LA WEB 2.0 TRABAJADA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR POR NATIVOS DIGITALES

El entramado de lo que llamamos WEB 2.0, son un amplio paquete de tecnologías que aportan la posibilidad, en esencia, de que el usuario sea capaz de crear contenido, escribir, en esos sitios web, de la misma manera que hasta ahora era capaz de leer. Las posibilidades de actuar que ofrecen son variadas y dispares y por eso su uso en educación puede adoptar múltiples vías. Carecemos de experiencias de uso que nos guíen en un uso eficiente para el aprendizaje y también como se señala en “A review of current and developing international practice in the us…” las universidades todavía no ha tenido tiempo para diseñar políticas de uso.

Para comprender la repercusión de la Web 2.0 en los procesos formativos de la universidad podemos plantearnos en qué fase del ciclo de Gartner se encontraría la universidad española. Sin un detallado estudio sería difícil establecerlo pero mi percepción, sin duda discutible, es que nos encontramos en algún punto entre la fase inicial de activación de la tecnología y la inflación de las expectativas de un modo un tanto irreal.

En este momento las experiencias son pocas y con fines experimentales principalmente, guiadas por entusiastas “Lone Star” que en muchos casos todavía son considerados como “freaks” visionarios pero en ningún caso como verdaderos líderes que ejerzan influencia sobre el resto de miembros de la comunidad docente. Desde los medios de comunicación, incluso tradicionales, comienza a ser una palabra de moda que da mucho juego para rellenar “galeradas” aunque en muchos casos ni siquiera se tenga conciencia de sus implicaciones. En el más informado mundo de los blogs y de las ediciones digitales se vislumbra una prosa que desprende exceso de entusiasmo con sus posibilidades.

Es posible que en el ámbito no universitario, de la gente común, el uso de la Web 2.0 se esté generalizando y se encuentre en una fase, más avanzada del ciclo, quizás al comienzo de la caída en la desilusión al rebajarse la realidad de lo posible frente a las desbordantes expectativas previamente creadas

. Teniendo presente este punto, sería importante que nos preguntáramos y pudiéramos respondernos cuán infladas están, o cuánto inflaremos, las expectativas (esperanzas) puestas en la mejora de los procesos formativos mediante la utilización de herramientas Web 2.0 .

Leyendo algunos textos, no todos, en ocasiones, uno tiene la sensación de estar ante la panacea de los males educativos, situación, a todas luces, que considero irreal aun a pesar de ser un ferviente defensor de su uso como entornos personales de aprendizaje que son capaces de conectar el mundo del aprendizaje universitario con el externo y facilitar nuevas metodologías o en su caso mejorar las tradicionales.

Por otro lado, la realidad de los nativos digitales (Prensky, 2001) (New Millennium Lerners), de profuso uso de herramientas Web 2.0, no es tan homogénea como pudiera parecer. Esa percepción de que todos los jóvenes son expertos y profusos usuarios de modo nativo es francamente matizable. Por ejemplo, en el estudio “The ECAR Study of Undergraduate Students and Information T…, preguntados los alumnos sobre la velocidad de adopción de innovaciones tecnológicas se muestra una importante diferencia en función de la variable género, un 53,8 % de los hombres se consideran innovadores o adoptantes tempranos mientras sólo responden así un 25,4 % de las mujeres. Pero además, de modo consistente a lo largo de los años en que se ha realizado el estudio, parecen preferir una moderada cantidad de tecnologías de la información y comunicación en sus cursos.

Concretamente dos artículos nos muestran esta dificultad para determinar homogéneamente la “generación de nativos digitales” y en consecuencia una previsible predisposición conductual homogénea hacia el uso de la Web 2.0 en la educación superior. “Net generation or Digital Natives: Is there a distinct new generati…” indica que estamos demasiado lejos de poder describir a los jóvenes estudiantes de primer año nacidos después de 1983 como una generación única. Encuentran estos autores que esta generación no es homogénea en su uso y apreciación de las nuevas tecnologías.

Y que la edad puede ser menos importante que el contacto con la tecnología (Oblinger, D. G., & Oblinger, J. L. (2005). Educating the net generation, An Educause e-book publication.). La existencia/persistencia de minorías de estudiantes con un uso dispar de las tecnologías es una realidad. Concluyen que, como siempre, las universidades y los docentes se enfrentan a la necesidad de conocer mejor a esos estudiantes para poder realizar elecciones adecuadas sobre como cambiar.

El otro trabajo al que nos referimos llegamos a él a través del sitio de Tony Bates. Bates nos remite al siguiente trabajo: Pedró, F. (2009) ‘New millennial learners in higher education: evidence and policy im…‘. Es un metaanálisis que trata de responder si empíricamente se puede afirmar que los estudiantes de hoy son nativos digitales, si hay evidencia de los efectos de la tecnología en el desarrollo cognitivo, los valores sociales y las expectativas de aprendizaje y, finalmente, a como afrontan las universidades las ampliamente asumidas consecuencias para el aprendizaje y la enseñanza de “los aprendices del nuevo milenio/nativos digitales”.

Las respuestas, como probablemente no podía ser de otro modo, presentan un panorama francamente complejo. A pesar de crecer el número de estudiantes adeptos a la tecnología, de nuevo, como señalábamos en el párrafo anterior, se afirma la falta de homogeneidad con diferentes perfiles “respecto a la adopción de tecnología y uso” y claras brechas digitales.

El uso de conceptos unificadores puede provocar confusión si se utilizan como estereotipos. Sin duda, la diversidad ha de ser tenida en cuenta para mejorar la educación. Teniendo en cuenta que los indicios son claros respecto a que la adopción de la tecnología se incrementará en el inmediato futuro pero que eso no significa que la relación estrecha con la tecnología transforme automáticamente a los estudiantes en “aprendices del nuevo milenio”.

En relación a la intensidad de uso de Internet y la creación de contenido tipifica tres perfiles de “aprendices del nuevo milenio”:

-digital mass. 1/2 intenso uso de Internet pero sin producir contenido

-neo analogical. 1/5 producen algún contenido pero se conectan meno…

-inter activated. 1/3 intenso uso de Internet y producen contenido …

….

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 24.147 seguidores

%d personas les gusta esto: