relacionadas con la necesaria habilidad en el uso de las TIC o la conveniencia del dominio de varias lenguas, muchas de las capacidades que tradicionalmente requerían las personas se ven ahora influidas por las nuevas tecnologías.

En el siguiente cuadro se presentan con más detalle estas habilidades que debemos cultivar, clasificadas a partir de los cuatro ámbitos que señala Jacques Delors en su informe “La educación encierra un tesoro” (1996):

– Aprender a ser, desarrollar la personalidad para actuar con una cada vez mayor capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal.
– Aprender a saber, conocer, compaginar una cultura amplia con la posibilidad de estudiar a fondo algunas materias; y aprender a aprender para poder seguir este proceso a lo largo de toda la vida.
– Aprender a hacer, de manera que se puedan afrontar las diversas (y muchas veces imprevisibles) situaciones que se presenten.
– Aprender a convivir, a vivir juntos, conociendo y comprendiendo mejor a los demás, al mundo y a las interdependencias que se producen a todos los niveles. También es necesario saber trabajar en equipo.

NUEVAS HABILIDADES NECESARIAS PARA TODOS LOS CIUDADANOS.
SER
– Autoconocimiento y capacidad de autocrítica. Buscar el equilibrio, cultivar la interioridad
– Autoestima e identidad personal. Aprender a ser feliz, aceptarse, sentirse persona digna y capaz de tomar decisiones y enfrentarse con las dificultades
– Adaptación a las circunstancias cambiantes, a nuevos entornos. Disposición a aprender y desaprender. Aceptar los hechos como una forma de autorrealización, vivir con humor.
– Control emotivo y del estrés. Inteligencia emocional. Capacidad para expresar los sentimientos.
– Curiosidad, imaginación. Actitud curiosa, observadora y crítica ante lo que nos rodea… Formularse preguntas, investigar. Gusto por aprender.
– Capacidad abstracción, de razonamiento y reflexión. Interpretar y valorar con pensamiento abierto lógico y crítico. Analizar datos.
– Actitud optimista
– Autenticidad, sinceridad
– Responsabilidad y flexibilidad en las actuaciones.
SABER
– La Cultura: conocimientos, visiones del mundo y de los fundamentos de la ciencia, ideas, instrumentos, formas de comunicación, normas, valores… Estar inmerso en la realidad del momento, y estar informado.
– Informarse: observar, leer, buscar información relevante para hacer juicios multidisciplinares, analizar, combinar el conocimiento de varias disciplinas para adquirir una mayor capacidad de comprensión
– Construir conocimiento.
– Autoaprendizaje (aprender a aprender). Técnicas de estudio. Reflexión, autoevaluación. Aprendizaje a partir de los errores. Formación permanente.
– Idiomas y dominio de los nuevos códigos en los que se presenta la información
HACER
– Iniciativa en la toma de decisiones, anticipación a los hechos
– Perseverancia y atención continuada, persistir en las actividades pese a las dificultades.
– Razonamiento crítico y pensamiento sistémico superando la imagen de una realidad compartimentada.
– Actitud creativa, imaginación, que es una manera de percibir el medio y una manera original de realizar las tareas cotidianas, aportar nuevas ideas, elaborar sus propias percepciones y visiones del mundo
– Motivación y estar dispuesto a asumir riesgos y afrontar fracasos o frustraciones
– Análisis de situaciones complejas, resolver problemas. Identificar problemas, analizarlos y actuar para solucionarlos: planificar, organizar, aplicar, evaluar. Discriminar entre lo importante y lo secundario. Experimentar, explorar soluciones diferentes, distinguir causas y consecuencias.
– Uso eficiente de recursos: información, matemáticas, TIC, tiempo…. Utilizar con confianza las técnicas y los conocimientos. Tener buenos hábitos de trabajo
– Adaptación al mundo laboral en cambio
CONVIVIR
– Expresarse: hablar, escribir y redactar correctamente, dibujar, presentar trabajos y conclusiones con eficacia…
– Comunicarse con sensibilidad hacia los otros (buenas relaciones personales): hablar en público, escuchar, dialogar, comprender, afirmarse, negociar, intercambiar, tener empatía… Tener un buen nivel de comunicación interpersonal e intercultural, con capacidad de gestionar conflictos, discutir, persuadir y negociar
– Sociabilidad y respeto a las personas, a la diversidad. Ser abierto y expresivo e interesarse por su entorno.
– Cooperación. Saber trabajar en colaboración, en equipo en proyectos conjuntos, solicitar ayuda…
– Resolución inteligente y pacífica de los inevitables conflictos, con comprensión mútua y respeto al pluralismo
– Solidaridad y participación en la vida democrática de la comunidad. Sentido de servicio a la comunidad.

… Fidelidad a la empresa, título universitario…

En este marco, Manuel Castells (!997), destaca que las principales necesidades de la educación en la sociedad actual son:

– Aprender a aprender. Antes el sistema educativo se orientaba a la transmisión de información. Hoy resulta imposible ni siquiera retener una pequeña parte del enorme y creciente volumen de conocimientos disponibles, de manera que lo importante no es el conocimiento sino la capacidad de adquirirlo, saber buscar la información adecuada en cada caso (aprender a aprender con autonomía)
– Consolidar la personalidad. Las mentes “flexibles y autoprogramables” necesarias en la sociedad de la información solo pueden desarrollarse en personalidades fuertes y adaptables en esta sociedad inestable en permanente cambio. Los roles sociales que proporcionaba la educación tradicional no bastan, ahora que no hay modelos es necesario desarrollar más el criterio personal y una personalidad sólida para adaptarse a lo largo de la vida a diversas fórmulas familiares y laborales.
– Desarrollar las capacidades genéricas. Además de saber utilizar el ordenador es necesario saber analizar cómo y para qué utilizarlo, lo que exige capacidades genéricas de razonamiento lógico, numérico, espacial (matemáticas, lenguaje…).
– Aprender durante toda la vida es una necesidad que impone nuestra cambiante sociedad. Buena parte de esta formación se obtendrá de los sistemas on.-line complementados con formación presencial.

Por su parte Edgar Morin, en “los 7 saberes necesarios para la educación del futuro (1999, Barcelona. Paidós) destaca las siguientes competencias:

– Tener en cuenta las limitaciones del conocimiento humano (y sus posibilidades de ilusión, error…)
– Adquirir un conocimiento global y contextualizado de los temas (que la especialización de las asignaturas dificulta)
– Conocer las características de la condición humana (extraídas como síntesis de las diversas disciplinas)
– Saber vivir en un mundo globalizado, interrelacionado, cambiante.
– Aprender a afrontar las incertidumbres (que se dan en todas las ciencias) y que la solución de unos problemas genera otros.
– Ser comprensivo ante los demás seres humanos, en este mundo que conlleva muchos más contactos con personas de diversa condición (física, social, cultural)
– Disponer de una formación ética, que deberá obtenerse (más allá de los contenidos de una asignatura) mediante un ejercicio constante de reflexión y práctica democrática.

En la Sociedad de la Información, la formación que exige el mundo productivo coincide precisamente con el desarrollo de las capacidades de los individuos..

fup.gif (939 bytes)

SOBRE EL CONCEPTO DE COMPETENCIAS BÁSICAS.

Competencia = decisiones o actuaciones que alguien puede (está autorizado a) realizar
Competencia = decisiones o actuaciones que alguien realiza bien
Competencia (según DeSeCo= Definición y Selección de Competencias, OCDE) = “Capacidad de responder a demandas complejas y llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada”. Dos perspectivas:
– externa: habilidad que permite desarrollar una tarea
– interna: combinación de habilidades prácticas y cognitivas, conocimiento, valores éticos, actitudes, motivación, emociones, experiencias… y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para realizar una tarea eficazmente (la forma en la que una persona moviliza y combina sus recursos para realizar una tarea con eficacia en un contexto determinado).

En el marco actual de la emergente “sociedad de la información”, donde los conocimientos se renuevan de manera continuada, la escuela no puede proporcionar a todos los estudiantes la multitud de saberes que ahora integran su mundo científico, tecnológico y social. Es decir, los diseños curriculares constituyen una propuesta óptima pero no alcanzable para la totalidad de la población escolar, ahora muy amplia y diversa, con alumnos de incorporación tardía y con algunos colectivos – más numerosos desde la ampliación de la escolarización hasta los 16 años -, que presentan notables problemas conductuales y de aprendizaje.

Ante estos diseños curriculares, que representan lo qué es óptimo, las competencias básicas suponen los saberes, las habilidades y las actitudes básicas que todos los estudiantes tendrían que alcanzar, de acuerdo a las finalidades generales de la enseñanza obligatoria, para comprender y actuar en la sociedad actual. Además, definir los aprendizajes básicos en forma de competencias supone pasar de una identificación del aprendizaje como dominio de un contenido a la consideración de su aplicación para realizar tareas. Hoy, que se necesita menos memorizar porque la información está siempre a nuestro alcance, es necesario saber seleccionarla, procesarla y aplicarla.

Las competencias básicas se definen como la “capacidad de poner en marcha de manera integrada aquellos conocimientos adquiridos y rasgos de personalidad que permiten resolver situaciones diversas”. Incluyen tanto los saberes o conocimientos teóricos como las habilidades o conocimientos prácticos o aplicativos y también las actitudes o compromisos personales. Son formas de combinar los recursos personales para realizar una tarea (habrá múltiples competencias, dependiendo de las tareas y de los contextos). Van más allá del “saber” y “saber hacer o aplicar” porque incluyen también el “saber ser o estar”. Implican el desarrollo de capacidades, no sólo la adquisición de contenidos puntuales y descontextualizados, y suponen la capacidad de usar funcionalmente los conocimientos y habilidades en contextos diferentes para desarrollar acciones no programadas previamente.

En este marco, se definen competencias clave (Recomendación del Consejo Europeo 18-12-2006) como “una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto. Las competencias clave son aquellas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, desarrollar un apredizaje permanente a lo largo de toda la vida, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo”. Están pues orientadas al desarrollo personal y tienen un carácter evolutivo (se van modificando y ampliando) orientado al aprendizaje continuo.

Desde la perspectiva de las capacidades, un conocimiento tiene valor educativo cuando contribuye al desarrollo personal del estudiante; desde la perspectiva de las competencias, el conocimiento debe contribuir a la realización de una tarea.

Para evaluar competencias, hay que centrarse ne la realización de actividades, pues ellas posibilitan que el dominio del contenido se convierta en competencia.

En la Conferencia de Jomtien (1990) sobre la educación básica y las necesidades básicas de aprendizaje se concluyó: “estas necesidades abarcan tanto las herramientas esenciales para el aprendizaje (como lectura, escritura, expresión oral, cálculo, resolución de problemas…) como los contenidos básicos del aprendizaje (conocimientos teóricos y prácticos, valores y actitudes) necesarios para que las personas podamos sobrevivir, desarrollar plenamente nuestras capacidades, vivir y trabajar con dignidad, participar en el desarrollo y mejora de nuestra calidad de vida, tomar decisiones fundamentales y continuar aprendiendo”., Por supuesto, para que esto sea posible hace falta además un marco social que asegure: libertad, unos recursos básicos…

Como (en este mundo tan complejo y cambiante) no es posible proporcionar a los estudiantes una formación que les sirva para toda la vida, hay que proporcionarles unas capacidades (razonamiento crítico, resolución de problemas, creatividad, autonomía, trabajo en equipo…) articuladas en unas competencias básicas (integradas por conocimientos, habilidades y actitudes que proporcionan capacidad para actuar con eficacia ante problemáticas concretas) que les permitan aprender a lo largo de toda la vida y elaborar y aplicar conocimiento cuando sea necesario.

El número de competencias básicas que es preciso alcanzar en cada nivel educativo está limitado por la propia exigencia de universalización, de extensión a todos los estudiantes. Constituyen unos “mínimos” que proporcionan a los profesores y a los centros referencias sobre los principales aspectos donde es preciso centrar esfuerzos. No pretenden suplantar el diseño curricular o los currículums elaborados en las escuelas, ni tampoco suponen un currículum paralelo para los alumnos con un rendimiento más deficitario. Pretenden hacer reflexionar y promover la inclusión de estas habilidades o aprendizajes clave en todos los currículums de la enseñanza obligatorio para asegurar una real igualdad de oportunidades a todos los escolares. Sin embargo, más allá de estas competencias básicas, las escuelas tienen que procurar que cada uno de sus estudiantes alcance los “máximos” posibles.

El Departament d’Educació de Catalunya, bajo la dirección del Dr. Jaume Sarramona, realizó (2000-2003) unos estudios a través de entrevistas y cuestionarios en los que se preguntaba a 13 colectivos sobre los aprendizajes que la escuela debe proporcionar al final de la enseñanza obligatoria. En algunos de estos estudios participaron también otras comunidades autónomas. La propuesta incluye su evaluación, la vinculación de las competencias a objetivos y contenidos curriculares, estrategias didácticas adecuadas… Las competencias básicas (aunque en general tienen un carácter interdisciplinario pues se vinculan a problemas reales, que siempre resultan complejos) se agruparon en:

– Lengua
– Matemáticas
– Ciencias sociales
– Técnico-científicas
– Artísticas
– Educación Física
– TIC
– Transversales, destacando:

– Personales: trabajo intelectual (hábitos y métodos de trabajo, toma de decisiones, sentido crítico), resolución de problemas cotidianos (prevenir problemas, gestionar conflictos, acceso a información con TIC), autonomía personal (actitud positiva ante la vida, conocerse, plantearse y desarrollar un proyecto de vida)
– Sociales: comunicación (escuchar y tener actitud dialogante, comunicarse con TIC), cooperación ( establecer relaciones amistosas con otros, trabajar en equipo)

3 tipos de objetivos educativos:

– Herramientas esenciales para el aprendizaje: lectura, escritura, expresión oral, operaciones básicas de cálculo, solución de problemas, acceso a la información y búsqueda “inteligente”, metacognición y técnicas de aprendizaje, técnicas de trabajo individual y en grupo…

– Contenidos básicos de aprendizaje, conocimientos teóricos y prácticos, exponentes de la cultura contemporánea y necesarios para desarrollar plenamente las propias capacidades, vivir y trabajar con dignidad, participar en la sociedad y mejorar la calidad de vida.

– Valores y actitudes: actitud de escucha y diálogo, atención continuada y esfuerzo, reflexión y toma de decisiones responsable, participación y actuación social, colaboración y solidaridad, autocrítica y autoestima, capacidad creativa ante la incertidumbre, adaptación al cambio y disposición al aprendizaje continuo.

En general se distingue entre competencias específicas de una materia y competencias genéricas o transversales. Estas últimas se dividen en:

– Competencias instrumentales: habilidades cognoscitivas y capacidades metodológicas de adaptación al entorno, destrezas tecnológicas y lingüísticas.
………. Habilidades cognitivas: entender y manipular ideas y pensamientos, análisis, sintesis…
………. Capacidades metodológicas: gestión del entorno y tiempo, organizar y planificar, estrategias, decisiones, resolver problemas…
………. Habilidades tecnológicas: uso de recursos tecnológicos y búsqueda y gestión de la información.
………. Habilidades lingüísticas: comunicación oral y escrita, uso de una segunda lengua…
– Competencias interpersonales: habilidades necesarias para desarrollar procesos de crítica y autocrítica, destrezas sociales…
………. Habilidades individuales: expresión de los sentimientos, crítica y autocrítica…
………. Habilidades sociales: trabajo en equipo, compromiso ético, cooperación, compromiso social, apreciar la diversidad y muticulturalidad, trabajar en entornos internacionales…
– Competencias sistémicas: saber como se relacionan las partes de un todo, cambiar sistemas, crear nuevos sistemas, integrar comprensión y sensibilidad para obtener visiones de cnjunto de la realidad…
…….. Capacidad para aprender
……… Aplicar los conocimientos a la práctica
……… Autonomía e iniciativa
…….. Capacidad para adaptarse a nuevas situaciones
……… Motivación de logro.
…….. Habilidades de investigación y creatividad.

Otra clasificación:

– Competencias cognitivas: buscar información adecuada para un trabajo y uso eficiente de la misma, emitir juicios con buena información previa, analizar datos, pensamiento crítico, formularse preguntas pertinentes, investigar, crear, presentar trabajos de forma eficiente (oral y escrita).
– Competencias metacognitivas: autoreflexión, autoevaluación…
– Competencias sociales: trabajo colaborativo, participar y dirigir discuasiones, persuadir…
– Disposiciones afectivas: iniciativa, independencia, motivación intrínseca, perseverancia, responsabilidad, flexibuillidad…

Los procesos de aprendizaje deben facilitar a los estudiantes la libre exploración y control de su itinerario de aprendizaje, incentivando el pensamiento reflexivo-crítico-creativo relacionando las experiencias previas con los nuevos aprendizajes, para de esta manera adquirir las competencias necesarias en función de los objetivos.

Según la LOE (2006), se consideran las siguientes competencias:

– Competencia de comunicación lingüística: leer y escribir, describir, expresar las propias ideas, explicar, adaptar la comunicación al contexto, exposición oral, escuchar, comunicación gestual, capacidad de diálogo y debate respetando turnos, considerar puntos de vista distintos, argumentar…
– Competencia matemática: utilizar los números/símbolos y sus operaciones, analizar, interpretar, valorar y elaborar informaciones con instrumentos matemáticos, resolver problemas….
– Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico: diferenciar el conocimiento científico de otros que no lo son,formación tecnológica, identificar problemas relevantes del entorno, atención a la salud…
– Tratamiento de la información y mundo digital:
… Utilizar las nuevas fuentes de información en Internet para adquirir nuevos conocimientos y resolver problemas: navegar por hipertextos e Internet sin perderse, buscar, seleccionar, valorar de manera reflexiva y crítica (contrastar), recopilar, organizar, relacionar…, y procesar información de manera inteligente con medios TIC.
… Dominar los lenguajes básicos (textual, sonoro, icónico) y manejar los nuevos códigos expresivos y las nuevas posibilidades comunicativas (muy diferentes de la lectura y excritura en papel): presentaciones multimedia, hipertextos, simulaciones, mundos virtuales, gráficos 3D, mensajes por Internet y telefonos móviles, videoconferencia…
… Respeto a las normas y uso responsable de Internet.
– Competencia cultural y artística: acceder al arte y a la cultura con sensibilidad, valorar críticamente las manifestaciones artísticas considerándolas parte del patrimonio de las civilizaciones…
– Competencia de aprender a aprender: aprender de manera autónoma, seleccionar textos con un objetivo, lectura para comprender e interpretar textos, analizar y sintetizar, imaginación y creatividad, curiosidad, plantearse preguntas y distintas respuestas, aprender de otros…
– Autonomía e iniciativa personal: autoconocimiento, identificar y lograr objetivos, aprender de los errores, conocer y encauzar las emociones, capacidad de superación ante las dificultades, poder demorar la necesidad de satisfacción inmediata, elegir con criterio evaluando los riesgos…
– Competencia social y ciudadana: identificar valores de la realidad histórica y social, sociabilidad, cooperación y colaboración en el trabajo grupal con personas diversas, empatía, aceptar y realizar críticas de manera constructiva, resolución de conflictos, respeto…

Principales competencias según un estudio realizado en el PROYECTO TUNING en 15 universidades, en orden de importancia según alumnos y empresas (se indica al final con un número la importancia dada por el profesorado universitario):

1- Capacity for analysis and syntesis 1
1- Capacity to learn 2
1- Problem solving
2- Capacity for applying knowledge in practice 3
3- Capacity to adapt to new situations 4
3- Concern for quality
4- Information management skills
4- Ability to work autonomously
5- Teamwork
6- Capacity fro organisation and planning
6- Oral and written communication in your native language 5
6- Interpersonal skills 7
6- Will to succeed
7- Capacity for generating new ideas (creativity) 3
8- Elementary computing skills 8
9- Decision-making 7
10- Critical and self-critical abilities 4
11- Ability to work in an interdisciplinary team 5
11- Initiative and entrepreneurial spirit
12- Basic general knowledge 1
12- Grounding in basic knowledge of the profession 4
12- Ability to communicate with experts in other fields
13- Ethical commitment 7
14- Knowledge of a second language 7
14- Project design and management
15- Research skills 6
15- Leadership
16- Ability to work in an international context
17- Appreciation of diversity and multiculturality 8
18- Understanding of cultures and customs of other countries

fup.gif (939 bytes)

LA ALFABETIZACIÓN DIGITAL

En lo que respecta a las nuevas tecnologías, en los siguientes cuadros se presentan los conocimientos básicos que podrían configurar la “alfabetización digital” (computer literacy) necesaria para todos los ciudadanos.

Éstas incluyen básicamente: localización de la informaicón a través de las TIC y su valoración reflexiva y crítica; comunicación de la informaicón y los conocimientos a través de herramientas TIC uso de las TIC para realizar trabajos diversos, y en definitiva se trata de lograr que sean personas autónomas, reflexivas y responsables al tratar la informaicón

CONOCIMIENTOS Y COMPETENCIAS BÁSICAS SOBRE LAS TIC (Pere Marquès, 2007)

TIC y sociedad de la información
– Sociedad de la información y TIC. Conciencia de las aportaciones de las TIC y de su impacto cultural y social.
– Desarrollo de una actitud abierta pero crítica sobre su uso personal y laboral.-

Los sistemas informáticos

– Los sistemas informáticos y el proceso de la información. Hardware (ordenador y periféricos) y software (aplicaciones generales y específicas)
– Uso de las utilidades básicas del sistema operativo: explorar discos, copiar, ejecutar programas…
– Nociones básicas sobre las redes informáticas LAN, intranets
– Nociones básicas sobre mantenimiento básico y seguridad de los equipos: antivirus, instalación y desinstalación de periféricos y programas….

Edición de textos
– Uso de los procesadores de textos. Elaboración de todo tipo de documentos. Uso de diccionarios. Escanear documentos con OCR…

Búsqueda de información en Internet
– La navegación por los espacios hipertextuales de Internet. Diversos tipos de páginas web. Copia de imágenes y documentos.
– Técnicas e instrumentos para la búsqueda, valoración y selección de información en Internet.
– WEB 2.0: espacios para compartir y buscar recursos: YouTube, Flickr, SlideShare…
– WEB 2.0: La suscripción/sindicación de contenidos en Internet (RSS)

La comunicación con Internet
– El correo electrónico. Gestión del correo personal mediante un programa específico. Normas de “netiquette”.
– Los otros servicios de Internet: transmisión de ficheros, listas de discusión, chats, videoconferencia…

– El trabajo cooperativo en redes.
– WEB 2.0: Redes Sociales: SecondLife, Twitter, Ning…
Ocio, aprendizaje y telegestiones
– Conocer espacios para el ocio y el aprendizaje en Internet.
– Saber que gestiones pueden realizarse por Internet.
– Conocimiento de los riesgos de Internet y las precauciones que hay que tomar.
Los nuevos lenguajes
– Del lenguaje audiovisual al multimedia interactivo
– Los hipertextos e hipermedia.
– Otros nuevos lenguajes SMS, smiles…

Tratamiento de imagen y sonido
– Tratamiento de imagen y sonido: editores gráficos, uso del escáner, grabación de sonido, fotografía digital. vídeo digital…

Expresión y creación multimedia
– Elaboración de transparencias y presentaciones multimedia.
– Diseño y elaboración de páginas web. Mantenimiento de un espacio web en un servidor..
– WEB 2.0: Utilización de blogs, wikis, GoogleDocs…

Hoja de cálculo
– Utilización de una hoja de cálculo y elaboración de gráficos de gestión.

Bases de datos
– Utilización de un gestor de bases de datos relacional.

Simulación y control
– Uso de simuladores para experimentar con procesos químicos, físicos, sociales.
– Nociones sobre sensores para la captación y digitalización de información, y sobre robótica.

Otros recursos de la WEB 2.0
– Calendarios, geolocalización, libros virtuales compartidos, noticias, ofimática on-line, plataformas de teleformación, pizarras digitales colaborativas on-line, portal personalizado…

Diversos estudios ya han identificado cual debe ser la formación básica que necesita hoy en día todo ciudadano, y que constituye por tanto la alfabetización digital que debe asegurar el sistema educativo al final de la etapa de enseñanza obligatoria. En este sentido, una de las investigaciones más recientes, desarrollada en nuestro país por el “Consell Superior d’Avaluació del Sistema Educatiu de la Generalitat de Catalunya” conjuntamente con otras 7 Autonomías (Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, País Vasco, Región de Murcia) y coordinada por el autor de esta comunicación, identifica las siguientes 39 competencias básicas en TIC agrupadas en 11 dimensiones (ver estudio ;listado detallado ; documento final ; presentación multimedia en catalán):

– CONOCIMIENTO DE LOS SISTEMAS INFORMÁTICOS (HARDWARE, REDES, SOFTWARE)

· Conocer los elementos básicos del ordenador y sus funciones.
· Conectar los periféricos básicos del ordenador (impresora, ratón…) y realizar su mantenimiento (papel y tinta de la impresora…).
· Conocer el proceso correcto de inicio y apagado de un ordenador.
· Instalar programas (siguiendo las instrucciones de la pantalla o el manual).

