Uso de las redes sociales como estrategias de aprendizaje. ¿Transformación educativa?

juandon

DE:

Claudia Islas Torres

María del Rocío Carranza Alcántar

Universidad de Guadalajara

RESUMEN

INTRODUCCIÓN

CONTEXTUALIZACIÓN

Uso de la Web 2.0, ventajas y desventajas

Facebook, transformador de prácticas educativas

El papel del docente en el uso de las redes sociales para el aprendizaje

El papel del estudiante en las redes sociales, sus estilos y estrategias de aprendizaje

El caso del CUAltos

MÉTODO

Descripción de la muestra

RESULTADOS

CONCLUSIONES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

RESUMEN 

Las redes tecnológicas de comunicación se han convertido en una herramienta que permite el aprendizaje colaborativo e involucra espacios de intercambio de información que fomentan la cooperación. Una de las herramientas más representativas de la Web 2.0, por ejemplo, las redes sociales, no deben ser obviadas para su estudio, ya que su arraigo y fascinación en los alumnos son una posibilidad didáctica enorme; su uso en las universidades de España y de América Latina, en particular en México, es cada vez más notorio. En el Centro Universitario de los Altos de la Universidad de Guadalajara se realizó un estudio con 414 alumnos de las 14 carreras que se ofrecen en esta institución, con el propósito de conocer el uso de las redes sociales como estrategia de aprendizaje. Destacó que 71 por ciento de los encuestados señalaron que las usan para actividades escolares; 45 por ciento, para estudiar; y 42 por ciento para jugar, lo cual muestra la importancia y fuerza que las redes sociales están tomando en el proceso educativo.

Palabras clave:

Redes sociales, estrategias de aprendizaje, estudiantes, estilos de aprendizaje, herramientas web.

 

INTRODUCCIÓN 

Ante el panorama social que ha provocado la revolución digital de la Web y la expansión de numerosos tipos de redes sociales o comunidades virtuales, ha sido cada vez más notorio utilizar éstas de manera continua para informarse sobre noticias, participar en la compra y venta de diversos productos, recibir información, establecer contactos, jugar y ejecutar actividades de colaboración profesional, así como chatear y compartir aficiones diversas. De ahí que el entorno en donde nos desarrollamos haya cambiado radicalmente en la forma de comunicarnos y la educación no escapa de ello.

Por lo anterior, se requiere la modificación de los roles de profesores y estudiantes, lo que implica la adaptación de estrategias de enseñanza y aprendizaje que incluyan la Web 2.0 y sus diversas herramientas, como parte trascendente en las prácticas educativas. Las redes sociales se han convertido en una herramienta que permite el aprendizaje colaborativo e involucra espacios de intercambio de información que fomentan la cooperación.

Uno de los retos de la educación actual debe ser reconstruir el espacio educativo y adaptarlo a la sociedad que se sujeta a cambios continuos. Las redes sociales, que constituyen una de las herramientas más representativas de la Web 2.0, no deben ser obviadas para su estudio, ya que su arraigo y fascinación en los alumnos son una posibilidad didáctica enorme, puesto que el eje de todas ellas se adscribe a la interacción y capacidad de responder y comunicar con rapidez y elocuencia (Artero, 2011).

En este artículo se da a conocer el uso de las redes sociales como estrategia de aprendizaje por parte de los alumnos del Centro Universitario de los Altos (CUAltos) de la Universidad de Guadalajara, cuya información es parte del proyecto de investigación “Diagnóstico del proceso enseñanza-aprendizaje en modalidades de formación mixta en el CUAltos”. La intención es mostrar de qué manera los estudiantes han ido incorporando a su práctica educativa el uso de las redes sociales y relacionarla con su estilo de aprendizaje y canal de percepción, su determinación en el uso de las herramientas que la Web 2.0 les proporciona, así como el manejo que hacen de ellas.

 

CONTEXTUALIZACIÓN 

La incorporación de aplicaciones Web 2.0 en procesos formativos implica añadir nuevos estilos de comunicación, roles, formas de intervención, escenarios y un abanico amplio de actividades, que, a su vez, requieren cumplir una serie de desafíos educativos; por lo tanto, es necesario que las universidades asuman los retos que estas herramientas representan dentro de planteamientos integradores, que busquen crear mejores espacios educativos para el intercambio y la actividad formativa, y aprovechen el potencial en red (García, 2009).

Las herramientas de la Web 2.0 pueden ser aprovechadas con una ventaja competitiva para trabajar en forma colaborativa, ya que son plataformas gratuitas y accesibles, que favorecen la motivación y el interés de los estudiantes al momento de buscar estrategias que beneficien su aprendizaje.

El uso de las redes sociales en las universidades del mundo ha facilitado la comunicación y el aprendizaje colaborativo y ha introducido nuevas formas de trabajo entre los actores de los procesos de formación. Meso (2010) presentó datos relevantes de un estudio realizado en España, donde el éxito de las redes sociales ha sido motivo de debates en los círculos académicos, debido a las consecuencias que para la población han implicado; se dice que en los últimos dos años las redes se han convertido en la aplicación más exitosa de la sociedad de la información: 83 por ciento de los jóvenes españoles usan al menos una red social.

En ese mismo estudio se demostró, tras trabajar con 130 alumnos, que 87 por ciento de ellos son usuarios activos de los sitios web de relaciones sociales on line, los cuales forman parte de sus prácticas comunicativas usuales, y 66 por ciento se conectan a diario, hábito que se convierte en una cultura de “conexión constante”. Las redes sociales más extendidas entre los alumnos de las universidades del País Vasco son: 60 por ciento utilizan Tuenti; 14 por ciento, Facebook; 14 por ciento, Fotolog; 8 por ciento, MySpace; 2 por ciento, Messenger; 1 por ciento, Blogger; y 1 por ciento, Hi5.

Tras la innovación en las universidades españolas, se ha incluido como asignatura las redes sociales; tal es el caso de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones en la Universidad Politécnica de Madrid, que ha trasladado el impacto de estas redes a las vivencias en el aula. La intención de la asignatura titulada Ciencia de redes es abarcar un amplio estudio sobre los usuarios de la Web 2.0 y sus comportamientos. Así, estas universidades se han convertido en las pioneras de países de habla hispana con la iniciativa de analizar desde el punto de vista pedagógico estas herramientas. También se pretende que, a través de tesis doctorales o proyectos de carrera, se logre una generación de patentes y una base sólida sobre la cual seguir investigando el impacto de las redes sociales (Jorge, 2010).

En Latinoamérica, las universidades que incursionan en el uso de la Web 2.0 como herramienta de formación no se quedan atrás; ejemplo de ello es la Universidad Técnica Particular de Loja de Ecuador, que realizó un proyecto de campaña Web 2.0 con el objetivo de capacitar a los docentes e involucrarlos activamente en la Web, de tal modo que pudieran utilizar las herramientas para generar y difundir conocimiento. Con este proyecto se logró que los profesores abrieran cuentas en distintas redes sociales, con lo cual pudieron poner en práctica un auténtico trabajo colaborativo (Jimenes, 2009).

En México, la posibilidad de utilizar las redes sociales con fines educativos crece cada día más y es una oportunidad que no debe obviarse. Viadeo, el líder mundial en redes de contactos profesionales, presentó un estudio realizado en la república mexicana sobre los hábitos y costumbres de los ciberprofesionales, y las estadísticas indican que, de marzo de 2010 a marzo de 2011, el uso de las nuevas tecnologías creció en casi 194 por ciento, una cifra muy superior a la media global que presentó 59 por ciento mundial. En este estudio se afirma que México es un país donde la adopción de nuevas tendencias tecnológicas se hace a pasos agigantados y así lo demuestran las actividades que ejecutan en la Red: actualización de información profesional, 33 por ciento; compartir contenido (noticias, encuestas, documentos) con otros usuarios, 24 por ciento; solicitudes para participar en los foros de la Red profesional, 13 por ciento; y participar en las discusiones de los foros, 11 por ciento (Viadeo, 2011).

La Universidad Veracruzana propone la posibilidad de combinar usos y aplicaciones con plataformas abiertas existentes en diversos sitios de Internet, en cuyas áreas los usuarios colocan sus propios entornos digitales personales de comunicación y conocimiento, y promueven así la utilización de espacios colaborativos como Youtube, Facebook, Twitter, Myspace, entre otros, además de combinarlos con sus canales institucionales para poder marcar una presencia de identidad institucional en círculos de alta comunicación; esto también les permitirá dar a conocer los resultados de investigaciones y proyectos al interior de la universidad (Calderón, 2009).

Si tener acceso a las redes sociales para los mexicanos, según la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), es la cuarta actividad social más importante, es necesario que éstas se visualicen en usos formativos y se transformen de lo social a lo educativo, y que el enfoque del trabajo cooperativo permita a muchas personas desde diversos puntos compartir intereses e ideas comunes. En este sentido, la idea educativa consiste en aprovechar el potencial de la Red para organizar tareas, proyectos o actividades conjuntas con equipos cooperativos de aprendizaje.

Uso de la Web 2.0, ventajas y desventajas 

A partir de los estudios que se muestran en el apartado de contextualización de este texto, es importante destacar que la Web 2.0 identifica el nivel de desarrollo sociotecnológico de Internet; es decir, representa la evolución social de Internet y se acerca al escenario ideal donde la interacción social es capaz de dar soporte tecnológico al desarrollo de una comunidad virtual, considerada como el recurso activo de una auténtica sociedad de la información y el conocimiento.

Una de las ventajas visibles es que en el modelo Web 2.0, ésta se convierte en una plataforma en la que se ejecuta el software y es gratuito; esto es, está al alcance de quienes deseen usarlo sin que para ello tengan que instalar algún programa en la computadora y deban pagar un costo. Por lo tanto, no existen las restricciones de compra-venta para crear nuevos contenidos que puedan alojarse en la Red (Scopeo, 2009).

Otra ventaja es la inteligencia colectiva cuyo principio fundamental es que la información relevante siempre puede ser usada por otros, lo que propicia la colaboración y la coautoría de contenidos; además, la inteligencia colectiva genera comunidades virtuales en torno a una web participativa que es aprovechada en novedosos negocios y en el ámbito educativo.

La Web 2.0 y su utilización indican una actitud en la que se le otorga renovada importancia a lo social, a la interconexión entre iguales y se reconoce el valor que cada individuo aporta al conjunto (Scopeo, 2009).

Respecto a las desventajas que estas herramientas representan para los estudiantes se encuentran, entre otras, la distracción generada por la variedad de información irrelevante, así como la falta de concentración en una tarea; tal como lo menciona Sandoval (2010), la distracción proviene de las tantas ligas o vínculos a otros textos complementarios, datos o información anexa. Otras desventaja son los sitios con información irrelevante y de baja calidad académica, así como la saturación de contenidos que, en su momento, no pueden ser categorizados en cuanto a su pertinencia e interés para el estudiante.

Facebook, transformador de prácticas educativas 

Al ser Facebook la red social de mayor popularidad en México, conocida por 97 por ciento de los internautas, puede pensarse que sea utilizada para desarrollar nuevas habilidades digitales y niveles más complejos de participación; su potencial permite que los usuarios se alfabeticen por igual en el uso de las redes, independientemente de ser nativos digitales o no (Ciuffoli, 2010).

Lo anterior les ayuda a desarrollar destrezas en términos cognitivos, al estandarizar prácticas de divulgación que permiten disminuir las barreras de la publicación personal. Las más de 350 millones de personas que hoy usan Facebook están siendo entrenadas en la estandarización de las prácticas de nativos e inmigrantes digitales que convierten a Facebook en un alfabetizador 2.0; es decir, una plataforma que sin proponérselo alfabetiza a todos por igual en el uso de herramientas y aplicaciones propias de la Web social (Ciuffoli, 2010).

Meso (2010) manifiesta que uno de los ámbitos donde podemos desarrollar el potencial de las redes sociales como parte de la educación es Facebook, ya que representa un espacio colaborativo, además de que ofrece una fuerte cantidad de recursos para ilustrar aplicaciones, proponer ejercicios de aplicación, optimizar la dinámica de la clase, entre otros, lo que brinda la posibilidad de conectar estudiantes entre sí en redes de aprendizaje (Selwyn, 2007).

En este sentido, es necesario meditar sobre el espacio educativo actual y con ello reformar principalmente los roles tanto de los estudiantes como los docentes, y construir la manera en que harán uso de las tecnologías.

El papel del docente en el uso de las redes sociales para el aprendizaje 

Para que las redes puedan convertirse en parte de la transformación educativa, es importante resaltar que el docente tiene un papel significativo, puesto que participa en el proceso de generar conocimientos junto con el estudiante de forma construida y compartida; a partir de esto, se entiende que los procesos centrales del aprendizaje son la organización y comprensión del material informativo, ya que el aprendizaje es el resultado de la interpretación.

Sin embargo, en este tipo de situaciones de aprendizaje, el esfuerzo del profesor está centrado en ayudar al estudiante a desarrollar talentos y competencias utilizando nuevos esquemas de enseñanza, lo cual lo convierte en un guía del proceso de enseñanza-aprendizaje. A la par, el estudiante se vuelve un ser más autónomo y autosuficiente que construye sus propios conocimientos. El profesor ahora tiene la labor de ayudarle a aprender (Meso, 2010).

De igual forma, el cambio que provocan las redes sociales en el papel del docente es determinante. Artero (2011) manifiesta que el profesor deja de ser la fuente de transmisión de saber para su alumnado, puesto que toda la magnitud que se quiera de conocimiento reside en la Red, y debe ser consciente de ello y legitimar su posición en el aula como guía, tutor y mediador en el aprendizaje.

Con base en lo anterior, es necesario que el docente se comprometa a desarrollar habilidades y competencias que le permitan llevar a cabo su labor, siempre dispuesto al cambio y de acuerdo con lo que expresa Artero (2011): “No anclarse en métodos/sistemas hoy ya caducos ante el avance informativo, comunicativo e interaccional que ofrece la Red y, más aún, las redes sociales”.

El papel del estudiante en las redes sociales, sus estilos y estrategias de aprendizaje 

Respecto al papel del estudiante en las redes sociales, y al ser éste quien representa el eje central del proceso de enseñanza-aprendizaje, es necesario que desarrolle conocimientos ligados a la posibilidad de acceder a las fuentes de información soportadas por tecnologías y que, además, muestre competencias tecnológicas que le permitan consumir, usar y producir más información.

Los estudiantes en el contexto de las redes sociales requieren desarrollar habilidades como el encontrar, asimilar, interpretar y reproducir información, por lo que es necesario que ellos reconozcan sus estilos de aprendizaje, puesto que cada uno tiene un modo distinto de percibir y procesar. Lo anterior implica, también, que dependiendo del contexto y tipo de información, el estudiante combine sus estilos de aprendizaje particulares: visual, auditivo o kinestésico, según su canal de percepción, o teóricos, pragmáticos, reflexivos, activos, a partir de la interiorización que efectúen en una etapa específica.

Lo anterior permite comprender la relación entre el concepto de estilos de aprendizaje que distintos autores han construido y lo que los estudiantes desarrollan al utilizar herramientas como las redes sociales. Alonso y otros (1994), Guild y Garger (1998), Kolb (1976), citados en García, Santizo y Alonso (2009), definen los estilos de aprendizaje como el conjunto de aptitudes, preferencias, tendencias y actitudes que tiene una persona para hacer algo que se le manifiesta a través de un patrón conductual y de distintas destrezas que lo hacen distinguirse de las demás personas bajo una sola etiqueta en la manera en que se conduce, comunica, piensa, aprende, conoce y enseña.

Las estrategias de aprendizaje son caracterizadas como procedimientos mediante los cuales se puede adquirir información e integrarla al conocimiento ya existente; requieren un esfuerzo, son voluntarias, esenciales y necesarias en los ámbitos educativos, porque en general ayudan a mejorar el desempeño académico (Donolo, 2004).

Por lo tanto, las redes sociales, y en general las herramientas de la Web 2.0, pueden considerarse una estrategia de aprendizaje, porque tendrían el papel de facilitadoras de información y medios para la integración y comunicación; de forma voluntaria, los estudiantes accederían a ellas y darían un valor agregado a sus procesos de aprendizaje.

Torres (2004) considera que las estrategias de aprendizaje son procedimientos que los aprendices emplean de modo consciente, controlado e intencional como instrumentos flexibles para aprender significativamente y solucionar problemas; esto propicia la formación de comunidades de aprendizaje en las que los alumnos investigan los contenidos temáticos, así como información de interés personal, y se convierten en líderes y responsables de su aprendizaje.

El caso del CUAltos 

Como se ha detallado en los apartados anteriores, el uso de las redes sociales como estrategia de aprendizaje han tomado un auge notable, por lo que se decidió hacer esta investigación en el CUAltos con una muestra de 414 estudiantes de los 2 101 que están activos en el calendario escolar 2011-A y pertenecen a las 14 carreras que se imparten en este centro. Es de destacar que 47 por ciento del total de la muestra manifestaron usar siempre las redes sociales, mientras que sólo cuatro por ciento respondieron que nunca.

Según los reportes obtenidos, 71 por ciento señalaron que las usan para informar a sus compañeros sobre actividades escolares; 42 por ciento, para jugar; y 90 por ciento, para comunicarse con los demás, lo cual muestra la importancia y fuerza que las redes sociales están tomando en el proceso educativo. Se debe mencionar que algunos estudiantes eligieron una o más opciones en el mismo cuestionamiento, por lo que pueden utilizar las redes en más de una actividad.

 

MÉTODO 

El método utilizado para expresar y validar esta experiencia es de enfoque cuantitativo. Se diseñó un instrumento tipo cuestionario que permitió recolectar la información en distintas categorías; entre los ítems, destacan los siguientes: el gusto por la utilización de redes sociales, el uso orientado al aprendizaje y su percepción respecto a si influye el estilo de aprendizaje en la utilización de éstas. También se aplicaron preguntas sobre el empleo que los docentes hacen de estas redes.

Para validar si había una dependencia entre el estilo de aprendizaje y la utilización de redes sociales se aplicó la prueba estadística chi cuadrada.

Descripción de la muestra 

La muestra aleatoria constó de 414 estudiantes de los 2 101 activos en el calendario 2011-A que participan en las 14 carreras que el CUAltos ofrece: Administración, Abogado, Agroindustrias, Cómputo, Contaduría, Negocios Internacionales, Medicina, Nutrición, Psicología, Médico Veterinario Zootecnista, Enfermería, Odontología, Sistemas Pecuarios y Abogado semiescolarizado.

 

RESULTADOS 

A partir del instrumento aplicado a los 414 estudiantes, se obtuvieron los siguientes resultados: en el estilo de aprendizaje existe una tendencia al tipo reflexivo, ya que 46 por ciento de la muestra coincidió en esta clasificación, seguido del activo y teórico, con 24 y 23 por ciento, respectivamente; en cuanto al canal de percepción, 49 por ciento es de tipo kinestésico, mientras que 45 por ciento es visual y sólo 19 por ciento es auditivo. En la gráfica 1 pueden apreciarse los estilos de aprendizaje de la muestra de estudiantes de cada carrera.

 

Gráfica 1. Estilos de aprendizaje.

 

Los resultados sobre las actividades que los estudiantes realizan con las redes sociales para fines de aprendizaje se muestran en la gráfica 2. Resalta que 59.36 por ciento comentaron que casi siempre platican con sus compañeros mediante mensajes o el chat sobre trabajos o tareas de clase; 55.42 eligieron que raras veces publican contenidos de una asignatura en específico; en cambio, 52.71 expresaron que casi siempre las utilizan para publicar información de tipo general; 54.43 publican enlaces a sitios referentes a materias o temas de investigación acordes con su carrera.

De igual forma, 77.83 por ciento dijeron que nunca publican links a sitios colaborativos, como CmapTools, MindMeister, GoogleDocs o SkyDrive; mientras que 75.37, nunca divulgan enlaces a videos elaborados por ellos mismos con temas referentes a sus asignaturas.

En la gráfica 2 se refleja que los estudiantes de Nutrición son los que realizan más actividades en las redes sociales con fines de aprendizaje, seguidos por los de la carrera de Abogado semiescolarizado, de quienes se esperaría que hicieran mayor uso de estas herramientas, puesto que la modalidad en la que estudian es de tipo mixta.

Los alumnos de Veterinaria, Administración, Contaduría y Computación también muestran una tendencia alta en el uso de las redes sociales con fines de aprendizaje.

A partir de la percepción de los estudiantes y la experiencia que tienen en el intercambio y comunicación con sus profesores a través de los sitios de redes sociales, aquéllos expresaron que la mayoría de docentes no utiliza estas herramientas con fines de enseñanza, pues según las estadísticas derivadas del instrumento, 46.67 por ciento casi siempre publican contenidos de una asignatura en específico; sin embargo, 69.63 nunca divulgan links a sitios colaborativos y 54.07 tampoco publican enlaces a libros electrónicos, artículos o tutoriales.

En este sentido, se observa que existe una oportunidad importante para que los docentes decidan utilizar estos espacios de interacción con una tarea o proyecto bien definido, en el que conviertan las redes sociales en lugares para el trabajo colaborativo que fomenten la autonomía de los estudiantes.

Las preguntas del instrumento relacionadas con los beneficios que los alumnos perciben tener con el uso de las redes sociales, 67.73 por ciento respondieron que casi siempre encuentran lo que requieren para comunicarse a través del mismo sitio, mientras que 75.12 opinaron que las redes les permiten comunicarse sin problemas de espacio o tiempo y 71.18, que casi siempre no necesitan conocimientos especializados para utilizarlas.

 

Gráfica 2. Actividades realizadas en las redes sociales con fines de aprendizaje.

 

En relación con cuáles son las redes sociales y con qué frecuencia las utilizan, 57 por ciento recurren siempre a Facebook, 28.74, a Youtube y 6.5 raras veces a Twitter.

Respecto a las desventajas que los estudiantes consideran que les trae el uso de las redes sociales, el 41.42% dijo que cuando las utilizan siempre se distraen de las actividades escolares, el 24.75% respondió que casi siempre les dedican demasiado tiempo sin beneficio alguno y el 26.23% consideran que no hay privacidad con el uso de este medio de comunicación.

En relación a la influencia que tiene el estilo de aprendizaje de los estudiantes con la utilización de las redes sociales, se aplicó la prueba no paramétrica Chi2, con un grado de confiabilidad del 5%, se determinó que no hay dependencia entre estas dos variables, con lo cual se puede concluir que los estudiantes hacen uso de las redes sociales independientemente de los estilos de aprendizaje que tengan.

 

CONCLUSIONES 

Se puede concluir que las redes sociales se están convirtiendo en una herramienta que permite el desarrollo de las habilidades comunicativas y puede ser utilizada como estrategia de aprendizaje por parte de los estudiantes, pues la mayoría de ellos las usan casi siempre, aunque consideran que lo hacen sin ningún beneficio específico, a pesar de que sí las incluyen como parte de sus actividades académicas.

Por otra parte, los alumnos tienen la percepción de que sus profesores no usan estas herramientas con un fin de enseñanza, pues sólo las utilizan para cuestiones de tipo general.

Coincidimos con Artero (2011) en que el manejo de una red social en el aula puede suponer un acercamiento entre el docente y el alumno. Las redes sociales se conciben desde y para la interacción y este nuevo espacio de diálogo puede ser un lugar de aprendizaje y enriquecimiento mutuo: por una parte, el docente interviene, modula y colabora en el aprendizaje con su alumnado, incluso puede hacer uso de ellas para extraer la variedad de estilos de aprendizaje que conviven en su aula y también la evaluación del comportamiento individual y colectivo del alumnado.

Las redes sociales pueden convertirse en una estrategia de aprendizaje, entendida como el conjunto de operaciones, pasos, planes, rutinas que usan los estudiantes para facilitar la obtención, almacenamiento, recuperación y uso de información al aprender (Carranza, 2011).

De considerarse lo anterior, las redes se convertirían en una transformación educativa que permitiría un espacio de diálogo y propiciaría un aprendizaje y enriquecimiento mutuo entre docentes y estudiantes; es decir, un sitio donde la interacción, individualidad y multiculturalidad se respeten y, al mismo tiempo, enriquezcan el aprendizaje colaborativo y fomenten la metacognición de los actores con actividades que conlleven a la autoevaluación o reflexión sobre el trabajo realizado.

Las redes pueden ser una herramienta metodológica para los docentes, porque alimentan su propia formación desde la práctica y participación en proyectos, además de ser un observador, seguidor y mediador de los trabajos de los alumnos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 

Artero, B. N. (2011). www.educaweb.com. Recuperado el 19 de mayo de 2011 de http://www.educaweb.com/noticia/2011/01/31/interaccion-como-eje-aprendizaje-redes-sociales-14570.html

Barrios, R. A. (2009). Los jóvenes y la red: usos y consumos de los nuevos medios en la sociedad de la información y la comunicación. Signo y Pensamiento, pp. 265-275.

Calderón, V. R. (2009). www.docstoc.com. Recuperado el 31 de mayo de 2011 de http://www.docstoc.com/docs/66478322/Espacios-de-Comunicacion-Multimodal-en-Transmedios

Carranza, A. M. (2011). Estrategias de aprendizaje para los alumnos de nivel superior en modalidades no convencionales del CUAltos. En C. A. Sociedad, Investigación educativa en la región Altos sur de Jalisco. Tepatitlán de Morelos: CUAltos, pp. 11-25.

Ciuffoli, C. (2010). Facebook como paradigma de alfatezación digital en tiempos de barbarie cultural. En A. Piscitelli y B. I. Adaime. El proyecto Facebook y la posuniversidad. Madrid: Ariel, pp. 111-128.

Donolo, D. (2004). Estudiantes, estrategias y contextos de aprendizaje presenciales y virtuales. Congreso Virtual Latinoamericano de Educación a Distancia. En LatinEduca2004.com.

García, P. F. (2009). Formación Web 2.0. Salamanca: Scopeo.

García, S. y Alonso, J. L. (2009). Uso de las TIC de acuerdo a los estilos de aprendizaje de docentes y discentes. Revista Iberoaméricana de educación.

Jimenes, V. K. (2009). Sociedad de la Información. Loja, Ecuador.

Jorge, M. (2010, noviembre). www.bitelia.com. Recuperado el 30 de mayo de 2011 de http://bitelia.com/2010/11/las-redes-sociales-ya-son-asignatura-de-universidad-en-espana

Meso, P. M. (2010). Gabinete de comunicación y educación. Recuperado en febrero de 2011 dehttp://www.gabinetecomunicacionyeducacion.com/files/adjuntos/Las%20redes%20sociales%20como%20herramientas%20para%20el%20aprendizaje%20colaborativo.%20presentaci%C3%B3n%20de%20un%20caso%20desde%20la%20UPV_EHU.pdf

Sandoval, R. (2010). Mentes en peligro: el daño de internet en nuestro cerebro. Convergencia.

SCOPEO (2009). Formación Web 2.0. SCOPEO Monográfico, pp. 5-13.

Selwyn, N. (2007). Web 2.0 applications as alternative environments for informal learning– a critical review. Recuperado el 31 de mayo de 2011 de http://www.oecd.org/dataoecd/32/3/39458556.pdf

Torres, F. V. (2004, octubre). SOMECE. Recuperado en diciembre de 2009 de http://www.somece.org.mx/simposio2004/memorias/

Viadeo (2011, mayo). www.viadeo. com. Recuperado el 31 de mayo de 2011 dehttp://www.viadeo.com/Uso_Redes_Sociales_Profesionales_Mexico_2011.pdf

 

Comenzamos el segundo trimestre convocando una actividad sobre redes sociales. Es bien sabido que las redes sociales se han convertido en un “espacio de interacción social entre los jóvenes que además de para divertirse, comunicarse, jugar, cotillear…suponen un espacio privilegiado de aprendizaje y conocimiento que es interesante tener en cuenta dentro del ámbito educativo”, según opina la profesora Isabel Gutiérrez de la Universidad de Murcia. El uso de las redes no para de crecer entre nuestros alumnos y alumnas. Debido a ello, hemos creído oportuno y necesario realizar una actividad en la que se introduzca al profesorado en general y al nuestro de Ciencias sociales, Geografía e Historia en el conocimiento y uso de las redes como un recursos necesario en nuestras aulas. Prácticamente nadie niega las posibilidades de las redes sociales como mecanismos de comunicación e intercambio de ideas, recursos, opiniones, etc, entre el profesorado y hay interesantes muestras de este hecho como  la red Clio en redPero son menos los ejemplos de uso de la red con los/as alumnos/as y, especialmente, en nuestra área. Por eso, con este curso queremos examinar esas posibilidades y alentar al profesorado a su uso como un recurso más. Las sesiones estarán a cargo de nuestro compañero Eloy León Parra, profesor de CC.SS., Geografía e Historia en el IES Alto Guadiato, Peñarroya.

Este es el díptico del curso.

A manera de introducción al tema podemos leer la comunicación de Juan José de Haro (autor del libro “Redes sociales en educación”  del que ya dimos en este blog cuenta en su momento, y uno de las cualificados especialistas en el uso de las redes sociales en la educación) a la Jornada Escolar para la comunicación y la Cooperación Social (Universidad de Navarra, 28 de mayo de 2010).

Igualmente, añadimos una presentación muy interesante y completa de Antonio Omatos, profesor del IESComercio de Logroño, un gran conocedor de la redes sociales.

Finalmente, incluimos la presentación de la profesora del grupo de investigación en tecnología educativa de la Universidad de Murcia Linda Castañeda.

Ampliar ideas:

Share this:

Me gusta:

Sé el primero en decir que te gusta esta post.
19 CommentsPublicado por  en 14, enero, 2012 in DidácticaGeneralGeografíaHistoria,RecursosTIC

Etiquetas: 

19 Respuestas a Las Redes Sociales en Educación. Aplicación a la enseñanza y aprendizaje de las Ciencias Sociales.

Una respuesta

  1. [...] juandon. Innovación y conocimiento La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia InicioAbout RSS ← Uso de las redes sociales como estrategias de aprendizaje. ¿Transformación educativa? [...]

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25.680 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: