Archivos diarios: 24/11/10

CATARSIS EN LA RED: DE LO ABSTRACTO A LO CONCRETO

juandon

    Nos enfrentamos a la aparición de un nuevo tipo de hombre con-temporáneo, el hombre «iconosférico» (Eco, 1993, p. 72), cuyos princi-pales rasgos identificativos son: su tendencia universalista, el sentirse «ciudadano del mundo», saliendo más allá de los propios límites geo-gráficos y mentales’, poseedor de una conciencia de implicación: acer-camiento de la vida ajena a la propia, «todo atañe a todos». Podríamos añadir otras características positivas, como, por ejemplo: 

    - Aumento de los conocimientos: brutal aumento de los conoci-mientos básicos de la población media: «Nadie negará que el hombre de la calle accede diariamente a un montón de conocimien-tos, admitiendo que en muchos casos será un acceso superficial».


Aristóteles hablaba de la “catarsis” como proceso de limpieza interior. La tragedia, el teatro, tenía una función purificadora al ver los espectadores proyectadas sus bajas pasiones y contemplar como eran castigadas. Se participaba de la sensación de vivir en primera persona las historias y verse redimidos por las consecuencias que traían. Internet viene a sumarse al gran teatro de la vida, un teatro real o “hiperreal” que nos deja jugar a ser otros, comunicarnos sin limitaciones, con efectos negativos posiblemente, pero también con una amplia capacidad terapéutica de acercarnos al otro y a nosotros mismos. Cuando entramos a participar en un chat vemos que hay mucho del gran teatro de la vida. Todos representamos un papel.

La realidad virtual de la que hablamos “es un modelo de realidad y no sólo una copia o una simulación de otra cosa” (GRAHAM, 2001: 162). El cibermundo tiene sus propios patrones de comportamiento, sus reglas dentro de la anarquía que parece imperar, sus pautas de conductas, sus formas de relacionarse.

Internet es sólo una vía de comunicación y relación sin precedentes, a este nivel no tiene competencia, pero el contenido de lo que se comunique y los objetivos de las relaciones dependen de los individuos. Perderse en la red puede ser tan reconfortante como peligroso, mientras más vulnerable sea la persona mayor es el riesgo. De ahí el arma de doble filo que puede suponer para jóvenes en situaciones de riesgo.

VERDU, V. (1996): “Las autopistas de la información y sus pistas sociológicas” en FUNK, H. L. y ESTEBAN, J.A.: Autopistas de la información. El reto del siglo XXI. Editorial Complutense, Madrid.

RHEINGOLD, H. (1996): La comunidad virtual. Una sociedad sin fronteras. Barcelona, Gedisa.

EDUTEKA – Diez Lecciones sobre Educación y TIC para el mundo en desarrollo

EDUTEKA – Diez Lecciones sobre Educación y TIC para el mundo en desarrollo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 18.209 seguidores