– USO DEL SISTEMA OPERATIVO

· Conocer la terminología básica del sistema operativo (archivo, carpeta, programa…)
· Guardar y recuperar la información en el ordenador y en diferentes soportes (disquete, disco duro…).
· Organizar adecuadamente la información mediante archivos y carpetas.
· Realizar actividades básicas de mantenimiento del sistema (antivirus, copias de seguridad, eliminar información innecesaria…).
· Conocer distintos programas de utilidades (compresión de archivos, visualizadores de documentos…)
· Saber utilizar recursos compartidos en una red (impresora, disco…).

– BÚSQUEDA Y SELECCIÓN DE INFORMACIÓN A TRAVÉS DE INTERNET

· Disponer de criterios para evaluar la fiabilidad de la información que se encuentra.
· Uso básico de los navegadores: navegar por Internet (almacenar, recuperar, e imprimir información).
· Utilizar los “buscadores” para localizar información específica en Internet.
· Tener claro el objetivo de búsqueda y navegar en itinerarios relevantes para el trabajo que se desea realizar (no navegar sin rumbo).

– COMUNICACIÓN INTERPERSONAL Y TRABAJO COLABORATIVO EN REDES

· Conocer las normas de cortesía y corrección en la comunicación por la red.
· Enviar y recibir mensajes de correo electrónico, organizar la libreta de direcciones y saber adjuntar archivos.
· Usar responsablemente las TIC como medio de comunicación interpersonal en grupos (chats, foros…).

– PROCESAMIENTO DE TEXTOS

· Conocer la terminología básica sobre editores de texto (formato de letra, párrafo, márgenes…)
· Utilizar las funciones básicas de un procesador de textos (redactar documentos, almacenarlos e imprimirlos).
· Estructurar internamente los documentos (copiar, cortar y enganchar).
· Dar formato a un texto ( tipos de letra, márgenes…)
· Insertar imágenes y otros elementos gráficos.
· Utilizar los correctores ortográficos para asegurar la corrección ortográfica.
· Conocer el uso del teclado.

– TRATAMIENTO DE LA IMAGEN

· Utilizar las funciones básicas de un editor gráfico (hacer dibujos y gráficos sencillos, almacenar e imprimir el trabajo).

– UTILIZACIÓN DE LA HOJA DE CÁLCULO

· Conocer la terminología básica sobre hojas de cálculo (filas, columnas, celdas, datos y fórmulas…)
· Utilizar las funciones básicas de una hoja de cálculo (hacer cálculos sencillos, ajustar el formato, almacenar e imprimir…)

– USO DE BASES DE DATOS

· Saber qué es y para qué sirve una base de datos.
· Consultar bases de datos.
· Introducir nuevos datos a una base de datos a través de un formulario.

– ENTRETENIMIENTO Y APRENDIZAJE CON LAS TIC

· Controlar el tiempo que se dedica al entretenimiento con las TIC y su poder de adicción.
· Conocer las múltiples fuentes de formación e información que proporciona Internet (bibliotecas, cursos, materiales formativos, prensa…).
· Utilizar la información de ayuda que proporcionan los manuales y programas.

– TELEGESTIONES

· Conocer las precauciones que se tienen que seguir al hacer telegestiones monetarias, dar o recibir información…
· Conocer la existencia de sistemas de protección para las telegestiones (firma electrónica, privacidad, encriptación, lugares seguros…)

– ACTITUDES GENERALES ANTE LAS TIC

· Desarrollar una actitud abierta y crítica ante las nuevas tecnologías (contenidos, entretenimiento…)
· Estar predispuesto al aprendizaje continuo y a la actualización permanente.
· Evitar el acceso a información conflictiva y/o ilegal.
· Actuar con prudencia en las nuevas tecnologías (procedencia de mensajes, archivos críticos)

Ver MARQUES, Pere (2009). Aportaciones sobre el documentos puente: Competencia Digital.

Dentro de unos pocos años, las personas que no tengan estas competencias básicas en TIC, y muy especialmente quienes no sepan LEER a través de las fuentes de información digitales (canales de TV, mediatecas “a la carta”, ciberbibliotecas e Internet en general), ESCRIBIR con los editores informáticos y COMUNICARSE a través de los canales telemáticos, se considerarán analfabetas, y estarán de hecho en franca desventaja para desenvolverse en la sociedad. Por ello, más allá de la labor que las instituciones escolares realizan con los más jóvenes, la alfabetización digital de los ciudadanos de todas las edades se está convirtiendo en un importante reto social contra esta nueva forma de marginación cultural que sólo podrá superarse con la participación de múltiples estamentos políticos y sociales: Administración Central, ayuntamientos, asociaciones culturales, empresas de formación…

fup.gif (939 bytes)

FUENTES DE INFORMACIÓN SOBRE COMPETENCIAS EN TIC

– ARENAS, José M. (1991). Proyecto Docente de Tecnología Educativa. Sevilla: Universidad de Sevilla.
– BAUDRILLARD, Jean (2000). Pantalla total. Barcelona: Anagrama”
– BAUTISTA, Antonio (1994). “Entre la cultura y la alfabedtización informática”. En Pixel Bit: revista de medios y educación. núm. 2
– BUCKINGHAN, D. (2004). Educación en medio.Alfabetización, aprendizaje y cultura contemporanea. Barcelona: Paidós.
– CABELLO, José Luis; CUEVA, , José; PUERTA, Ángeles y SERRANO, Jesús (2008). Tratamiento de la Información y Competencia Digital en Educación, asesores del CRIF “Las Acacias”
– CASTELLS, Manuel (1997). La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol.1 La sociedad red. Madrid: Alianza
**- COMISIÓN EUROPEA Un planteamiento europeo de la alfabetización mediática en el entorno digital
– Consejería de Educación yJuventud. Gobierno de Cantabria. “Conocimientos y competencias básicas en TIC”. Proyecto / eTIC. http://ciefp-torrelavega.org/etic/forma_itinerarios2.htm
– Consell Superior d’Avaluació del Sistema Educatiu de Catalunya (2003). Relació de competències bàsiques. http://www.gencat.net/ense/csda/pdf/relacio_cb.pdf ; http://www.gencat.net/educacio/csda/actuacions/est_fin/docs/relacio_cb.pdf
– ECHEVERRIA, Javier (2005). “Aprender a leer y escribir en formato electrónico”. En AA.VV. (2005) ¿Nuevas lecturas? ¿Nuevasa formas de leer?. XIII Jornadas de Bibliotecas Infantiles, Juveniles y escolares. Salamanca: Fundación Germán Sánchez Ruipérez pp. 13-22
– DELORS, Jacques (1996). La educación encierra un tesoro. UNESCO. http://www.unesco.org/education/pdf/DELORS_S.PDF
– International Society for Technology in Education ISTE http://www.iste.org/ (ver NETS for Students)
– ECDL.Fundación European Computer Driving Licence . Acreditación europea de manejo de ordenador. http://ecdl.ati.es/
– ECO, Umberto (1993). Apocalípticos e integrados. Barcelona: Lumen
– International Society for Technology in Education ISTE http://www.iste.org/ (ver NETS for Students)
** EDUTEKA (2007). Logros indispensables para los estudiantes del siglo XXI http://www.eduteka.org/SeisElementos.php Traducido de “21st cwntury Student Outcomes”.
– EUROPE’S INFORMATION SOCIETY. majora del aprendizaje gracias a la tecnología http://ec.europa.eu/information_society/tl/edutra/inno/index_es.htm
– EUROPE’S INFORMATION SOCIETY Alfabetización digital. Competencias para la Sociedad de la información http://ec.europa.eu/information_society/tl/edutra/skills/index_es.htm.
– MAJÓ, Joan, MARQUÈS, Pere (2002) La revolución educativa en la era Internet. Barcelona: CissPraxis
– MARQUES, Pere (2003). Les TIC a l’ensenyament obligatori. http://www.gencat.net/educacio/csda/actuacions/congres_comp/pdf/ponencia5.pdf
– MARQUES, Pere (2009). Aportaciones sobre el documentos puente: Competencia Digital.
– MIR, Boris, et altri (2009). Wiki sobre competencia digital
· MORIN, Edgar (1999). Les sept savoirs necessaires à l’éducation du future. París: UNESCO/Ed. Idile Jacob
– National Curriculum on-line UK http://www.nc.uk.net/
– PIE (2000) Proposta PIE – SGTI http://www.xtec.es/escola/tec_inf/tic/ ; http://www.xtec.es/escola/tec_inf/tic/competencia.htm
– Proposta PIE – SGTI (2000) http://www.xtec.es/escola/tec_inf/tic/ ; http://www.xtec.es/escola/tec_inf/tic/competencia.htm
** RUTE (2008). La formación para el desarrollo de las competencias de los futuros profesores en el uso pedagógico de las TIC http://www.rute.edu.es/pdfs/DeclaracionRUTE2008.pdf
– “Technological Literacy: A National Priority” a Getting America’s Students Ready for the 21st Century: Meeting the Technology Literacy Challenge – Juny 1996 http://www.ed.gov/Technology/Plan/NatTechPlan/priority.html
*- PARTNERSHIPS for 21stcenturyskills (2005). ICT Literacy Maps (intersection between Information and Communication Technology (ICT) Literacy and core academic subjects). http://www.21stcenturyskills.org/
– PISCITELLI, A (2005). Internet, la imprenta del siglo XXI. Barcelona: Gedisa
– QUINTANA, J; VIVANCOS, J. Recull de referències a la tecnologia de la informació incloses als Decrets d’Ordenació del Sistema Educatiu de Catalunya. 1992 http://www.xtec.es/recursos/curricul/currti.htm
– RODRIGUEZ DE LAS HERAS, A (2003) Los estilitas de la sociedad tecnológica. Madrid: Fundación Telefónica
– SARTORI, Giovanni (1988). Homo videns. La sociedad teledirigida. Madrid: Taurus
** UNESCO (2008).Estándares de competencias TIC para docentes ;
http://cst.unesco-ci.org/sites/projects/cst/The%20Standards%20SP/Forms/AllItems.aspx http://www.eduteka.org/pdfdir/UNESCOEstandaresDocentes.pdf http://www.eduteka.org/EstandaresDocentesUnesco.php
– XTEC (Montserrat Ardid, Pilar Casals, Neus Liñán, Josep Lluís Tejeda i Jordi Vivancos) http://www.xtec.es/escola/tec_inf/tic/index.htm ; http://www.xtec.es/fie/assessor/cb2.htm

FUENTES DE INFORMACIÓN SOBRE COMPETENCIAS BÁSICAS EN GENERAL

* – Blog colaborativo sobre competencias: http://competentes.wordpress.com/
* – BOLIVAR, A. (2008). Ciudadanía y competencias básicas. Sevilla: Fundación ECOEM.
* -BOLIVAR, A. (2008). Competencias básicas y ciudadanía. Caleidoscopio. Revista Digital del CEP de Jaén.
* -COLL, C. (2007). Las competencias en la educación escolar: algo más que una moda y mucho menos que un remedio. Aula de Innovación Educativa 161, 34-39.
* – CONSELL SUPERIOR D’AVALUACIÓ DEL SISTEMA EDUCATIU (2003) Identificació de les competències bàsiques en l’ensenyament obligatori http://www.gencat.es/ense/compe.htm
* – EURYDICE (2002). Competencias clave.
* – OCDE. DeSeCo. Definition and Selection of Competencies: Theoretical and Conceptual Foundations http://www.statistik.admin.ch/stat_ch/ber15/deseco/index.htm ; http://www.deseco.admin.ch y Ediciones Aljibe, de Archidona (Málaga), publica el informe final de 2003 traducido al español: Las competencias clave para el bienestar personal, económico y social, Dominique Symone Rychen y Laura Hersh Salganik (compiladoras). Archidona (Málaga): Aljibe, 2006. Colección Aulae, 6.
* – PÉREZ GÓMEZ, A.I (2006). La naturaleza de las competencias básicas y sus aplicaciones pedagógicas. Santander. Gobierno de Cantabria, Consejería de Educación.
* – PÉREZ GÓMEZ, A.I (2006). Conferencia sobre competencias básicas.
* – RYCHEN, D.S y SALGANIK, L.H. (eds.) (2006). Las competencias clave para el bienestar personal, social y económico. Málaga: Ediciones Aljibe.
* – SARRAMONA, Jaume (2004). Las competencias básicas en la educación obligatoria. Barcelona: CEAC
* -ZABALA, A. y ARNAU, L. (2007). 11 ideas clave: cómo aprender y enseñar competencias. Barcelona: Graó.

INICIO

Recopilación de recursos educativos para infantil y primaria con recursos para pc o pdi, aplicaciones, manuales…

vía INICIO.

ESCOLA 2.0 A L’AULA

Experiències 2.0 a l’aula

.

Escuelas 2.0. Claves para construir la educación del futuro

De José Cabrera

Escuelas 2.0. Claves para construir la educación del futuro

Siempre hemos construido el modelo educativo tomando como referencia las necesidades de la sociedad. Las escuelas actuales fueron diseñadas como motores económicos para abastecer de profesionales a una sociedad industrial, basada en la producción y el consumo masivo. El sistema educativo asumió los valores típicos de la organización industrial: la jerarquía, la planificación, el control y la estandarización. En esencia, se formaba a los jóvenes para que hiciesen lo que se les mandaba. Pasaban varios años memorizando el mayor cuerpo posible de conocimientos para explotarlo después, a lo largo de su etapa profesional.

Y así, con muy pocas variaciones, es como estos valores han llegado hasta nosotros. El profesor se sube al estrado, o se acerca a la pizarra, y pronuncia una lección de aproximadamente 50 minutos que sus alumnos deben escuchar en silencio. Toman notas, memorizan y, más adelante, cuando llega el momento del examen, regurgitan de forma más bien acrítica esos mismos conocimientos proporcionados por el profesor, que es la única autoridad y fuente de saber.

La sociedad demanda un cambio en el modelo educativo

Es verdad que este modelo cumplió su papel en otra época, pero las necesidades de la sociedad han cambiado de forma radical en los últimos años, y nada justifica el mantenimiento de un sistema obsoleto, que ya no cumple su función. Ya no estamos en la Era Industrial, sino en la Era del Conocimiento y la Colaboración. En consecuencia, la sociedad demanda con urgencia cambios profundos en el sistema educativo.

Sin embargo, el legado del modelo anterior se resiste a desaparecer. Son los propios alumnos, los Nativos Digitales, los que están manifestando su rechazo de una manera más contundente. Ellos no son como nosotros. Tienen otras aptitudes y otras necesidades muy distintas. Ya no están dispuestos a soportar el sistema de aprendizaje homogéneo y unidireccional que recibieron las generaciones anteriores. Y, por desgracia, esta desafección se está manifestando, a menudo, en un alto porcentaje de abandono escolar.

Un tiempo nuevo

Resulta fundamental entender que la Era Industrial ha dado paso a un tiempo nuevo. Hoy lo importante no es la producción, sino el conocimiento compartido y abierto. La información crece a cada momento. Nunca hubo tanta. Ya nadie tiene las respuestas definitivas. No existen. Vivimos tiempos de incertidumbre. Un ejemplo: los estudiantes de cualquier carrera técnica están absorbiendo contenidos que dentro de apenas 4 años, en el último curso, quizá ya estarán desfasados. Además, estamos preparando a nuestros jóvenes para trabajos y disciplinas que quizá ya no existan cuando les toque incorporarse al mercado laboral. Por eso creo que la reflexión de Nassim Taleb sobre los “Cisnes Negros” es particularmente relevante en tiempos de incertidumbre:

“Para gestionar el presente lo importante es lo que sabes; para gestionar el futuro lo importante es lo que no sabes”.

Cambiar nunca resulta fácil, mucho menos cuando no sabemos exactamente hacia dónde nos dirigimos. Pero está claro que en este escenario, el rol de los profesores ya no puede consistir en suministrar el contenido. Su papel, a partir de ahora, debe ser el de gestionar y facilitar el proceso de aprendizaje y el crecimiento intelectual de cada uno de los alumnos, estimulando su creatividad y su sentido crítico.

La capacidad de seguir aprendiendo es mucho más importante que lo que sabemos. Entre todos, debemos ser capaces de pasar de un modelo “centrado en el profesor” a un modelo realmente centrado en el alumno”, de clases pasivas a verdaderos entornos de aprendizaje colaborativo basados en el conocimiento abierto y transparente.

La buena noticia es que la tecnología nos proporciona las herramientas que necesitamos para dar este importante salto hacia delante. En la Era de la Colaboración todos podemos participar de forma voluntaria en pie de igualdad creando y compartiendo desde cualquier lugar, de forma colaborativa y global en redes basadas en la confianza. Ya lo hemos explicado muchas veces: no se trata de tecnología, y la tecnología, por sí sola, no será capaz de cambiar nuestros esquemas mentales. Pero sí podemos utilizar la tecnología como palanca del cambio. Se trata de iniciar un proceso nuevo, de reinventarnos como padres, como jefes y como profesores. En la conversación de hoy voy a analizar las claves fundamentales para construir las Escuelas 2.0, el germen de una sociedad más participativa, justa y solidaria.

La Era de la Colaboración hace posible la creación de nuevas escuelas digitales más ágiles, participativas, abiertas y transparentes, basadas en el conocimiento abierto y  verdaderamente centradas en los alumnos.

1. Los nuevos alumnos

El modelo no educativo no ha cambiado. El profesor sigue impartiendo una clase magistral que va en una sola dirección, y que es única para todos los alumnos, independientemente de sus necesidades individuales.

Pero los alumnos sí han cambiado, y mucho. Está llegando a nuestras escuelas y universidades la primera generación de Nativos Digitales, jóvenes que han nacido y crecido en un mundo digital. Estos nuevos alumnos presentan un patrón de aprendizaje no lineal. Los libros y las lecciones tradicionales no satisfacen sus necesidades. Ya no aceptan el papel de sujeto pasivo. No quieren ser unos dóciles consumidores de contenido. Les gusta experimentar y divertirse. Quieren tener control sobre su proceso de aprendizaje, y sobre la información que procesan. Tanto es así que han desarrollado unas capacidades cognitivas totalmente diferentes a las nuestras.

Según explica Don Tapscott, autor del libro Grown Up Digital, son 8 las características que definen y diferencian a esta nueva generación -los Nativos Digitales- de sus padres, jefes y profesores. Las resumo: aprecian la libertad; quieren personalizarlo todo, hacerlo a su medida; para ellos colaborar con los demás es lo más natural, y por eso disfrutan más de una conversación -en la que pueden participar- que de una conferencia en la que sólo pueden escuchar; van a examinarte tanto a ti como a tu organización; valoran la integridad de las personas y las causas; quieren divertirse tanto en la escuela como en el trabajo; para ellos la velocidad es lo más natural; y la innovación forma parte de su vida.

2. Hacia la Escuela 2.0

¿Cuáles son los pasos que debemos dar para avanzar hacia la Escuela 2. 0? Teniendo en cuenta las características especiales de la nueva generación, Tapscott nos propone algunos de los retos que, más pronto que tarde, tendremos que afrontar para actualizar nuestro sistema educativo:

Fomentar la participación. Hay que abandonar el estilo unidireccional para adoptar un modelo interactivo y participativo. Ya nadie está en posesión de la respuesta definitiva. La única respuesta posible debe ser colectiva, fruto de la participación de todos. Por eso, las clases magistrales deben transformarse en conversaciones. Ya sabes que hoy liderar es conversar.

Animar a los alumnos a que no se limiten a memorizar la información, y descubran las cosas por sí mismos. Se trata de estimularles para que inicien un proceso de descubrimiento y pensamiento crítico.

Antes había que absorber grandes cantidades de información. La memoria era determinante. Pero ahora los alumnos pueden obtener la información en el momento. Por tanto, lo importante ya no es lo que sabemos, sino cómo somos capaces de “navegar” en el mundo digital para encontrar la información que necesitamos; y, sobre todo, qué es lo que hacemos con ella.

Lo importante no son los conocimientos técnicos -en pocos años estarán desfasados- sino la capacidad para aprender. Las escuelas tienen que ser sitios para aprender, no para enseñar. Los nuevos alumnos necesitan aprender cómo interpretar la información, cómo analizarla y sintetizarla, y evaluarla de forma crítica. El profesorado necesita desarrollar un enfoque pedagógico basado en la incertidumbre y orientado a los retos a los que nos enfrentamos en la Era de la Colaboración. Los retos a los que nos enfrentamos necesitan una formación más orientada a los desafíos y a las inquietudes del mundo real, como por ejemplo la ciudadanía, los valores éticos, el desarrollo sostenible y la multiculturalidad.

Promover la colaboración entre alumnos, dentro y fuera de clase. Antes todo era silencio en las aulas. Sólo el profesor hablaba. La información no se compartía con nadie, incluso se ocultaba. Pero los Nativos Digitales han crecido colaborando, compartiendo y creando juntos en la Red. Hoy los estudiantes necesitan hablar entre ellos.

Adaptar la educación a las necesidades de cada alumno. Debemos pasar de la lección única y homogénea, que vale “a la fuerza” para todos, a una lección más flexible, diseñada según las necesidades de aprendizaje de cada uno. Antes, este objetivo era impensable, pero gracias a la tecnología, hoy podemos conseguirlo.

Como hemos dicho, la educación masiva es un producto de la era industrial. Por eso está estandarizada, es igual para todos y se enseña siempre de la misma manera. Pero la realidad es que los alumnos son individuos con sus formas personales de aprender. Unos son más visuales, otros son auditivos, y muchos otros necesitan moverse y experimentar con todo. Si antes la referencia era la fábrica, ahora la referencia debe parecerse mucho más al estudio del artista.

3. Design Thinking. De la fábrica al estudio del artista

En la Era de la Colaboración, lo importante no son las tareas, sino las personas. Los valores esenciales ya no son la productividad, la eficiencia y la escalabilidad. Ahora debemos concentrarnos en el talento y la creatividad que las personas son capaces de liberar cuando se encuentran en un entorno estimulante, abierto y transparente.

Por eso, la referencia para extraer mejores prácticas ya no es la fábrica, tal y como sucedía en la Era Industrial, sino el estudio del artista, un ámbito fecundo para la creación y la innovación. La filosofía Design Thinking ha tomado muchas ideas y procesos de la actividad de las escuelas de diseño. Al fin y al cabo, los diseñadores son profesionales acostumbrados a dar una respuesta creativa a los retos que su actividad les plantea.

4. El aprendizaje es permanente. Las fronteras se diluyen

El modelo tradicional contempla un plazo acotado para la formación de las personas: desde la escuela hasta la universidad, es decir, desde los 3 años hasta los veintitantos. A partir de ahí, hay un gran punto final. La idea es que, en ese tiempo, el alumno ha sido capaz de acumular todos los conocimientos que después necesitará para el desempeño de su actividad laboral. El plazo para el trabajo va desde el fin de los estudios hasta la jubilación, ya cerca de los 70 años. Y desde ahí hasta el final, hay tiempo para el ocio…

El nuevo paradigma es mucho más complejo y flexible. Los plazos para la formación, el trabajo y el ocio ya no están firmemente acotados. Y la razón es doble. Por una parte, los conocimientos adquiridos en un momento concreto -especialmente si se trata de contenidos memorizados- no son válidos durante mucho tiempo. La información cambia, se actualiza a diario. Las tecnologías avanzan. Los modelos y las creencias se revisan. Lo que aprendimos en el colegio o en la universidad posiblemente valdrá muy poco en los próximos años. Así que el único camino posible es el del aprendizaje permanente, en todas las etapas de nuestra vida, incluida nuestra carrera profesional.

Por otra parte, los Nativos Digitales se niegan a aceptar que el ocio quede excluido de sus vidas hasta la jubilación. Para ellos, el trabajo no puede ser sólo esfuerzo y sacrificio. Ellos quieren divertirse mientras trabajan, y están preparados para combinar tareas y actividades que pertenecen a ambos mundos. En otras palabras, gracias al empuje de la nueva generación, las fronteras se están diluyendo. Ya no hay compartimentos estancos, uno para el trabajo, otro para la vida personal, otro para el ocio, otro para la formación… Las estructuras hoy son de flujo. Jugar, trabajar, compartir, divertirse, crear y, en definitiva, vivir, son verbos que los jóvenes conjugan perfectamente a un mismo tiempo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: